Presidente Funes veta decreto que obliga a leer La Biblia en escuelas

By on 28 julio, 2010

El presidente Mauricio Funes vetó, por inconstitucional, el decreto aprobado por grupos parlamentarios de la Asamblea Legislativa, que de ser sancionado, obligaría a la lectura de La Biblia en los centros educativos del país, públicos y privados.

Diputados de ARENA, GANA, PCN, PDC y los legisladores independientes de “Líderes por el Cambio”, dieron su aval a la iniciativa el pasado 1 de julio, en el marco de una serie de medidas que se impulsan desde diferentes instituciones del Estado, para contrarrestar la situación de violencia en el país.

El decreto fue aprobado por 45 votos, con excepción de los grupos parlamentarios del FMLN y CD.

Como parte del proceso de formación de ley, el presidente Mauricio Funes envió vetado el decreto 411 al Órgano Legislativo, haciendo uso de la potestad de veto que le otorgan los artículos 137 inciso primero y 138 de la Constitución de la República.

El mandatario considera que el decreto viola el Art. 25 de la Constitución de la República, que dice: “Se garantiza el libre ejercicio de todas las religiones, sin más límite que el trazado por la moral y el orden público. Ningún acto religioso servirá para establecer el estado civil de las personas”.

Señala que es así como el constituyente ha permitido el ejercicio no sólo de las religiones que tienen como libro sagrado La Biblia, sino el de todas ellas.

Indica que con lo anterior, los Órganos del Estado no pueden tener injerencia alguna, en la creencia religiosa que cada persona haya decidido adoptar.

Para el jefe de Estado, indiscutiblemente, con la institución obligada de la lectura de La Biblia en todos los centros educativos del país, se estaría dando una orientación religiosa a cada uno de éstos, situación que conllevaría una clara violación al derecho fundamental de libertad de culto, del que son titulares cada uno de los miembros de la comunidad educativa, incluidos por supuesto, los maestros a quienes no es procedente imponerles realizar la lectura de La Biblia, cuando ello pudiera ir en contra de su personal libertad de culto.

Asimismo, señala violación al Art.55 inciso segundo de la Constitución de la República.

Manifiesta que el constituyente ha establecido un principio básico, según el cual, son los padres de familia los que tienen el derecho preferente de decidir la educación de sus hijos.

En consonancia con la anterior disposición, y la que garantiza el derecho fundamental de libertad de culto, señala la justificación del veto, el legislador, al dictar la legislación familiar ha dispuesto lo siguiente: “El padre y la madre dirigirán la formación de sus hijos, dentro de los cánones de moralidad, solidaridad humana y respeto a sus semejantes; fomentarán en ellos la unidad de la familia y su responsabilidad como hijos, futuros padres y ciudadanos. La formación religiosa de los hijos será decidida por ambos padres. (Art.213 Código de Familia).

Funes, considera que con el contenido del decreto 411 se estaría afectando el derecho preferente de los padres a decidir la educación de sus hijos menores de edad, ya que en todos los centros educativos del país, se estaría leyendo La Biblia, a pesar de las diferencias religiosas que pudiesen existir entre los padres de familia, y, consecuentemente, entre los mismos alumnos.

“Por todo lo expuesto hago uso de la potestad que la Constitución de la República me concede en sus artículos 137 incido primero y 138, vetando por ser inconstitucional el decreto legislativo No. 411 de fecha 1 de julio del presente año”, indica el escrito enviado por el mandatario a la Asamblea.

El decreto fue devuelto a la Asamblea Legislativa, con lo cual se continúa el proceso de formación de la ley. En caso de que los grupos parlamentarios deseen sobrepasar el veto, para convertir la iniciativa en ley, deben aprobarlo por mayoría calificada, es decir, por 56 votos o más, de los 84 diputados propietarios que integran el parlamento.

El debate ha sido “enriquecedor”

El presidente Funes dijo que el decreto 411 fue 15 de julio, y su aprobación por los legisladores dio paso a acalorados debates entre sectores de las diferentes iglesias, unas que están a favor y otras en contra.

Representantes de iglesias evangélicas pedían al presidente que sancionara el decreto; sin embargo, la iglesia católica se mostró en contra desde un inicio y pidió repetidamente el veto presidencial.

En tal sentido, José Luis Escobar Alas, el arzobispo de San Salvador,  luego de calificar como “nefasto”, el mencionado decreto, señaló que la medida no solamente es simplista, sino que lleva a enfrentamientos, a dificultades, y no soluciona el problema de violencia y delincuencia en el país.

Sobre este debate, el presidente Funes lo ha considerado “enriquecedor”, y muestra una visión y una necesidad compartida, de atender la dimensión espiritual de la educación.

Sostuvo que habría sido relevante dar paso a este debate, antes de plasmar en un decreto legislativo, una iniciativa de esta naturaleza, para responder efectivamente a la necesidad que en este sentido refleja nuestra sociedad.

En el debate han surgido propuestas que incluyen impartir la materia de moral, urbanidad y cívica, por lo cual el mandatario estima que existen los elementos para dar paso a un debate constructivo, que nos ayude a consolidar un acuerdo sobre los valores que queremos inculcar a nuestros niños y niñas, y sobre cómo implementar su formación para que los lleven a la práctica, contribuyendo así a la paz social.

Agregó que en próximos días su gobierno dará pasos, desde las funciones que les competen en materia educativa, al análisis y elaboración de propuestas, que con la colaboración, asesoría y participación de distintos sectores sociedad, les permitan sobre la base de este debate, atender la notoria necesidad de consolidar una cultura de paz.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *