En memoria de Álvaro Polanco

By on 9 agosto, 2010

Por Carlos Domínguez, periodista salvadoreño.

31 de octubre 1998, Canal 12. Un receso en la cobertura del paso del huracán Mitch en El Salvador. De izquierda a derecha sentados: Álvaro Polanco, Francisca Salinas, Sandra Idalia Reyes. De pie, Carlos Domínguez, Edwin Góngora, Mario Jovel, Francisco Godoy y Enrique Zúniga.

El teléfono sonó  en la sala de redacción de Canal 12. Era mediodía del 8 de agosto de 2005. Estábamos pendientes de cómo seguía nuestro compañero Álvaro Polanco, ingresado en el Hospital de Oncología del ISSS desde mayo de ese año.

La voz al otro lado del auricular, tras identificarse como alguien de ese centro asistencial, dijo lo que yo no hubiera querido escuchar: Avisaba del fallecimiento de Álvaro…

Todavía hoy al escribir estas líneas no dejo de sentir la tristeza y el dolor  de aquél momento. Me correspondió  redactar esa noticia para que la transmitiéramos en el Noticiero Hechos de la 1 de la tarde.

Ordené los datos, y cada letra  era más difícil de escribir… confieso que la terminé  lleno de lágrimas, y aún hoy siento lo mismo.

Álvaro imponía su personalidad debido a su estatura física y humana.  Coincidimos en canal 12 en 1997. Se había incorporado al trabajo como rastreador, y  poco a poco se convirtió en reportero.

Para los que no están familiarizados con el término rastreador, es aquél que se encarga de estar en contacto con los cuerpos de socorro y fuentes noticiosas en general, en  busca de novedades y las traslada a la sala de prensa para la asignación de coberturas a los periodistas.

Por alguna razón, yo asociaba su apellido con el del director Roman Polanski, y así  acostumbraba llamarle… Polansky. En respuesta,  Álvaro había hecho un ajuste a mi apellido, y me llamaba Domínguevitch…

Álvaro le puso rostro y voz a los temas económicos al especializarse en esa fuente. Hizo accesible el lenguaje de los indicadores y, ya visto en perspectiva, fue de los primeros en dedicarse de lleno a un segmento de economía en los noticieros televisivos salvadoreños.

Compartimos momentos complicados y aflictivos como los vividos en 2001 tras los  terremotos, cuando era inminente el cierre del noticiero,  y también momentos alegres como la edición del premio al periodismo educativo organizado por el Ministerio de Educación el 2004, donde Álvaro obtuvo un galardón.

Esto fue prueba de su capacidad analítica y de síntesis que no sólo le hacía destacar en asuntos económicos; porque ese  premio fue por un reportaje sobre el fomento de valores para combatir la violencia.

Memorable también fue un reportaje sobre educación sexual, cuando en una salida en cámara dijo, sin titubear, cómo a ese tema se le ha puesto el sello “prohibido para menores”, cuando debería dejar de ser tabú.

A pocas horas de fallecer,  postrado por el cáncer linfático en el Seguro Social, me reconoció al visitarle. Volteó su vista hacia mí,  y  le dije  como saludo, “eres un buen amigo”.

Me vio fijamente, me apretó la mano, y me respondió: “Vos también sos un buen amigo, Domínguevitch.”

Me quedo con ese recuerdo, el de un colega, un profesional fuerte hasta el último momento. Descansa en Paz, Álvaro.

NOTA: Carlos Domínguez, es Periodista salvadoreño con experiencia en  medio impreso, radio y televisión. Graduado de Periodismo y estudiante activo de Ciencias Jurídicas.

Ejerce la docencia y ha sido becario en la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la OEA. Además, ha cursado diplomados en seguridad nacional, defensa nacional, política fiscal, migraciones, comunicación para el desarrollo, monitoreo de procesos electorales.

San Salvador 06/08/2010

One Comment

  1. student loan

    21 septiembre, 2010 at 5:32 pm

    It’s posts like this that keep me coming back and checking this site regularly, thanks for the info!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *