Funes veta Decreto legislativo 635 referente a las listas cerradas y desbloqueadas

By on 26 marzo, 2011

El presidente Mauricio Funes vetó el Decreto Nº 635 aprobado el 10 de marzo de 2011, que contiene reformas al Código Electoral en relación al sistema de listas cerradas y desbloqueadas, por considerarlo inconstitucional y violatorio del Art. 78 de la Constitución de la República.

Dicho decreto contiene reformas al Código Electoral, que tienen como objeto la regulación correspondiente a la regulación de las candidaturas independientes y la implementación del sistema de listas cerradas desbloqueadas.

En su resolución el presidente Funes señala que el Art. 238 reformado que se propone en el mencionado decreto del Código Electoral inciso 2º, establece las formas en que los ciudadanos podrán expresar sus preferencias por medio de las papeletas en los procesos electorales. Así, se dispone que los ciudadanos puedan marcar sobre la bandera del partido político o coalición, directamente sobre los candidatos que cada partido político o coalición han propuesto o sobre cualquiera de los candidatos no partidarios.

Para el mandatario el decreto viola el Art. 78 de la Constitución, que establece que el voto será libre, directo, igualitario y secreto.

Señala que en el caso en concreto del decreto en análisis, interesa la libertad que debe existir al momento de seleccionar a sus representantes. Tal calificación del voto como libre, implica no sólo el hecho de que los ciudadanos puedan votar sin que intervenga castigo o presión alguna sobre su elección, sino que envuelve el hecho de que se tenga plena capacidad de opción al momento de emitir el sufragio. Es decir, que no deben existir cortapisas de ninguna índole que impidan que la voluntad del elector se despliegue de la manera más plena, tanto en el proceso electoral en sí, como en los efectos de su decisión.

Por tal motivo indica, se hace necesario manifestar, que en las reformas antes apuntadas no se da cumplimiento de manera efectiva al Art. 78 de la Constitución, en cuanto a que el voto debe ser libre, pues aunque se da la opción a los electores de manifestar su preferencia, por medio del mecanismo de elaboración de las papeletas y de marcación, en la asignación de los escaños, ésta se ve distorsionada, produciendo los mismos efectos provocados por las listas cerradas bloqueadas; es decir, que se impone la voluntad del partido a la de los ciudadanos, aun cuando estos ya la han expresado de manera clara.

Otra disposición muy estrechamente ligada a los cuestionamientos señalados, es la reforma del Art. 198 del Código Electoral pues a pesar de modificarse en su totalidad, incluso en su inciso segundo, se permite nuevamente que los partidos políticos puedan presentar listas parciales, lo cual parte de un fundamento contrario al que debe de regir un sistema distinto al de las listas abiertas y que propugne por la libertad de voto, pues imposibilita al elector decidir por más opciones que la que el partido desea.

Funes, afirma que si el partido prevé que sólo tendrá una cantidad determinada de diputados y efectivamente gana este número de escaños, cualquiera sea la cantidad de votos que tengan los candidatos, el resultado será el mismo de nuevo, que en el sistema de lista cerrada, moldeándose de esta forma, la voluntad del electorado, por el reducido margen de elección que se le impone.

El presidente también hace referencia a la sentencia de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia del 29 de junio de 2010, en donde en donde dispone que la Asamblea Legislativa deberá emitir una nueva legislación, en la que la forma de la candidatura para elecciones de diputados asegure el sufragio activo con plena capacidad de opción. Para tal efecto -entre otros aspectos-, las papeletas de votación deberán diseñarse de tal forma que permitan a los electores identificar claramente a los candidatos de cada partido político y a los candidatos independientes, y les posibiliten manifestar su preferencia o rechazo por uno o varios de los candidatos o varios de los candidatos de los diferentes partidos políticos y candidatos independientes.

Al respecto, señala el veto, cabe advertir que si bien se ha diseñado una papeleta en la que los ciudadanos puedan mostrar su rechazo o preferencia por los candidatos a diputados, es claro que las reformas aprobadas no permiten que estas preferencias se traduzcan plenamente en la asignación de los escaños, por lo que no es suficiente tal esquema, sino que existen los mecanismos adecuados y coherentes con la resolución de la Sala de lo Constitucional y con la misma Constitución, que permitan que dicha predilección o rechazo se traduzca en la distribución de los votos y, por tanto, en la definición de quiénes serán los diputados que los representen.

Diferentes sectores entre ellos organizaciones de la sociedad civil como ISD, MIRE, y la gremial empresarial ANEP habían solicitado al presidente el veto presidencial para el decreto 635.

Los diputados aprobaron por 61 votos el decreto 635, por lo que no tendrían problemas para superar el veto presidencial con 56 votos o más, que exige la ley.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *