Un paseo por el Zoológico Nacional de El Salvador

By on 20 agosto, 2011

El Gavilán Gris cuida de su comida. (fotos de El Salvador Noticias)

Numerosas personas se dieron cita este sábado 20 de agosto a las instalaciones del parque Zoológico Nacional, para disfrutar de un fin de semana lleno de sano esparcimiento, aprovechando la compañía familiar.

Pese a las amenazas de la Tormenta Tropical Harvey que se desplazaba por la costa atlántica de Honduras hacia Belice, en San Salvador, una buena cantidad de salvadoreños acudieron al zoológico para mostrar a sus hijos, los diferentes tipos de mascotas que alberga esa instalaciones.

Los leones jóvenes tienen su vida aparte de sus padres.

Cerca del mediodía las lluvias estuvieron a punto de interrumpir el paseo, pero estas duraron poco tiempo y fueron de poca intensidad, hasta llegar a una tarde soleada y bonita, con un clima fresco y agradable.

La niñez pudo observar los cinco leones de origen africanos, que están distribuidos en dos espacios; en el primero están dos leones mayores, el señor león y la señora leona; mientras en el segundo recinto permanecen tres leones jóvenes, un macho acompañado de dos hembras.

En tanto que en el dominio acomodado ahora para los tigres, donde antes pernoctaban los leones, ahora se mantiene Cali en solitario, (según le llaman trabajadores del zoológico), dominando todo su interior. Pero para no estar muy ocupado porque duerme la siesta con mucha irregularidad, arriba de un inmenso árbol, y escasas veces puede verse caminando por su recinto.

Los monos araña, al contrario de los leones y el tigre que se muestran estáticos, juegan en los árboles de su isla, suben y bajan por las cuerdas que les han colocado, y otros que prefieren no utilizar esos recursos y bajan directamente por los árboles.

El travieso Mono Cara Blanca posa para la cámara.

Los monos se mantienen entretenidos y son una buena atracción de las familias, de niños y adultos, sobre todo cuando ejecutan sus malabarismos o incluso cuando se alimentan y hacen distintos gestos.

La lluvia que cayó sobre el zoológico poco impacto tuvo con los cocodrilos y los lagartos que estaban metidos en el agua. Tampoco hizo entrarse a sus cuevas a los Monos Cara Blanca, enjaulados, que hacían muecas y piruetas bajo una leve llovizna. Y uno de ellos -incluso- se dio el lujo de vomitar el aguacate que se había comido. Seguramente no le sentó nada bien en su estómago. Sin embargo, otro de sus compañeritos llegó y aprovechó aquella sustancia verde que había sido derramada.

Los coyotes aprovecharon el paso de una ambulancia para lanzar sus aullidos al viento.

Y más adelante, escondido y aislado, se encontraba el Tunco de Monte, peludo y negro, que se rascaba las pulgas que picaban su cuerpo.

En seguida se vinieron las cebras amorosas que se besaban y se mostraban cariñitos con sus cuellos. Y una le daba mordidas cariñosas en la pata a la otra que no mostraba tanto disgusto.

Luego llegó la Llama, la originaria sudamericana, la cual mira fijamente a la gente y camina en dirección a esta. Es sólo que se debe tener cuidado de no ser impactado con una escupitajo. Aunque ese animal suele lanzar sus escupidas solamente si es molestado.

En el recorrido, que cuesta un dólar por persona -y El Salvador Noticias ha pagado su entrada-, se puede encontrar el hipopótamo, que muchas veces está metido en el agua de su piscina, de donde solamente asuma parte de su cabeza y su nariz.

Y al frente del hipopótamo están las ovejas vecinas, con su olor imperdible, al igual que lo tiene el Jabalí de Labios Blancos.

Y ya en el erpetario las serpientes y culebras desde la más grande como la Boa Amarilla hasta de las más pequeñas como la venenosa Guardacaminos, y las boas nicaragüense enrolladas en buen número que a cualquiera le ponen los nervios de punta, cuando se retuercen entre ellas.

Después vienen las aves, el faisán dorado, el tucán y las bulliciosas guacamayas, loras, pasando por los Búhos de Cuernos que solamente observan tranquilos, con la mirada fija.

Por último están el Gavilán Gris y el Gran Gavilán Negro, que devoran con ganas su almuerzo: unos pollitos que han sido depositados en sus jaulas.

Sólo que se siente como que falta algo en el zoológico. Podría ser la elefanta Manyula, que en septiembre estará cumpliendo un año de fallecida.

Un buen paseo por el Zoológico cae bien, y la caminadita tiene sus beneficios para la salud. Es bonito. Asistamos y apoyemos lo nuestro. El Zoológico está abierto de miércoles a domingo.

7 Comments

  1. Rosmery Del Cid

    20 agosto, 2011 at 10:39 pm

    Esta muy bien cuidado! Les felicito..era mi paseo favorito de nin-a!

  2. Rosmery Del Cid

    20 agosto, 2011 at 10:39 pm

    Esta muy bien cuidado! Les felicito..era mi paseo favorito de nin-a!

  3. Ingrid Ramos

    20 agosto, 2011 at 11:22 pm

    Que bonito es el Zoologico …gracias por esas fotos exreaordinarias….Estoy muy lejos..pero al ver estas fotos ..me siento cerca de mi tierra bella!!!

  4. Ingrid Ramos

    20 agosto, 2011 at 11:22 pm

    Que bonito es el Zoologico …gracias por esas fotos exreaordinarias….Estoy muy lejos..pero al ver estas fotos ..me siento cerca de mi tierra bella!!!

  5. angel

    27 agosto, 2011 at 11:51 am

    BOY DE BICITA JAJA

  6. angel

    27 agosto, 2011 at 11:51 am

    BOY DE BICITA JAJA

  7. ora

    9 julio, 2013 at 10:01 pm

    muy mal el zoologica

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *