Encuesta UCA revela pesimismo de población por tema económico y crimen

By on 15 diciembre, 2011

La opinión pública salvadoreña al cierre del año 2011, presenta una actitud de pesimismo respecto al estado de la economía nacional y una elevada preocupación por la delincuencia, según revela la última encuesta del Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP), de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA).

El sondeo, realizado entre el 20 y 26 de noviembre, con el propósito de conocer las percepciones ciudadanas sobre la situación general del país, los acontecimientos más relevantes en 2011, con una muestra nacional de 1,263 entrevistas a personas adultas, y con un error muestral de más o menos 2.8 por ciento.

Un poco más del 65 por ciento de la población señala como principal problema nacional a la delincuencia y el crimen, mientras que el 30.1 por ciento considera temas como la economía, el desempleo y el alto costo de la vida, como su principal fuente de preocupación.

Aunque la delincuencia figura como el más importante problema nacional desde el 2010, la preocupación por la misma se ha agudizado en el año que finaliza al grado de alcanzar las proporciones más altas de la última década.

La encuesta muestra que cerca del 60 por ciento de la población piensa que la pobreza aumentó durante 2011, un 35.3 considera que siguió igual, mientras que solo el 5.4 por ciento cree que disminuyó.

En la misma línea, la mitad de la población (50.3 por ciento) considera que la economía nacional empeoró, el 41.5 por ciento que siguió igual y solo el 8.2 por ciento que mejoró durante el año que finaliza. En lo relativo a la economía familiar, el 54.3 por ciento de la gente declaró que se mantiene igual, es decir, no ha mejorado ni empeorado durante 2011, el 35.3 por ciento piensa que empeoró y el 10.4 por ciento cree que mejoró.

Prevalece además entre un importante segmento de la población la percepción de que el costo de la vida aumentó mucho durante el 2011. El 67.4 por ciento de la gente opina de esta manera, mientras que el 14.3 por ciento cree que aumentó en algo, el 14.0 por ciento piensa que poco y el 4.3 por ciento dijo que el costo de la vida no aumentó este año.

Las principales razones a las que se atribuye el incremento en el costo de la vida son la dolarización (21.6 por ciento), el desempleo (20.2 por ciento), la pérdida de cosechas por las lluvias (19.9 por ciento), la crisis económica mundial (17.6 por ciento), y la falta de control de precios por el gobierno (13.9 por ciento), entre las más importantes.

En cuanto a las perspectivas económicas del país para 2012, el 38.7 por ciento dijo que va a estar igual, un porcentaje similar cree que la economía estará peor (38.0 por ciento), mientras que el 17.5 por ciento anticipa una mejora en este ámbito. A su vez, la población señala un pobre desempeño gubernamental en esta área.

Consultados sobre la situación económica con el actual gobierno, cerca de la mitad de la población declara que está empeorando (48.9 por ciento), una tercera parte (27.8 por ciento) opina que sigue igual, en tanto que un poco más de un quinta parte (22.2 por ciento) piensa que la economía está mejorando con el gobierno de Funes.

Crimen e inseguridad

Al pesimismo sobre la situación económica, se suma la elevada preocupación de los ciudadanos y ciudadanas por el aumento de la criminalidad. Al ser consultados sobre la delincuencia en 2011, el 76.4 por ciento piensa que aumentó, el 18.3 por ciento opina que siguió igual, mientras que sólo el 5.3 por ciento de los ciudadanos considera que el crimen disminuyó en 2011.

Esta opinión sobre el aumento de la delincuencia, representa la más alta reportada por las encuestas de opinión de la última década. También existe la percepción entre un importante segmento de la población que la criminalidad organizada está ganando terreno en el país. El 43.7 por ciento piensa que la presencia del narcotráfico ha aumentado en comparación con al año pasado, el 35.9 por ciento opina que siguió igual, mientras que el 11.8 por ciento considera que disminuyó. El 8.6 por ciento no respondió a la pregunta.

A su vez, el 22.8 por ciento aseguró haber sido víctima directa de un delito en el transcurso del último año, lo que revela un aumento respecto al año anterior (19.8 por ciento). Asimismo, se advierten cada vez más opiniones desfavorables sobre los planes gubernamentales.

Al ser consultados sobre qué tanto el plan de seguridad del gobierno está dando resultados, el 58.3 por ciento de la gente, asegura que poco o nada, mientras que el 41.6 por ciento considera que los planes han rendido algo o mucho. Sin embargo y aún con todo, la población adelanta mejoras en el área de seguridad para el próximo año.

Al respecto, el 37.1 por ciento piensa que la seguridad mejorará, el 36.5 por ciento cree que la seguridad estará igual que este año, mientras que el 20.3 por ciento cree que empeorará en 2012. El 6.1 por ciento no adelantó opinión al respecto.

La evaluación general del país

Además de opinar sobre el estado de la economía y de la seguridad en el país, la población evaluó la situación general del país, en comparación con el año recién pasado.

Los datos revelan que el 41.0 por ciento considera que el país está peor, el 38.9 por ciento que está exactamente igual que el año pasado, mientras que el 20.1 por ciento piensa que el país se encuentra mejor en 2011. Una comparación de estos datos con las opiniones expresadas al cierre de 2010, revela que la proporción de personas que hace un balance desfavorable de la situación del país ha crecido respecto a hace un año.

Un dato que evidencia el malestar de la población respecto a la situación actual del país, es la elevada proporción de ciudadanos y ciudadanas que opinan que el país debe cambiar de rumbo. Al respecto, el 71.8 por ciento de la gente piensa que el país necesita un cambio, frente a un 20.4 por ciento que considera que el país va por buen camino. El 6.8 por ciento de los consultados y consultadas consideran que el país va bien, pero necesita cambiar más, mientras que el 1.0 por ciento no respondió a la pregunta.

Confianza en las instituciones y en algunos actores nacionales en 2011

Como es habitual, la encuesta de la UCA indagó sobre el grado de confianza que la población tiene en diversas instituciones y actores relevantes de la vida nacional.

Los resultados confirman que la Iglesia Católica sigue siendo la institución en la que más confían los salvadoreños y salvadoreñas. Le siguen las Iglesias evangélicas y la Fuerza Armada.

En un segundo grupo de instituciones con niveles intermedios de confianza se encuentran los medios de comunicación, las alcaldías, el gobierno central, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos y la Policía Nacional Civil.

Un tercer grupo con niveles de baja confianza ciudadana lo integran la Procuraduría General, el Tribunal Supremo Electoral, la Fiscalía General de la República y los empresarios.

Finalmente, en los últimos lugares de la confianza pública figuran la Corte Suprema de Justicia, la Asamblea Legislativa y los partidos políticos. Un contraste con los resultados de la encuesta de evaluación del 2010, revela que todas las entidades por las que se consultó han visto reducidos sus niveles de confianza ciudadana, en particular, el gobierno central y la Fuerza Armada, que en años anteriores se caracterizaron por un mayor crecimiento en sus niveles de credibilidad ciudadana.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *