Guillén: “Hoy cerramos este capítulo aciago de nuestra historia para abrir otro que será promisorio”

By on 1 junio, 2011

La ministra de la Presidencia de Honduras, María Antonieta Guillén, expresó el agradecimiento es imperecedero para todos aquellos países que con tanta paciencia se esforzaron por la reincorporación de Honduras a la comunidad internacional, al aprobar el retorno de ese país a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Los países miembros de ese organismo aprobaron este miércoles 1 de junio de 2011, por 32 votos a favor y uno en contra, el de Ecuador, el retorno de Honduras a la OEA, de donde había sido expulsada a raíz del golpe contra el ex Presidente Manuel Zelaya.

Durante su intervención en la Asamblea General Extraordinaria de la OEA para aprobar el levantamiento de la sanción a Honduras, Guillén, dijo que el presidente Porfirio Lobo Sosa, desde que inició su gestión promovió una amplia e incondicional amnistía, consensuó un plan de nación de largo plazo e integro un gobierno de unidad nacional.

Afirmó que en ese marco los intereses individuales y las banderas partidistas deben ceder su lugar a la majestad del interés nacional y a la reconciliación de los hondureños.

Más que un momento de celebración, para los hondureños esta fecha representa un momento de profunda reflexión. Hemos recogido las lecciones aprendidas de los acontecimientos producidos, antes, durante y después de la crisis de junio de 2009”, expreó la Ministra.

Señaló que de igual forma hay experiencias que se derivan para la Organización de Estados Americanos(OEA).

Unos y otros debemos aprender de la crisis a la cual ponemos término hoy”, dijo.

Manifestó que desde que los hondureños restauraron el régimen democrático y representativo, han transitado cerca de tres décadas por el camino de la institucionalidad civil.

Afirmó que la evolución constante de la sociedad hondureña hace que encaren nuevos desafíos democráticos y que el sistema representativo hondureño deba fortalecerse, ampliando los espacios para la participación de todos los ciudadanos en las decisiones que les afectan fundamentalmente, tanto en los asuntos locales como en los nacionales.

Dijo que el presidente Porfirio Lobo ha estado empeñado en promover un diálogo permanente entre todos los sectores de Honduras.

La situación que vivía Honduras, brinda a la OEA la oportunidad de analizar cómo ser más efectivos en el fortalecimiento y la preservación de la institucionalidad democrática en el continente”, indicó.

Asimismo, estimó que no abonaría a la causa de este momento, cuando vuelven a reencontrarse como hermanos americanos, insistir en los motivos que ocasionaron la ausencia temporal de ese país en la OEA, como tampoco contribuiría a los propósitos que se han fijado, recriminar a nadie.

Sin embargo, advirtió que cada quién debe hacer la reflexión que le corresponde, tomar conciencia que “hubo grandes y pequeños desaciertos”, no todos atribuibles a al actual gobierno, por lo que esta experiencia debe servir para que lo acontecido no se vuelva a repetir en ninguna parte de América.

De ahí que consideró que se debe buscar los medios más adecuados para defender activamente la democracia, de cualquier tipo de acciones que restrinjan, tergiversen o nieguen la soberanía popular.

Se requiere meditar sobre cómo podríamos construir un sistema de alerta temprana que complemente las acciones que pueda tomar la OEA, para precaver o impedir un deterioro de la democracia, cuál es el papel que debe jugar la diplomacia preventiva y quien debe activar los mecanismos de protección del sistema democrático”, dijo.

Como organización debemos seguir aplicando la regla de oro, según la cual estamos obligados a conducirnos con los demás, de la misma forma como queremos ser tratados”, expresó.

María Antonieta Guillén, dejó constancia en su discurso de la gratitud del pueblo y gobierno de Honduras para todos los que acompañaron el último proceso electoral, y apoyaron a su país durante la crisis generada.

Asimismo, manifestó el agradecimiento es imperecedero para todos aquellos que con tanta paciencia se esforzaron por la reincorporación de Honduras a la comunidad internacional, y resaltó los buenos oficios de la mediación de Colombia y Venezuela.

Al evocar de nuevo el sufrimiento de nuestro pueblo, debo manifestar nuestro deseo porque ningún país de América pase por un trance similar, porque ningún pueblo hermano tenga que sufrir el costo moral, político o económico, de una situación como la que vivimos”, señaló.

Hoy cerramos este capítulo aciago de nuestra historia para abrir otro que será promisorio. Este día 1 de junio de 2011, damos vuelta a la página, e invocando a Dios levantamos nuestros ojos hacia el Horizonte y vemos con fe y optimismo nuestro futuro”, concluyó la Ministra de la Presidencia María Antonieta Guillén.

Honduras ya está de nuevo en el seno de la OEA con todos sus derechos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *