Presidente Funes declaró el estado de Emergencia Nacional por daños de lluvias

By on 1 diciembre, 2009

El domingo 8 de noviembre por la noche, el presidente de la República, Mauricio Funes, junto a su esposa Vanda Pignato y miembros de su gabinete de gobierno declaró el estado de “Emergencia Nacional” para hacer frente a los daños que dejaron las lluvias, generadas en parte por el Huracán Ida, que pasó por Nicaragua y Honduras, y por una Baja Presión que se mantuvo estática en el Océano Pacífico.

Para ese momento ya se conocían en parte los daños materiales y en personas que las lluvias habían dejado en los departamentos de San Salvador, San Vicente, Cuscatlán, La Libertad y La Paz, a raíz del desbordamiento de ríos, derrumbes y los deslaves en el volcán Chinchontepec.

El mandatario, conmocionado por la situación, esa noche comenzó su intervención enviando un mensaje de condolencias a las familias de las 124 personas fallecidas que hasta ese momento habían sido identificadas.

A continuación, Funes, que asumió sus funciones el 1º de junio,  le prometió a la población afectada que su gobierno no pondría excusas para atender el desastre, y que él se mantendría hasta que se haya superado la emergencia.

El presidente se refirió al caso de San Vicente, a los deslaves del volcán que causaron numerables pérdidas de vidas humanas y destrozos en las viviendas en las poblaciones de Verapaz, Guadalupe y Tepetitán, además de los daños en las comunidades Dos Puentes y La Caridad.

“Pocas veces se ha registrado un fenómeno de grandes consecuencias. En la zona del volcán de San Vicente, la zona más afectada, se registraron 355 milímetros de lluvia en sólo cuatro horas. Casi la que se acumuló en otros fenómenos climáticos similares en cinco días”, expresó.

“Ante la grave tragedia que vivimos he resuelto decretar la Emergencia Nacional para movilizar todos los recursos humanos y económicos del Estado a fin de atender los daños producidos y a los damnificados”, dijo el presidente.

Y en ese momento, el gobernante también anunció asignación de fondos para el ministerio de  Gobernación, que sería el ente encargado de coordinar todas las actividades de la emergencia y con el cual las otras instituciones de gobierno debían de cooperar para atender las necesidades de los afectados.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *