“Eso lo deben entender los presidentes, y el que no lo entienda que lo sepa”

By on 7 marzo, 2010

¿Cuál es su opinión acerca de los pasos que está dando el presidente Mauricio Funes, para normalizar las relaciones con Honduras?

Armando Calderón Sol, ex presidente de la república, por el partido ARENA, analiza la situación de Honduras y las relaciones con Estados Unidos.

Armando Calderón Sol, ex presidente de la república, por el partido ARENA, analiza la situación de Honduras y las relaciones con Estados Unidos.

 

Yo creo que el presidente Funes está dando los pasos acertados. Creo que es importante unificar a Centroamérica y volver los ojos a la integración. Creo que en la región no es posible tener a un hermano aislado y considero que el pueblo hondureño no se merecía eso. El presidente Funes ha abierto los espacios para que el nuevo gobierno con el presidente Porfirio Lobo, se pueda integrar, igualmente el presidente Colom de Guatemala. Esto está dando señales positivas para la integración centroamericana, para el comercio, para la vida de la región. Yo lo veo como un paso muy positivo del presidente Funes.

Se habló en aquel momento de que fue un golpe de estado y otros dijeron que era una sucesión en Honduras, pero estas acciones que realiza el presidente Funes ¿Vendrían a ser un borrón y cuenta nueva?

En efecto, ahí el borrón y cuenta nueva lo dio el pueblo hondureño. Hubieron elecciones legítimas en donde salió electo el presidente Lobo. El período del presidente Manuel Zelaya ya concluyó, de todos modos estaría fuera. Lo que quedó claro es que el presidente Zelaya cometió un abuso: querer hacer un referéndum, quererse reelegir. Y quedó claro, que un presidente no tiene más facultades que las que le da el pueblo, y la que le da la Constitución y las leyes. No es posible que un ciudadano cuando vota por alguien, le esté dando un cheque en blanco. El ciudadano al dar su voto está nombrando al presidente de la república, pero éste se tiene que ajustar a la constitución y a las leyes. Tiene que ajustarse a la división de poderes, porque está el Órgano Legislativo y el Órgano Judicial, hay un balance en la democracia. Son pesos y contrapesos, y eso es lo que perdió el presidente Zelaya, eso es lo que no hizo el presidente Zelaya. Él creyó que siendo presidente tenía derecho a hacer lo que le plazca, lo que él quisiera, y eso no es posible. Y eso quedó demostrado cuando toma una acción Honduras y la institucionalidad de Honduras: la Fiscalía, la Asamblea, todas las instituciones, toman partido, y toman acción, y lo separan del poder. Yo justificarlo como un golpe de estado no podría, porque atrás de eso hubo todo un aparato y hubo toda una institucionalidad democrática que funcionó.

¿Es una lección para El Salvador?

Esta es una lección para el mundo entero, para América Latina, que sepan los presidentes. Yo he sido presidente de la República y tenía una limitante que es la constitución política, las leyes de la república. Uno no tiene más facultades que las que expresamente le da la ley. El pueblo no te da un cheque en blanco; cuando se va a las urnas, el pueblo nombra un presidente dentro de un orden jurídico establecido, y eso lo deben de entender los presidentes, y el que no lo entienda pues que lo sepa. Y la institucionalidad democrática debe estar alerta, para que no se crean hombres mesiánicos, que se crean superpoderosos y poderosos, como es el caso de Venezuela y Hugo Chávez, y como es el caso de Evo Morales (presidente de Bolivia), que se vuelven mesiánicos y creen que están sobre todos los poderes del país.

¿No está de acuerdo usted con la reelección de los presidentes?

Creo yo que las reelecciones son peligrosas, y las reelecciones cuando ya están establecidas bueno, pero cuando un presidente modifica la Constitución para quedarse, prevaleciéndose del poder, eso no es posible. Y eso es lo que ha ocurrido en muchos países.

¿Cómo observa usted el proceso de relaciones con Estados Unidos, sobre todo con la visita del presidente Mauricio Funes?

Yo creo que el presidente Funes ha hecho muy bien en ir a los Estados Unidos. Tener un acercamiento. Estados Unidos es el mayor socio comercial de El Salvador, además Estados Unidos es receptor de más de 2 millones de salvadoreños. El presidente Funes va a tratar la extensión del TPS, este programa que le da la oportunidad a los salvadoreños de residir y trabajar. Así es que yo pienso que la ida del presidente Funes ha sido acertada. Lo que hay que lamentar es que no haya embajador. Creo que el presidente Funes a casi ya nueve meses de estar en el poder, y todavía no nombrar al embajador en los Estados Unidos, el país más importante en las relaciones exteriores de El Salvador, creo que es de lamentar y desdice de un gobierno, y desdice del presidente Funes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *