Funes veta la ley para el control del tabaco por considerarla “inconveniente”

By on 19 julio, 2011

El Presidente Mauricio Funes, vetó el Decreto Legislativo No. 771 relativo a la Ley para el Control del Tabaco aprobado por la Asamblea Legislativa, por considerarla “inconveniente”, por considerar que existen otras formas para enfrentar las consecuencias negativas derivadas del consumo del tabaco, sin establecer una prohibición como la que establece la ley.

El mandatario envió el veto este lunes 18 de julio, hacia el Órgano Legislativo, en donde los legisladores tienen la posibilidad de superarlo mediante votación por mayoría calificada, es decir, con más de 56 votos.

Funes, también argumentó su veto en la afectación a industrias, porque “algunas prohibiciones contenidas en el proyecto resultan excesivas para el fin que se pretende alcanzar, el cual es evitar los efectos negativos del tabaco en los no fumadores y disminuir, dentro de lo posible, la incursión en el tabaquismo de otros sectores poblacionales”.

Considera que “prohibir tajantemente ciertas actividades empresariales no es proporcional a los fines perseguidos, por cuanto el Estado no debe intervenir en la esfera del individuo, al punto de coartar su libertad para actuar, cuando la afectación sólo está relacionada con su propio bienestar… y no perjudica bienes jurídicos”.

Además expresa que se hace necesario considerar los efectos que la normativa aprobada tendrá sobre las actividades empresariales afectadas; así como “la libertad individual se ve disminuida…, también se ve perjudicada la libertad económica de los agentes que participan en el mercado…, afectándose negativamente no sólo la industria tabacalera, sino a otros privados que desarrollan actividades conexas, tales como las agencias de publicidad”.

Otro de las inconveniencias planteados es la implementación total de la regulación porque, aun cuando se establezcan normas de adecuación, la ley es de implementación inmediata.

La experiencia internacional indica que la forma más eficiente y eficaz de poner en marcha estos marcos normativos es la implementación gradual y paulatina de las disposiciones”; además considera necesario tener en cuenta que “partimos de una situación en la que todas las actividades relacionadas con el tabaco son totalmente libres y se pretende de manera súbita llegar a otra en la que existe una prohibición casi absoluta de éstas”.

En este sentido, la Presidencia considera que “no resulta conveniente la regulación en los términos planteados, por cuanto la complejidad de que reviste todo el entramado humano, empresarial y estatal involucrado puede llevar a una puesta en funcionamiento defectuosa e irregular”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *