Países de la OEA preocupados por actividades de violencia y tráfico de armas y drogas

By on 7 junio, 2011

Los Países Miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) hicieron un llamado este lunes 6 de junio intensificar la cooperación internacional y multilateral para mejorar la seguridad ciudadana en las Américas, y aplaudieron la iniciativa del organismo de debatir este tema, durante la segunda sesión plenaria de la XLI Asamblea General de la Organización.

En el transcurso de la segunda cita del día, todas las delegaciones que intervinieron, hicieron referencia a las políticas nacionales y regionales que han adoptado para enfrentar este tema en sus múltiples manifestaciones y reiteraron su compromiso por buscar el diálogo y la colaboración para mejorar la calidad de vida de los habitantes del continente.

En el encuentro que se celebró en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO) en la capital salvadoreña, los Cancilleres y representantes de El Salvador, Nicaragua, República Dominicana, Panamá, Guatemala, San Vicente y las Granadinas, Ecuador, Trinidad y Tobago, Guyana, Bolivia, San Kitts y Nevis, Jamaica, Honduras, Argentina, Haití, Colombia, Estados Unidos y Suriname se refirieron a los principales retos en materia de seguridad en sus países.

También en la sesión de referencia, el gobierno de la República de Honduras fue bienvenido por su regreso al seno de la Organización, y saludó al nuevo Presidente electo de la República de Perú y a la normalidad del proceso electoral que tuvo lugar en el país sudamericano.

En torno al tema, el Ministro de Relaciones Externas de El Salvador, Hugo Martínez, afirmó que el concepto de seguridad ciudadana debe sustentarse en al menos tres grandes pilares: la seguridad humana, “para fortalecer las instituciones democráticas y el Estado de Derecho”; la seguridad comunitaria, “para asegurar que las comunidades y sus miembros estén libres de la amenaza de la violencia promoviendo un enfoque multisectorial”; y una adecuada cohesión social “para fortalecer al tolerancia y el respeto a la diversidad en todas sus manifestaciones”.

El jefe de la diplomacia salvadoreña, que preside la XLI Asamblea General, aseguró que “los esfuerzos en materia de seguridad hemisférica desarrollados por la OEA han sido importantes en la medida en que han tratado las amenazas tradicionales y las nuevas amenazas y desafíos desde una perspectiva conjunta y mediante la cooperación mutua”.

También el representante Permanente de Nicaragua ante la OEA, Denis Moncada, se refirió a las prioridades que el gobierno de su país ha establecido con respecto a la seguridad ciudadana.

El problema de la pobreza, producto de una injusta redistribución de la riqueza, de la desigualdad de oportunidad, la exclusión social y el rol inadecuado del Estado contribuyen a propiciar la inseguridad ciudadana” sentenció.

Y Carlos Morales Troncoso, Canciller de la República Dominicana, destacó que su país participa en la Estrategia de Seguridad de Centroamérica y la Iniciativa por la Seguridad de la Cuenca del Caribe, entre otros esquemas regionales de cooperación en el área de seguridad ciudadana y de combate al crimen organizado transnacional; ha adoptado el concepto de seguridad ciudadana “como un derecho esencial y como un servicio público en beneficio de la población”; tiene en marcha su propio programa integral de seguridad democrática, “que fue declarado como prioridad nacional”; ejecuta un plan estratégico nacional sobre drogas, en línea con la estrategia antidrogas del hemisferio.

Asimismo, Panamá, a través de su Ministro de Relaciones Exteriores, Juan Carlos Varela, resumió las medidas que ha tomado su gobierno para garantizar la seguridad, entre ellas el emprendimiento de proyectos de desarrollo a nivel local, la protección de las fronteras, la cooperación regional y el establecimiento de un perímetro de seguridad alrededor del país para prevenir el trafico de drogas en el territorio nacional.

Para que el éxito de Panamá no se convierta en el fracaso de otro”

El Canciller panameño expresó que ”para que el éxito de Panamá no se convierta en el fracaso de otros, este perímetro de seguridad no puede limitarse a nuestro país, es por eso que creemos que la respuesta en materia de seguridad tiene que ser regional y para ello es esencial la cooperación internacional”.

Por su lado el Ministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, Haroldo Rodas Melgar, abogó por aplicar la perspectiva multilateral de la seguridad que fue establecida por medio de la Declaración sobre Seguridad en las Américas adoptada en 2003.

En tanto que la representante Permanente de San Vicente y las Granadinas ante la OEA, La Celia A. Prince, destacó que el Gobierno de su país reconoce completamente su responsabilidad de coordinar, asegurar y gestionar la seguridad del Estado y de todos aquellos que se encuentren dentro de sus fronteras, ciudadanos y visitantes, y que al trabajar hacia esta meta cuatro puntos son claros: la seguridad de la ciudadanía está en el seno de todas las iniciativas de seguridad del Estado; la responsabilidad general de la seguridad ciudadana está en manos del Estado; el Estado no puede alcanzar la seguridad ciudadana sin el apoyo de la ciudadanía; y el desarrollo y la seguridad están inextricablemente vinculados.

También la representante de Ecuador, María Isabel Salvador, afirmó que su país ha dado pasos para consolidar políticas de Estado sobre la seguridad ciudadana, como la creación en 2007 del Ministerio Coordinador de la Seguridad Interna y Externa, encargado de instrumentar una política de largo plazo en el tema. Dijo además, que su Plan Nacional de Desarrollo, está orientado a una Política del Buen Vivir, asegura una amplia participación ciudadana, y tiene entre sus principales objetivos la seguridad ciudadana.

Mientras por Trinidad y Tobago, Surujrattan Rambachan, destacó el tema del combate de la violencia contra las mujeres y la importancia que le otorga el gobierno de su país. “Tan apasionado está Trinidad y Tobago por el tema de las mujeres en las Américas que nuestro país será la sede del Coloquio Regional para Mujeres Líderes el 29 y 30 de junio de 2011 en Puerto España”.

Y Guyana fijo posición por medio de su Canciller, Carolyn Rodrigues-Birkett, quien afirmó que al enfrentar el problema de la violencia criminal, es necesario identificar los factores causantes, como los efectos del tráfico de drogas, la pobreza, el desempleo, la falta de educación y la alienación social.

También David Choquehuanca, canciller boliviano, quien resaltó que “para poder avanzar en esta materia hace falta la formulación de políticas que preserven la integridad y seguridad de las personas a fin de proteger el disfrute de todos sus derechos”.

Y el canciller de San Kitts y Nevis, Sam Condor, felicitó la iniciativa de asignar al tema de seguridad ciudadana y la importancia que ha recibido en el marco de la Asamblea. “Aplaudimos a la OEA por su compromiso en la lucha contra esta batalla con todas sus fuerzas, por reconocer el alcance de esta realidad, y por el establecimiento de protocolos para abordar la cuestión, como se establece en la Convención de Belem do Pará”, dijo.

En tanto que por Jamaica, Kenneth Baugh, Canciller, destacó el problema del tráfico ilegal de armas de fuego y su impacto en la sociedad jamaiquina, citando estadísticas que indican que el 75 por ciento de todos los homicidios que se cometen en ese país caribeño involucran el uso de un arma de fuego.

Honduras con voz ante la OEA

Honduras de nuevo tuvo voz y voto en la OEA, y en esta oportunidad su Canciller, Mario Miguel Canahuati, inició su intervención con un agradecimiento a los Estados Miembros por las manifestaciones de bienvenida tras su reciente readmisión a la OEA.

El Canciller Canahuati se refirió al “Plan Integral de Seguridad Humana” con que cuenta su país y recordó que “el Gobierno de Honduras ha asumido el compromiso de incrementar su gasto en seguridad fortaleciendo el presupuesto de las instituciones responsables, a pesar de la crisis económica y financiera internacional”.

Mientras Argentina, a través de Héctor Timerman, enfatizó la relación entre seguridad ciudadana y la defensa de los derechos humanos.

Esta concepción permite abordar la problemática de la criminalidad y la violencia y su impacto en la seguridad ciudadana mediante el fortalecimiento de la participación ciudadana democrática y políticas centradas en la protección de la persona humana”, aséguró. El Canciller Timerman explicó que “para lograr la efectividad de la política de seguridad interior debe asegurarse la participación ciudadana, la coordinación entre las distintas agencias, la profesionalización y modernización de equipamientos y la provisión de los recursos necesarios”.

También el canciller de Haití, Daniel Supplice, dijo que el Presidente haitiano Michel Martelly “ya ha movilizado las instituciones haitianas competentes con el objetivo entre otros de crear un sistema de seguridad moderno y democratico capaz de enfrentar la seguridad en toda su complejidad”.

Y por Colombia, su Canciller, María Ángela Holguín Cuéllar, habló del desafío que representa la seguridad ciudadana para la estabilidad y el bienestar de los pueblos, y explicó cómo su país ha logrado reducir la tasa de homicidios, secuestros y violencia generalizada por medio de políticas focalizadas, entre ellas la depuración y reestructuración de la Policía Nacional.

Así también Estados Unidos ha fijado posición sobre el tema con William J. Burns, el Subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de los Estados Unidos, quien ha señalado que los países de la región deben seguir colaborando en los temas de seguridad para fortalecer sus democracias.

En la medida en que trabajemos en solidaridad para fortalecer nuestras instituciones y enfrentar el crimen transnacional y construir comunidades resistentes, sabemos que nuestra causa común no compromete la soberanía, sino la protege. Es por ello por lo que debemos intensificar nuestros esfuerzos para fortalecer las bases de nuestras sociedades democráticas”, dijo.

Y Winston G. Lackin, de Surinam, destacó los problemas de seguridad que enfrenta la población de su país, como los crímenes violentos cometidos por la población joven, la violencia sexual, física y psicológica contra los niños y temas que influyen en la inseguridad, como la necesidad de crear nuevos empleos, proporcionar mejores viviendas y mejor educación, entre otras cosas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *