Arzobispo: “Ojalá que este pequeño país no se vaya a convertir en escenario del narcotráfico”

By on 22 mayo, 2011

El Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas espera que El Salvador no se vaya convertir en escenario del narcotráfico, según dijo al responder a una pregunta durante su acostumbrada conferencia semanal en la catedral metropolitana, posterior a la Homilía Dominical, en relación al tema del “Cártel de Texis” presentado por el periódico digital El Faro sobre una organización de tráfico de drogas que supuestamente opera en el norte de El Salvador.

En la nota publicada por el período si menciona a un alto dirigente deportivo, un alcalde, un diputado, entre otras personas sospechosas, que no tienen por ahora un proceso judicail abierto en su contra.

De entrada en el tema el arzobispo manifestó: “Yo no tengo información más que las notas que ustedes han presentado, que no han sido muy abundantes ni muy explícitas”, sin embargo, esa situación le permite expresar su “gran preocupación”.

Ojalá que este pequeño país no se vaya a convertir en escenario del narcotráfico”, dijo el Arzobispo.

Señaló que desde que se encontraron aquellos barriles con dinero (que al final contenían 14 millones y medio de dólares), que supuestamente se debía al narcotráfico la existencia de ese dinero, ya era un indicio muy preocupante.

Y si ahora se descubren más cosas pues, cuanto más es la preocupación”, agregó.

Pediríamos a las autoridades que investiguen y que estén vigilantes, pero también toda la sociedad”, sostuvo el prelado.

Y agrego que “ante un azote como el narcotráfico es importante pedir a Dios, como cristianos que somos, pedirle al Señor; ya sabemos todo el mal que conlleva este flagelo para la sociedad”.

Dijo esperar que El Salvador no caiga en la situación que han caído otros países, que se han visto tan desangrados por este problema social, y que Dios no permita ese castigo para El Salvador.

Sobre el caso de otros países en donde el narcotráfico está afectando en gran manera, el obispo de refirió a México, en donde han aparecido gran cantidad de cadáveres en fosas comunes, de que personas que fueron asesinadas por grupos delictivos ligados al narcotráfico.

Eso no es posible, que Dios tenga misericordia de este pequeño país, que tanto ha sufrido ya”, expresó.

Asimismo, dijo que este tipo de casos antes tiene que investigarse, tiene que probarse la culpabilidad y después aplicar la ley, pero dejó en claro que no está dispuesto a hacer señalamientos concretos, porque no tiene información.

La Ruta Norteña de la Cocaína o El Caminito

En un fragmento de la publicación de El Faro.net se indica lo siguiente: “San Fernando es una puerta abierta de par en par, por donde igual que sale libremente gente y mercadería hacia Honduras, entra libremente gente y mercadería desde Honduras.

En la frontera de San Fernando rara vez revisan si productos como los sacos de Maseca contienen en realidad lo que su etiqueta anuncia.

Ahí circulan camiones cargados con mercadería, niños hondureños que llegan a San Fernando a estudiar, armas de fuego, sacos con harina y otros sacos que también contienen un polvo blanco, aunque se trata de una sustancia muy distinta: cocaína. San Fernando es el inicio de la ruta salvadoreña por la que transita parte de la cocaína proveniente de Suramérica en camino hacia Estados Unidos.

Es ahí donde, según tres distintos informes de inteligencia que sirvieron de base a esta investigación, empiezan los territorios de “Chepe Diablo”, el señor de la droga de occidente, jefe de uno de los cárteles más grandes del país y uno de los más acaudalados de los narcos en el norte del departamento de Santa Ana. “Chepe Diablo”, según la Inteligencia Policial y varios funcionarios del gabinete de seguridad, es uno de los tres fundadores del Cártel de Texis y se llama José Adán Salazar Umaña.

Salazar Umaña, es un campechano salvadoreño de 62 años conocido en cuatro mundillos sociales: los empresarios del sector turismo lo conocen como hotelero; las personas del sector futbolístico lo conocen como el mecenas del equipo de fútbol de primera división Metapán y como presidente de la primera división del fútbol salvadoreño; en el sector ganadero se le conoce como un prominente ganadero, y en el sector de seguridad pública e informes secretos del Estado se le describe como “empresario, ganadero y narcotraficante”.

La Policía, el ejército y la Fiscalía saben de Chepe Diablo. Los informes de inteligencia obtenidos en esta investigación dicen con claridad que es uno de los jefes del cártel que controla esa ruta que inicia en San Fernando.

El camino corre hacia el sur hasta Dulce Nombre de María, donde vira hacia el occidente, pasa por Nueva Concepción y llega al municipio de Metapán, en la esquina superior izquierda del mapa salvadoreño, y que es fronterizo con Guatemala. Este recorrido que hace la droga es un camino que en estos días está cerca de lograr un ascenso con la apertura de una autopista, la carretera Longitudinal del Norte. Los policías que investigan a Salazar y a su grupo llaman a la zona de operación del cártel La Ruta Norteña de la Cocaína o El Caminito.

El informe con el que inició la investigación tiene fecha del 22 de marzo de 2000, y El Faro lo obtuvo en diciembre del año pasado (2010). Contiene datos obtenidos por investigadores policiales y está titulado “Caso Metapán”, número 003/00. En el transcurso del reporteo se sumaron otros documentos realizados entre 2008 y el presente año. Las pesquisas abarcan ya tres períodos presidenciales: las de Francisco Flores y Antonio Saca, de Arena, y la de Mauricio Funes, del FMLN. Las investigaciones policiales han sido realizadas bajo la dirección de cinco directores de la PNC: Mauricio Sandoval, Ricardo Menesses, Rodrigo Ávila, Francisco Rovira, José Luis Tobar Prieto y Carlos Ascencio.

La droga que pasa por San Fernando proviene en su mayoría de las costas del Atlántico hondureño y llega a Honduras por dos lugares principales. Por mar, las lanchas rápidas provenientes de Colombia atraviesan el abandonado Caribe nicaragüense haciendo breves escalas hasta trepar hacia el departamento hondureño y fronterizo de Gracias a Dios. Por aire, las avionetas descienden en el selvático departamento hondureño de Olancho o en la frontera entre ambos países marcada por el río Coco. La droga se abre rutas cortando la zona central hondureña hasta llegar al departamento de Ocotepeque, frontera con El Salvador, frontera con Chalatenango, frontera con San Fernando.

San Fernando es el punto de relevo donde los hondureños entregan la estafeta a los salvadoreños, en una carrera que dirigen los colombianos y mexicanos. Una autopista que mueve millones de dólares en ganancias para sus controladores disfrazados de empresarios, ganaderos, alcaldes, policías, pandilleros, coyotes y diputados.

Cada uno juega un papel: los policías comprados por el narco custodian y transportan la droga, quitan retenes, avisan de operativos; los alcaldes dan permisos de construcción, formalizan los negocios, son informantes privilegiados y, en un caso, hasta líder del grupo; los pandilleros matan y trafican en mercados locales; los diputados dan acceso a las altas esferas del poder; y algunos jueces y fiscales se encargan de que cualquier intento de judicialización quede bloqueado por el peso de la burocracia más detallista.

El Rey, ese diputado del PCN, también aparece en la lista de personas que la PNC ha clasificado como narcotraficantes y que quieren usar Fomilenio para lavar dinero. A Cardoza lo ubican en las cercanías del Cártel de Texis, no como parte de la red, sino como aliado. El documento dice que el diputado del PCN es uno de los principales miembros de la estructura de narcotraficantes de la zona norte de Chalatenango.

La teoría que este contacto nos expuso aquel 15 de diciembre en una cafetería era que el crecimiento del Cártel de Texis y su profesionalización durante los últimos 10 años era tal que judicializarlo es un reto casi imposible para esta Policía, que no encuentra en la Fiscalía un aliado firme”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *