Periodista guatemalteca se siente amenazada, mientras la acusan de consumir droga

By on 1 noviembre, 2011

El 27 de octubre de 2011 Lucía Escobar, directora de la estación Radio Ati, acusó a la Comisión de Seguridad de Panajachel, en Sololá (sudoeste), por las amenazas que ha recibido desde que publicó una columna en el diario elPeriódico (http://www.elperiodico.com.gt/es/20111019/lacolumna/202450/). Informó la organización Reporteros Sin Fronteras.

En el artículo la periodista denunciaba la “limpieza social” llevada a cabo por esta milicia urbana creada en 2009, y que miembros de esta comisión eran responsables de la desaparición de un joven, ocurrida hace dos semanas. El 29 de octubre Lucía Escobar decidió dejar su domicilio para protegerse; mantiene en secreto el lugar donde se encuentra.

Reporteros sin Fronteras pide a las autoridades que garanticen la protección de la periodista y que investiguen de manera seria y eficaz a los autores de estas amenazas.

Frente a la incapacidad del Estado de mantener el orden en un contexto social y político gangrenado por la violencia y el crimen organizado, desde el final de la guerra civil, en 1996, aparecieron “juntas” y “comités” que se dedican a la “limpieza social” (acabar con los delincuentes).

En su columna, Lucía Escobar acusa a varios miembros influyentes de la comisión, así como al alcalde de Panajachel, Gerardo Higuero, de “representar y defender a ‘los encapuchados’” de la localidad, grupo de individuos que patrulla de noche las calles, con las caras tapadas, provistos de armas de todo tipo (bates de beisbol, pistolas de electroshock), para supuestamente velar por la seguridad de la ciudad. “Hasta hoy existen más de 30 denuncias contra ‘los encapuchados’ por distintos delitos, como abuso de autoridad, tortura y secuestro. Eso no queda ahí, ahora también hablamos de asesinato, limpieza social y ejecución extrajudicial”, puede leerse en su artículo.

El 27 de octubre la comisión respondió en directo a dichas acusaciones en el Canal 10 de la televisión local, que pertenece a Gerardo Higuero, durante la transmisión de una de sus reuniones. Los miembros de la comisión acusaron a Lucía Escobar de traficar drogas y de consumirlas. El Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) informó que la periodista también había recibido mensajes amenazantes (http://www.ipys.org/?q=alerta/941) en los que le advierten que acabará “en el fondo del lago” de Atitlán, haciendo alusión a la última frase de su columna: “Si la próxima en descansar en el fondo del lago más lindo del mundo con piedras amarradas al cuerpo soy yo, ya sabrán a quién culpar”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *