Zetas: “La guerra no es contra la población civil ni con el Gobierno, mucho menos contra la Prensa”

By on 22 mayo, 2011

Las organizaciones relacionadas con las drogas están incrementando actividades en Guatemala. (foto de Siglo21.com)

La masacre de 27 personas en la finca Los Cocos, en el municipio de La Libertad, Petén, ejecutado el pasado 14 de mayo por el grupo paramilitar denominado Los Zetas, es una acción que pretende infundir terror, a través de una guerra psicológica entre grupos criminales de la zona, así como entre autoridades locales y la población, ha señalado una información difundida este domingo 22 de mayo, por el periódico guatemalteco Siglo21.com.

Según la información con ese tipo de acciones, el grupo paramilitar pretende abrir el camino que lo llevaría a tomar el control de las múltiples actividades ilícitas que se producen en ese departamento, y podría ser el presagio de una guerra entre cárteles de la droga en el país.

Señalan que en México, este grupo criminal está en una sangrienta guerra con los cárteles del Golfo y Sinaloa por el control territorial de las rutas del narcotráfico y cruces fronterizos; ese enfrentamiento se estaría trasladando también a tierras guatemaltecas.

Al respecto, coincidieron Luis Astorga, sociólogo e investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); Antonio Mazzitelli, delegado regional de Naciones Unidas (ONU) contra la Droga y el Delito, y Sam Logan, investigador de temas de narcotráfico.

Esas estrategias contrainsurgentes tienen que ver mucho con el terror psicológico; hay actos sanguinarios con los que intentan paralizar al adversario o enemigo potencial; es decirles: ven de lo que somos capaces, y si ustedes no colaboran o no se  disciplinan al tipo de cosas que queremos imponer, pues eso les espera”, asegura Astorga que es el mensaje implícito en la masacre cometida en Petén.

Mazzitelli comenta que su expansión a Guatemala no es nada más que una extensión de sus actividades ilícitas a la zona del Caribe. “Están gradualmente extendiendo su presencia a través del control territorial en otros países de Centroamérica; apuntan justamente al control de todas las actividades lícitas, ilícitas y criminales que se desarrollan en el territorio”, argumenta el delegado regional de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Los expertos consultados por Siglo21.com coinciden en afirmar que Los Zetas ha diversificado la renta criminal, y que aunque el tráfico de drogas sigue siendo el principal componente, también se dedican al tráfico de personas y de armas, y la extorsión tanto a grupos criminales pequeños como a propietarios de negocios lícitos.

Las operaciones en la frontera Guatemala-México

Lo sucedido el pasado 14 de mayo ha impactado a la sociedad petenera; los criminales han logrado su objetivo.

El temor de la gente la llevó al cierre de negocios y bancos; muchos me llaman y me dicen: Señor alcalde, fíjese que acá hay unos papeles donde dice que hoy le toca a otro municipio… Yo lo único que les he dicho es que se cuiden. Nosotros cerramos la municipalidad por el mismo temor”, afirma a Siglo21.com, Carlos Marín Rosado Díaz, jefe edil del municipio donde se cometieron los asesinatos.

La falta de presencia del Estado, la corrupción  y la necesidad del grupo criminal de controlar las fronteras con la nación azteca para expandir sus actividades ilícitas, son algunas de las razones.

El departamento del norte llena todas las condiciones para que el crimen organizado se desarrolle en ese lugar. Históricamente es una región abandonada por el Estado a pesar de representar la tercera parte del territorio nacional.

En la actualidad están asignados a esa región 2 mil 500 militares, según Rony Urízar, vocero del Ministerio de la Defensa Nacional; es decir, un militar por cada 14.3 kilómetros cuadrados. Hay 605 agentes policiales, según el Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), lo que implica un agente por cada 59.2 kilómetros cuadrados.

Petén es el único departamento guatemalteco que tiene áreas fronterizas con tres estados mexicanos: Chiapas, Tabasco y Campeche. Un cable de WikiLeaks, de fecha 25 de enero de 2010, da cuenta de la casi ausencia de control en la frontera común entre Guatemala y México.

La guerra no es contra la población civil ni con el Gobierno, mucho menos contra la Prensa”

Siglo21.com dio a conocer también la captura de tres supuestos miembros de los Zetas, identificados como José Arturo Godoy Artola, de 32 años; Dani Gabriel Camú Pacheco, de 27 y Cristofer José Cardona Chen, de 20; quienes habrían colocado mantas en la zona 8 de Quetzaltenango.

En ellas advierten a la población que sólo atacan a Otto René Salguero relacionado con el tráfico de droga. Los letreros también aparecieron en Huehuetenango y Baja Verapaz.

Las mantas eran blancas tenían mensajes con letras negras y rojas, que decían: “La guerra no es contra la población civil ni con el Gobierno, mucho menos con la prensa, así que llevémosla tranquila. Es en contra de aquellas personas que trabajan con el Golfo y La Contra. Otto Salguero es uno de los más importantes surtidores de cocaína al Golfo y los que pagaron sus vidas son trabajadores que le mantienen su organización. Prensa bájenle ya a tantas mamadas antes que la guerra sea contra ustedes…atentamente Z200” (lea: UNE lanza acusaciones)

El inspector de la Policía Nacional Civil (PNC) Edú Ardiano López, portavoz de la institución policial en la región de Occidente, indicó  que se logró establecer que Godoy y Cardona son de Alta Verapaz, mientras que Camú, es originario de Petén. Este último tiene antecedentes de haber sido detenido  por el delito de posesión de droga para el consumo.

Los tres supuestos zetas fueron remitidos al Juzgado de Turno de Quetzaltenango, en donde fueron sindicados de los delitos de conspiración, asociaciones ilícitas y obstrucción a la justicia. Posteriormente fueron trasladados a la cárcel Fraijanes II, informó Silgo21.com en su edición dominical.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *