“Estamos considerando en el caso de Roberto Carlos Silva, poner un querellante particular”

By on 16 agosto, 2010

¿Cuál es su opinión sobre el juicio que iniciará en Guatemala, el 21 de octubre, en el caso del crimen de los diputados salvadoreños del PARLACEN?

Roberto d'Aubuisson Munguía, diputado de ARENA y hermano de Eduardo d'Aubuisson, uno de los tres diputados del PARLACEN calcinados en Guatemala, el 19 de febrero de 2007.

Roberto d'Aubuisson Munguía, diputado de ARENA y hermano de Eduardo d'Aubuisson, uno de los tres diputados del PARLACEN calcinados en Guatemala, el 19 de febrero de 2007.

Es algo que vengo esperando desde hace un tiempo atrás. Yo exigí en su momento que se hiciera justicia en este caso, que no quedara impune. Y ahora van a enfrentar un juicio estos tipos (el ex diputado guatemalteco Manuel de Jesús Castillo “Manolillo” y ocho miembros de una presunta banda de delincuentes). Tengo entendido que el caso está bien sustentado por parte de la Fiscalía en Guatemala. Tienen todas las pruebas necesarias para incriminar a los que están vinculados a este horrendo crimen, para que estos enfrenten la justicia y reciban sus condenas conforme el nivel de complicidad o participación que hayan tenido, en este caso que generó alarma en toda la sociedad. A mí en lo personal me afectó por cuanto mi hermano (Eduardo d’Aubuissson), es uno de los que fueron víctimas de esta irracionalidad en Guatemala. Yo estoy confiando en que se va a hacer justicia.

¿Son nueve los acusados en este caso?

Son más, lo que pasa es que otros ya fallecieron, y pueden seguir apareciendo nuevas personas en la medida que el juicio avance, eso no lo tengo todavía del todo claro, pero es una posibilidad que pueda ocurrir en la medida en que se vayan dando las averiguaciones, en la medida en que se vayan dando los distintos testimonios. Lo importante es que los que están implicados están bien identificados, y hay pruebas contundentes que les incriminan.

¿El ex diputado salvadoreño Roberto Carlos Silva está dentro de esos acusados?

Tengo entendido que sí.

¿Tiene confianza en el proceso judicial?

Yo tengo fe, soy un hombre de fe, le he pedido a Dios que hiciera justicia. Nunca le pedí venganza, nunca le pedí la muerte para estos tipos, nunca pedí que se les causara un mal, simplemente que se descubriera la verdad, y se librara de cualquier sospecha o duda la imagen de quienes ese día fueron asesinados. Pedí que se demostrara cuál era el móvil del crimen, lo cual ha quedado claro: fue una venganza contra ARENA (ex partido de gobierno en El Salvador), porque nosotros iniciamos, estando en el gobierno, el desafuero de este personaje, el diputado suplente de El Salvador (Roberto Carlos Silva), que estaba vinculado en el crimen organizado. Porque no podemos permitir que se involucre a personas ligadas al crimen organizado en la política y mucho menos que alcancen una posición con la cual puedan conseguir un fuero constitucional, y que eso les facilite poder evadir la justicia o estar por sobre la justicia.

Así es que si nos tocara retroceder en el tiempo y votar para el desafuero de este tipo, a sabiendas de las consecuencias (la muerte de Eduardo D’Abuisson, William Pichinte y José González, junto a su motorista, Gerardo Ramírez, ocurrida el 19 de febrero de 2007), siempre lo haríamos, porque no podemos permitir que se corrompa un Órgano del Estado. No podemos permitir que nadie utilice los privilegios que da el puesto de diputado para oscuros propósitos.

Un caso como este, tan sonado, donde hay funcionarios involucrados que fueron víctimas, con mucha más razón debe hacerse justicia. No porque un ciudadano común no tenga derecho a la justicia, sino porque un ciudadano común va a perder la fe en el sistema de justicia si a una persona de cierto nivel, por la relevancia que significa el hecho de que diputados de El Salvador que tenían estatus de diplomáticos dentro de Guatemala, fueran asesinados por policías involucrados con el crimen organizado; así de grave es la cosa; si en un caso como este no hay justicia, qué debe esperar un ciudadano común. No es que uno valga más que otros, es por el hecho de mantenerle la misma fe al sistema, y por eso he insistido desde el primer momento que esto no quede impune.

¿Pide justicia entonces?

Sí. Cuál sería el mensaje que se mandaría al pueblo guatemalteco y al pueblo centroamericano, y al pueblo salvadoreño en el caso de Roberto Carlos Silva si no enfrenta la justicia por los crímenes que ha cometido, si no hay justicia, si no se logra condenar a aquellos que han sido involucrados. Qué va a esperar un ciudadano común que le han herido o le han robado el carro, que le han matado un hijo, o un hermano. Qué va a esperar del sistema judicial, si en algo que no es conocido, no es público, como el caso de esta persona que estoy mencionando (a manera de ejemplo), esté esperando justicia, si en algo tan sonado y publicitado no hay justicia. Va a perder fe en la justicia, va a perder fe en el sistema. Y eso es peor que cualquier cosa, porque toda la gente va a empezar a tomar la justicia por su lado, va a empezar a haber rebeldía ante las autoridades, y lo que menos podemos hacer en nuestros países, es perder la fe en que podemos mejorar las cosas. Porque la justicia es el primer paso para mejorar las…

¿El principal acusado ahí sería Manolillo?

No es el principal acusado, es uno de los principales acusados, pero todos son principales acusados, tanto los hechores materiales como los intelectuales. Todos tienen responsabilidad y en base al sistema penal guatemalteco tendrán un nivel de condena diferenciado, según la responsabilidad y el nivel de participación que tengan en el crimen. Pero eso será la Fiscalía que lo solicitará en Guatemala, y el juzgador, en este caso el Juez o el juzgado o la Cámara que lo vea, o si es un tribunal de consciencia, los que determinarán cuál será la sanción que recibirá cada uno de los que han participado en este horrendo crimen.

¿Hay algún requerimiento contra Roberto Carlos Silva en Guatemala por este caso?

Hay requerimiento y han pedido también su extradición a las autoridades de los Estados Unidos (en este país se encuentra detenido), así como nosotros pedimos la extradición de este personaje  por los otros crímenes que le atribuyen aquí en El Salvador, y por los cuales tiene que rendir cuentas y enfrentar juicio.

¿Ustedes se van a mostrar parte en el juicio como familiares de una de las víctimas?

No es necesario que nos mostremos parte porque es un juicio que camina solo, de oficio. Además no necesita de querellante por cómo está esto investigado y el nivel que tiene de fortaleza la Fiscalía guatemalteca para encausar a estos tipos. Estamos considerando en el caso de Roberto Carlos Silva, en específico, poner un querellante particular, pero no hemos tomado una decisión. Sin embargo también estamos considerando hacernos presentes durante el juicio, o a algunas de sus etapas los familiares de las víctimas, pero tampoco hemos tomado una decisión al respecto.

¿Cuál es su opinión en relación a la orden de detención que se ha dado en Guatemala en los últimos días para ex funcionarios de gobernación y seguridad?

El caso del ex ministro Vielmann (Carlos, ex Ministro de Gobernación); de Esperinsen (Edwin, ex director de la PNC); de Figueroa (Javier, ex subdirector de investigaciones de la PNC); y de Giammatei (Alejandro, ex director de presidios); y Soto (Víctor Hugo, ex jefe de investigaciones de la PNC), no tiene nada que ver con el homicidio de nuestros compatriotas: de mi hermano, de los dos diputados que lo acompañaban, del chofer que los llevaba. No tiene relación.

Lo que sí tiene relación es que estas personas, aparentemente, porque  tiene que comprobárseles después de que se inicie el juicio, pero ahorita hay indicios fuertes y por eso han pedido su captura, porque aparentemente estaban vinculados a una red que se dedicaba al sicariato, a la limpia social a través del sicariato y a robarle la droga y otras cosas a los delincuentes, y revenderlos para intereses particulares, para beneficio propio, y que miembros de esa red participaron en el crimen de los diputados; éstos eran los policías que son los hechores materiales del crimen, que aparentemente aceptaron un negocio particular, y así es como se vinculan con “Manuelillo”, con Manuel Castillo, que también está siendo procesado por el crimen de nuestros compatriotas.

Ahora, si en el camino descubren un vínculo mayor, primero tiene que denunciarse y tiene que comprobarse, yo no lo descarto ni tampoco lo afirmo, simplemente confío en que la Fiscalía sabrá sustentar su acusación contra los que están involucrados en el crimen de mi hermano y quienes le acompañaban, y que ojalá que en el caso de estos funcionarios que están ahorita involucrados se haga justicia y se sancione conforme a derecho. Y si estaban participando de crímenes y de hechos delictivos, se les aplique todo el peso de la ley.

No puede ser que un funcionario que está obligado a cumplir la ley, y máximo un funcionario que está encargado de brindarle seguridad a la ciudadanía, sea el que le esté dando inseguridad, que esté atentando contra la ciudadanía, ni contra el Estado de derecho y el orden legal y constitucional de una nación. Creo que es un paso en Guatemala de cara a que no haya impunidad, hacia combatir la impunidad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *