Las Relaciones de Amor y Odio

By on 21 septiembre, 2010

Por Carlos Domíguez, periodista salvadoreño.

Carlos Domíguez, periodista salvadoreño.

El ejercicio periodístico es catalogado como una de las profesiones más polémicas, debido a su naturaleza, al ser al mismo tiempo difícil, controvertida y arriesgada.

Gabriel García Márquez lo ha definido como “el mejor oficio del mundo”.

Pero tras esa afirmación, en un breve repaso histórico, hay en el caso salvadoreño, decenas de periodista muertos durante la guerra, lesionados, atentados contra medios de comunicación , persecución y exilio en épocas anteriores.

Un Poco de Historia

El fin de la guerra dio paso a una nueva etapa, que obligó a redefinir las políticas informativas.

Investigaciones universitarias dan cuenta de cómo se dejó de escribir: “delincuentes terroristas”- como lo había establecido el desaparecido Comité de Prensa de la Fuerza Armada, COPREFA, para referirse a ex guerrilleros, por ejemplo.

Una vez la noticia de guerra dejó de ser el trabajo cotidiano, se dio paso a la exploración de temas propios de la post guerra: actividades de los desmovilizados, la depuración del ejército, la situación de los lisiados de guerra, la incorporación a la vida política de los ex insurgentes, o las “elecciones del siglo” de 1994.

Además, otros asuntos que formaron parte de la agenda que configuraron un panorama inédito: el periodismo de profundidad.

Hubo publicaciones especializadas que dieron aportes significativos, a partir del ejemplo que marcó el semanario Primera Plana.

El Contexto Regional

A nivel regional, es llamativo cómo tras el desaparecimiento de las dictaduras y el establecimiento de gobiernos por la vía electoral, organismos como la Organización de Estados Americanos, OEA,dieron paso a figuras como la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión.

Su creación fue pactada en 1997 en una cumbre de presidentes, contrario a la pretensión del entonces mandatario venezolano Rafael Caldera, quien impulsaba la idea de que se estableciera el concepto de “información veraz”.

Experiencias

Los años recientes dan cuenta de cómo algunos funcionarios en el país, han mantenido esa idea en firme.

Hay registros de cómo en un momento dado, fueron calificadas de sensacionalismo en las noticias, lo referido a un posible golpe de Estado, ó cuando un diputado acusó a un fotoperiodista de ser miembro del Organismo de Inteligencia del Estado.

Significativamente, esos mismos son los que cada 31 de julio se deshacen en elogios a los periodistas. Sin embargo, más recientemente han surgido descalificaciones al trabajo periodístico, con expresiones que ponen en duda la credibilidad de algunos medios o procesos judiciales, en lo que vale más la identidad de un menor que asesina a otro.

Los primeros no logran entender que la función pública expone a quien la asume al escrutinio permanente, y que se traslada lo que hacen o lo que dejan de hacer. Ahí no hay medias tintas.

La instauración de la democracia en el país supone el establecimiento de pasos hacia la tolerancia, como uno de sus elementos.

NOTA: Carlos Domínguez, es Periodista salvadoreño con experiencia en  medio impreso, radio y televisión. Graduado de Periodismo y estudiante activo de Ciencias Jurídicas.

Ejerce la docencia y ha sido becario en la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la OEA. Además, ha cursado diplomados en seguridad nacional, defensa nacional, política fiscal, migraciones, comunicación para el desarrollo, monitoreo de procesos electorales.

San Salvador, 21/09/2010

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *