Con la Chusma

By on 10 julio, 2011

A propósito de la tan llamada modernización del sistema político electoral, surgida en El Salvador a partir de las elecciones del 15 de marzo del 2009, en que la derecha perdió el control total de importantes órganos del Estado, se han gastado toneladas de tinta, papel y kilovatios hora, para intentar convencernos de que la visión de democracia que tienen un grupo de expertos en derecho y otros en hacer billete, es la única correcta.

Tenemos derecho a leer y releer, así como a escuchar y debatir las diferentes opiniones, sin que por ello se ponga en riesgo la vida de nadie, una importante conquista de los Acuerdos de Paz, suscrita hace menos de 20 años, como producto de la larga lucha de nuestro pueblo contra las dictaduras, contra los fraudes electorales, y por la construcción de una sociedad democrática, con justicia y dignidad.

En la defensa de sus intereses, la derecha usa, como en el pasado, diferentes palabras y envoltorios, para justificar sus acciones. Algunas de ellas muy interesantes, como esa de la modernización, otras académicas como la llamada interpretación al Art. 85 de la Constitución, cuando en realidad la modificaron, siendo eso una atribución de otros órganos del Estado.

Hay otras palabras más claras, aunque no por ello mejores, como las del editorial de un periódico, cuando se refiere a la chusmocracia, para recordarle a los entusiastas de la modernización, los mojones históricos del tan pregonado proyecto: que ésta no alcance para la chusma!

Florinda Meza, en su afán de vivir la ilusión de ser doña, mandaba a su querubín a tratar como chusma al pequeño Chavo, con quien compartían el mesón. Una frase inocente de aquél programa de los años setenta. En el caso de dicho escrito, esa palabra dibuja no sólo el estado de ánimo de los dueños del país por lo que perdieron, sino que refleja el desprecio con que estos siempre han visto a las grandes mayorías del pueblo salvadoreño: como chusma, y además ignorantes; así lo dice el escrito.

Los diccionarios describen a la Chusma como un grupo de gente vulgar, sucia, inculta y despreciable.

En Centroamérica, se le llama chusma al pueblo pobre, oprimido y despojado, producto del saqueo que hicieron los cafetaleros en los siglos XIX y XX; a la chusma también se le llama turbas. Por ello, el escritor nicaragüense Ernesto Cardenal, las llamó divinas turbas, en respuesta al rancio discurso del dictador Anastasio Somoza, que buscaba aplastar las luchas populares.

En la cruzada contra el sistema político-electoral salvadoreño actual, ese que fue hecho en 1983, por la Constituyente de aquellos días, y en la cual no participó el FMLN, se apela al derecho de votar por candidatos sin partido o por unos o más de los propuestos por estos, como la máxima expresión de la democracia y de la modernización de esta; hasta ahí, no más.

Porque justamente cuando otros sectores de la sociedad, proponen modernizar a profundidad el mismo sistema para darle al pueblo –al soberano- el derecho no sólo a votar por caras y banderas, sino a decidir sobre temas trascendentales para la gente, a través de la consulta popular, el plebiscito, el referéndum, el revocatorio, etc. allí termina el estribillo y salta la liebre. Claro está, que estas propuestas de darle más poder a la gente, no vienen del grupo de iluminados ni de los tanques pensantes de FUSADES-ANEP-ARENA.

Los dueños del capital arremeten contra toda forma de participación directa de la gente, y pasan a la ofensa y al insulto, afirmando que la masa pobre -el pueblo- es ignorante y peligrosa, ya que pueden equivocarse al decidir sobre cosas que les afecten a ellos –a los dueños del pisto-.

Queda claro entonces, cuál es el sentido de todo esto, modernizar el sistema, para que la derecha recupere lo perdido, y todo vuelva a ser como antes del 15 de marzo de 2009.

El proceso de cambios que se abrió en El Salvador con la firma de los Acuerdos de Paz, y que se consolidó con la victoria electoral del FMLN, en el 2009, es el resultado de la lucha de todo el pueblo. Ese pueblo formado por millones de mujeres y hombres humildes, trabajadores, honrados, del campo y de la ciudad, y de los diversos estratos sociales, pero mayoritariamente pobres, despojados, excluidos, perseguidos y reprimidos durante décadas, esos a los que despectivamente la derecha les llama chusma.

Evocando a Cardenal: Divina Chusma. Por eso te tienen miedo!

Silvia Cartagena de Mármol

Militante del FMLN

El Salvador, julio 10 de 2011

2 Comments

  1. Maurcio

    11 julio, 2011 at 8:05 am

    el diario de hoy como siempre…. llamando chusma al pueblo

  2. Maurcio

    11 julio, 2011 at 8:05 am

    el diario de hoy como siempre…. llamando chusma al pueblo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *