Periodistas Bajo Fuego, Estado de Sitio, “micrófonos abiertos” y desaparecidos

By on 24 noviembre, 2011

Carlos Domínguez, es periodista salvadoreño.

En estos días se ha conmemorado el desarrollo de la llamada Ofensiva Hasta el Tope, impulsada por la entonces  guerrilla del FMLN  el 11 de  noviembre de 1989.

Por vez primera algunas  zonas de la capital conocieron la intensidad de la guerra iniciada y sufrida cotidianamente desde 1981 en el resto del país, y se dio paso a  agresiones directas  al trabajo de los periodistas y automáticamente contra la población en general.

Así  hubo muchas acciones  que afectaron la libertad de expresión en el marco del Estado de Sitio imperante un día después de iniciados los combates.

Consta que durante las primeras horas,  no hubo problemas en la cobertura que daban las estaciones de  radio. Así, los periodistas y ciudadanos llamaban por teléfono, avisaban a sus familiares sobre su estado e  informaban en tiempo  real de  las zonas donde habían enfrentamientos.

Pero hubo giros radicales. ” Aproximadamente  hacia las once de la noche, todas las emisoras recibieron la orden de conectarse a una cadena nacional, que no era que Radio Cuscatlán, la emisora de la Fuerza Armada salvadoreña…  la programación cambió radicalmente y se cortó la información directa sobre los combates.”

Organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos consignaron otros casos violatorios a la libertad de expresión.

Entre estos destaca que Noticiero Al Día , de canal 12,  no resistió el control impuesto por el Estado. El Diario Latino debió  colocar la imagen de “censurada”  sobre fotografías, como forma de evidenciar la gravedad de la situación.

Recordando esos días, un colega de otro periódico comenta que el censor impuesto por el ejército ordenaba que el pie de foto de una imagen aseguraba que las imágenes captadas mostraban a  guerrilleros muertos, cuando en realidad eran soldados…

El luto llegó a la prensa con el asesinato de los fotoperiodistas Eloy Guevara Páiz  , quien murió el 1 de diciembre de 1989 y David Blundy, el 17 de noviembre.

Hubo otras agresiones como la captura temporal de al menos 10 periodistas debidamente acreditados, y la del camarógrafo español Andrés Cabañas Díaz cuando intentaba entrevistar a lisiados de guerra dentro de la iglesia El Calvario, donde se habían refugiado desde el 7 de noviembre de 1989.

La Sociedad Interamericana de Prensa registra  entre otros incidente de esos días la desaparición de Elibardo Quijano, José Caballos, Aníbal Dubón, Óscar Hererra y Alfredo Melgar, del equipo de video del Centro Nacional de Información, luego de que el local fuera incendiado por guerrilleros.

Momentos difíciles que marcaron el trabajo de la prensa y de los periodistas.  Un escenario que no tiene nada que ver con la espectacularidad que la cinematografía  suele darle a la cobertura de la guerra.

NOTA: Carlos Domínguez, es Periodista salvadoreño con experiencia en  medio impreso, radio y televisión. Graduado de Periodismo y estudiante activo de Ciencias Jurídicas.

Ejerce la docencia y ha sido becario en la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la OEA. Además, ha cursado diplomados en seguridad nacional, defensa nacional, política fiscal, migraciones, comunicación para el desarrollo, monitoreo de procesos electorales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *