Octubre el mes dedicado a la niñez

By on 2 octubre, 2010

Editorial:

Todos los niños tienen sus sueños para el futuro, prueba de ello son los niños del municipio de Ataco, Ahuachapán, que expresan sus deseos mediante la pintura.

Octubre es el mes dedicado a los niños y niñas de El Salvador. La niñez es una etapa muy bella que los adultos recordamos con nostalgia. Algunos decimos ¡Qué vida!.

Es triste decirlo pero nadie puede regalar amor si no lo ha recibido. Ahí radica el mal de nuestra sociedad; no nos enseñan a amar, y tampoco enseñamos a los niños que están a nuestro cuidado. El valor del amor es amplio pues tiene diferentes clasificaciones: amor filial, amor conyugal, amor fraternal, etc.

Lamentablemente no hay una carrera donde se aprenda a ser padre o madre.

Las escuelas de padres que funcionan en algunas instituciones educativas, ayudan en algunos casos, pero en otros ya es tarde, el padre o madre ya ha descuidado mucho la enseñanza de valores morales en sus hijos, y estos ya han tomado un mal camino.

Hemos sostenido desde nuestras páginas editoriales, y seguimos diciendo, que es el hogar el sitio más indicado para educar a los niños, la escuela es un complemento en esta tarea nada fácil.

Nos permitimos repetir una frase que está muy relacionada con estos puntos de vista y dice lo siguiente: “Las palabras enseñan, pero los ejemplos arrastran”.

Los padres o cuidadores tienen que ser el mejor ejemplo para los niños. Si les damos amor a nuestros hijos, ellos nunca lo olvidarán y serán capaces de transmitirlo a los demás.

La sociedad salvadoreña está llamada a trabajar en conjunto para mejorar las condiciones de vida y desarrollo de la niñez, porque en la medida que ellos reciban atención a sus necesidades básicas, serán capaces de reconocer que fueron objeto de interés, y sentirán el compromiso de devolver tanto a los mayores como a los pequeños, ese respeto a sus derechos elementales, que en su momento recibieron de parte de los adultos.

Actualmente la mayoría de nuestros niños viven y se desarrollan en condiciones sociales y económicas, que no son las adecuadas, debido a la crisis económica internacional, la pobreza tradicional en el país, las condiciones de riesgo a raíz de la violencia que genera un clima de inseguridad en nuestros infantes, etc.

Reparar esas condiciones de vida de la niñez salvadoreña, debe ser el compromiso de toda la sociedad salvadoreña, en este mes dedicado a la niñez, en donde se están rindiendo diferentes homenajes.

No olvidemos que esta lucha por el bienestar de los niños y niñas, es diaria y permanente, porque de eso depende que heredemos un mejor futuro a las nuevas generaciones.

A los niños y niñas recomendamos no desistir de luchar por aprender lo bueno de los mayores, a rechazar lo malo, y a que vivan a plenitud su niñez, pues es una etapa muy bella de la vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *