OTAN utiliza helicópteros por primera vez contra Gadafi ¿Qué es la guerra de Libia?

By on 4 junio, 2011

Rebeldes libios continúan con sus acciones en contra del presidente Gadafi. (imagen de AP)

Las fuerzas aliadas de la Organización del Atlántico Norte (OTAN), utilizaron, en la madrugada de este sábado 4 de junio de 2011, por primera vez helicópteros en sus operaciones militares en Libia como parte de la operación “Protector Unificado”, informó la alianza desde un comunicado.

Los objetivos atacados incluyen vehículos y equipamiento militar y fuerzas de campaña, destacó la agencia española de noticias Europa Press.

Asimismo, en una información responsabilizada por la agencia AFP indica que Francia y Gran Bretaña usaron por primera vez este sábado helicópteros de combate en Libia para atacar al ejército del coronel Muamar Gadafi, una semana después de que Londres anunciara una “segunda fase” de incursiones de la OTAN en ese país.

La información publicada por la agencia noticiosa Télam, cita al comandante de la operación, el teniente general Charles Bouchard quien afirma: “esta exitosa operación militar demuestra las capacidades únicas de los helicópteros de combate”.

“Continuaremos utilizando estos efectivos cuándo y dónde sea necesario, con la misma precisión que en todas nuestras misiones”, agregó el militar.

El uso de helicópteros de ataque da a la operación de la OTAN mayor flexibilidad para rastrear y localizar a las fuerzas leales al líder libio, Muammar Kaddafi, que, supuestamente, se ubican en zonas civiles a fin de reducir los ataques o elevar el número de bajas colaterales.

¿Qué es la operación “Protector Unificado”?

Según la enciclopedia wikipedia, la Operación “Protector Unificado” (en inglés: Operation Unified Protector), es una operación aérea y naval de la OTAN para cumplir el embargo de armas y la zona de exclusión aérea contra Libia en apoyo de las resoluciones 1970 y 1973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El embargo de armas es llevado a cabo usando buques de de los grupos de la OTAN Standing Maritime Group 1 y Standing Mine Countermeasures Group 1, y otros medios adicionales que incluyen buques, submarinos y aviones de vigilancia marítima de miembros de la OTAN.

La zona de exclusión aérea es impuesta por aviones transferidos por las otras operaciones iniciadas en la intervención militar en Libia, junto a aviones adicionales de la OTAN y las naciones aliadas.

Las Resoluciones 1970 y 1973

Estas resoluciones han sido tomadas por el Consejo de Seguridad de la ONU que está integrado de la forma siguiente: por cinco miembros permanentes que son: Estados Unidos, Inglaterra, China, Francia y Rusia, además de 10 no permanentes, que son: Alemania, Bosnia Herzegovina, Brasil, Colombia, Gabón, India, Líbano, Nigeria, Portugal y Sudáfrica.

La resolución 1970, aprobada por unanimidad el 26 de febrero de 2011, condenó la respuesta del gobierno de Muamar Gadafi a las protestas populares, acaecidas desde días antes en múltiples ciudades de Libia, por su violencia contra civiles.

El Consejo de Seguridad, por medio de la resolución 1970, autorizó que el Tribunal Penal Internacional investigara posibles violaciones de los derechos humanos, dictó un embargo de armas y limitó la libertad de movimientos de Muamar Gadafi y personas vinculadas a él así como una congelación de sus activos financieros.

En tanto que la resolución 1973, aprobada el 17 de marzo de 2011, autorizó a “tomar todas las medidas necesarias” en Libia (Jamahiriya Árabe Libia) para “proteger a los civiles y a las áreas pobladas bajo amenaza de ataques”, incluyendo la creación de una zona de exclusión aérea sobre el país. La resolución excluyó explícitamente la intervención terrestre en cualquier parte de Libia.

La resolución se produjo durante la rebelión que enfrentaba a tropas leales a Muamar el Gadafi y otras rebeldes que se encontraban a la defensiva en ciudades del este del país.

La resolución 1973 complementó además medidas de embargo ya aprobadas en la resolución 1970 del 26 de febrero de ese mismo año, que acordó congelar activos de, entre otros, la National Oil Corporation y del Banco Central Libio por su estrecha relación con Gadafi.

La resolución 1973 fue promovida por Francia, Reino Unido y Líbano. Tuvo diez votos favorables y cinco abstenciones: Alemania, Brasil, India, Rusia y China; estos dos últimos países con derecho de veto en el Consejo.

Los rebeldes enfrentados a Gadafi

Las primeras manifestaciones con demandas de reformas políticas y económicas contra el gobierno de Gadafi, que lleva 41 años en el poder, convocadas en Internet por un grupo de jóvenes bajo el lema «Revuelta del 17 de febrero: Día de la ira en Libia», se precipitaron con la detención el día 15 en Bengasi de Fethi Tarbel, abogado defensor de presos de conciencia acusado por la policía de haber propagado el rumor de un incendio provocado en la cárcel de Abu Salim.

El choque entre policías y manifestantes que reclamaban la liberación de los presos se saldó con tres muertos y 38 heridos, en su mayoría agentes de la policía.

Las manifestaciones fueron creciendo en magnitud, siendo reprimidas fuertemente por el gobierno, superando en pocos días según algunas fuentes los cuarenta muertos.

El 18 en Al Bayda, donde en los días previos varios manifestantes habían muerto a manos de la policía, dos de sus miembros que trataban de dispersar a los manifestantes fueron capturados por estos y ahorcados.

Las protestas, ante la intransigencia gubernamental y la brutal represión, degeneraron en una revuelta que se extendió rápidamente por la Cirenaica, la parte oriental del país, tradicionalmente hostil a Gadafi.

Esas protestas han permitido el surgimiento de un movimiento revolucionario civil armado, que todavía no cuenta con una fuerza suficiente para deponer a Gadafi.

Las voces contra la guerra surgen desde América Latina

El presidente de Nicaragua, comandante Daniel Ortega condenó los ataques contra Libia y señaló que las acciones militares iniciadas el 19 de marzo por Estados Unidos y sus aliados de Europa son para adueñarse del petróleo de ese país.

Está es una guerra que prácticamente ha comenzado el día de hoy. Dicen que van a combatir la violencia cuando ya han lanzado más de 120 cohetes desde barcos de guerras norteamericanos y británicos y los aviones franceses han estado bombardeando”, declaró Ortega en su oportunidad.

¿Qué paz? ¿Qué tranquilidad les puede estar llevando a las familias en Libia? Hay que ponerse en lugar de esas familias que ya de por sí están atemorizadas por los enfrentamientos internos y ahora viene una guerra externa de las potencias buscando cómo arrebatar el petróleo, porque el interés de ellos es el petróleo, lo de democracia es puro cuento”, manifestó el presidente de Nicaragua.

También desde Cuba, en su lugar de retiro, Fidel Castro, emite su pensamiento sobre el inicio de la guerra en Libia, y afirma lo siguiente: A diferencia de lo que ocurre en Egipto y Túnez, Libia ocupa el primer lugar en el Índice de Desarrollo Humano de África y tiene la más alta esperanza de vida del Continente. La educación y la salud reciben especial atención del Estado. El nivel cultural de su población es sin dudas más alto. Sus problemas son de otro carácter. La población no carecía de alimentos y servicios sociales indispensables.
La colosal campaña de mentiras, desatada por los medios masivos de información, dio lugar a una gran confusión en la opinión pública mundial. Pasará tiempo antes de que pueda reconstruirse lo que realmente ha ocurrido en Libia, y separar los hechos reales de los falsos que se han divulgado.

Y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fustigó el mismo sábado 19 de marzo de 2011, la intervención militar en Libia mandatada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, al afirmar que está dirigida a adueñarse del petróleo de ese país.

Chávez, aliado del líder libio Muammar Gadafi, calificó la acción militar de quienes acusó de ser “los señores de la guerra” como la “pulverización del derecho internacional” y lamentó los ataques aéreos contra las fuerzas leales al Gobierno de Libia.

“Ya comenzó la acción militar, bueno los aliados contra Libia, esto es muy lamentable (…) lo que ellos quieren es adueñarse del petróleo de Libia, no les importa para nada la vida del pueblo libio”, dijo Chávez en Caracas.

Y ese mismo día pidió un “cese al fuego de verdad y que se retome el camino de la paz en el norte de África y en el mundo”.

Sin embargo, Muammar Gadafi, de 68 años, 42 de estos en el poder en Libia, se mantiene armado en Trípoli, su propio territorio.

En los últimos días ha reafirmado su afirmación hecha en febrero pasado: “No voy a dejar esta tierra, moriré aquí como un mártir”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *