Condecoran 20 años después a jesuitas de la UCA asesinados durante conflicto armado salvadoreño

By on 7 diciembre, 2009

Condecoración a Jesuitas 2A 20 años del asesinato de los sacerdotes jesuitas de la UCA, el presidente de la república, Mauricio Funes les otorgó en noviembre pasado, la orden nacional “José Matías delgado”, en el grado de gran cruz placa de oro.

La condecoración, dijo el presidente fue entregada por servicios extraordinarios prestados al país, en las áreas de educación y derechos humanos, y por su contribución al combate de la pobreza, al combate a la exclusión social y a la inequidad.

Además, el mandatario concedió los reconocimientos post morten para los sacerdotes de la Universidad centroamericana José Simeón Cañas, (UCA), por sus aportes a la paz y a la construcción de la democracia en el país.

Seis padres de la UCA fueron asesinados por efectivos del ejército, en una operación nocturna realizada el 16 de noviembre de 1989, en el marco de una ofensiva militar de la guerrilla del FMLN, desarrollada en diferentes puntos del territorio nacional, y que había causado grave crisis social, económica y política en ese momento.

Ese mismo día también fueron asesinadas Elba Ramos, colaboradora de los sacerdotes, y su hija Cecilia.

La distinción fue entregada a familiares, amigos o representantes de los fallecidos, Ignacio Ellacuría (ex rector de la UCA), Segundo Montes, Ignacio Martín Baró, Amando López, Juan Ramón Moreno y Joaquín López.

Durante su mensaje el presidente Mauricio Funes expresó que, dos décadas después del cruel asesinato, poner en las manos de sus familiares y compañeros este reconocimiento, significa retirar un velo espeso de oscuridad y mentiras, para dejar entrar la luz y la verdad.

Asimismo dijo que no es posible conocerse como país, si no se conoce el pasado común, así como el valor extraordinario y aporte brindado al país, por los sacerdotes mártires a quienes este día se les ha entregado el galardón de manera póstuma.

Por su parte el rector de la UCA, José María Tojeira, destacó que en 20 años, es la primera vez que un gobierno reconoce el valor, servicio y dignidad prestados por los intelectuales asesinados y agradeció al mandatario salvadoreño por la imposición de la más alta distinción que otorga el gobierno.

La entrega tuvo lugar el pasado 16 de noviembre en las instalaciones de Casa Presidencial a donde se dieron cita familiares, amigos y compañeros de las víctimas, así como también estuvieron integrantes del cuerpo diplomático acreditado, y miembros del gabinete de gobierno.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *