“Pido a Dios que nos conceda la sabiduría, de promover la reconciliación verdadera”

By on 14 enero, 2012

Iniciamos hoy, un nuevo mandato presidencial, con mucho problemas y con desafíos enormes para toda la sociedad pero con muy buenos auspicios, el voto ciudadano que nos eligió y por el cual reitero nuevamente mis agradecimientos por esa confianza, representa un claro respaldo de la gente para este gobierno que hoy comienza, pero no solo eso como lo hemos repetido plenamente representa también una enorme responsabilidad por el cambio que prometimos y por el cual yo les di mi palabra.

Ante Dios y con la Constitución Política de la República en la mano, hoy comenzamos a cumplir esa palabra y ese compromiso con los cambios necesarios e impostergables que necesita nuestro país aún antes de asumir el cambio, hace pocas semanas lo hicimos con decisiones sustantivas en la aprobación del presupuesto de este año, para incrementar los recursos que deben ir a propiciar esos cambios y a sustentar los temas fundamentales, a los que nos hemos comprometido la verdadera paz, la justicia ágil y eficaz, y la seguridad integral que todos ansiamos.

El desarrollo social y el desarrollo integral para los que verdaderamente más lo necesitan y el desarrollo económico para todos, al cual nos comprometimos y todo ello por un esfuerzo general de transparencia y desempeño por resultados concretos para rescatar las instituciones públicas del desorden y la corrupción que las tiene infectadas.

Con un esfuerzo fiscal-integral que ordene y fortalezca las finanzas públicas y al que todo contribuyamos de forma equitativa y con un esfuerzo nacional para mejorar los servicios del Estado, también con orden y transparencia que todos los guatemaltecos queremos.

En todo ello, les repito, durante la campaña les di mi palabra y voy a cumplir con mi palabra; pero quiero destacar aquí un sentimiento generalizado que hemos recogido de forma abundante desde que fuimos electos, el sentimiento amplio entusiasta de las grandes expectativas que la gente tiene sobre los cambios que todos deseamos, nosotros hemos insistido una y otra vez, en el cambio como herramienta para la construcción de una nueva realidad social, hablamos de un cambio profundo estructural y no de un cambio cosmético, la población guatemalteca demanda ese cambio y hoy, se respira un aire de esperanza, de ilusión que hace posible pensar que podemos unir a todos los sectores de la población para luchar por la transformación de nuestra sociedad.

Quiero compartirlo con sencillez y sin ninguna presunción por lo que tiene de valioso y de esperanzador, hemos recibido en muchos lugares y de gente de muy diversos orígenes y condiciones este sentimiento potente de esperanza genuina en el futuro pero no solo nos están diciendo que quieren que le vaya a nuestro gobierno no solo nos están comunicando las expectativas que siempre surgen cuando arranca un nuevo gobierno, la gente y eso, es importante quiere participar, la gente quiere que Guatemala cambie y está dispuesta a poner la cuota que les toque no solo nos desean éxito, si no nos dicen qué podemos hacer , cómo podemos contribuir, yo les recuerdo los países que han cambiado es cuando la mayoría de la población ha dicho que quiere ser parte del cambio como hoy lo estamos sintiendo en Guatemala.

Por eso les decía, el cambio ya comenzó, esto es lo más valioso y lo más honroso para mi gobierno que hoy arranca, pero también dimensionó el tamaño y el alcance de la responsabilidad que nos están confiando, igualmente, dimensiona la enorme oportunidad ciudadana que todos tenemos la responsabilidad de asumir porque el gobierno no puede solo, sin la colaboración decidida, disciplinada y constante de toda la ciudadanía el país no saldrá adelante, con mucha sencillez pero con humildad pero también con mucho entusiasmo, gratitud les quiero reiterar que todo mi equipo pondremos nuestro mejor empeño para conducir propiciar este esfuerzo nacional del cambio para que podamos mejorar entre todos las oportunidades y las condiciones de vida para nuestra Guatemala.

Quisiera igualmente con sencillez y con humildad recordar que este esfuerzo del cambio está inscrito en una dimensión superior y más profunda de un cambio de épocas a nivel mundial, de un cambio civilizatorio nuestros antepasados los Mayas en épocas remotas estudiaron el tiempo, el movimiento de los astros, las matemáticas, llegaron a desarrollar un calendario más exacto aún del que hoy estamos usando, supieron predecir eclipses, el paso de cometas y otros fenómenos astronómicos, para apoyar la agricultura y la alimentación de sus comunidades.

Y llegaron a establecer ciclos de cuentas muy largas, de 500 mil 125 años, los grandes períodos que llamaron Baktun, uno de ellos, está por terminar en apenas 11 meses, y está comenzando uno nuevo y más de la mitad de nuestra población es heredera directa de esa visión de cambios fundamentales en el inicio de una nueva era, de hecho no hay acontecimiento más significativo en las comunidades indígenas de toda Mesoamérica, que el arribo del nuevo Baktun, queremos inscribirnos plenamente en este cambio de épocas, en este año 2012, marca el inicio de una nueva era de paz, de prosperidad y de esperanza para Guatemala cuna de civilización Maya.

Sin embargo, no puedo dejar de expresar que hoy recibimos un país en crisis, me atrevo a aseverar que se trata de una nación muy cerca de un quiebre económico y moral, quiebra económica puesto que hoy, el nivel de endeudamiento es el más alto de nuestra historia, encontramos una infraestructura abandonada destruida y una deuda flotante sin precedentes, que no pudo definirse con exactitud por los estudios preliminares ni siquiera en los dos meses de transición, esto debido al desorden administrativo, financiero y al manejo de programas dirigidos al interior pero que se tradujeron en un manejo clientelar y populista, en lugar de llegar a romper el círculo de la pobreza .

El déficit en la salud, en la educación y en la desnutrición ha alcanzado grandes límites es urgente unir nuestros esfuerzos para dirigir el rumbo con energía y con liderazgo y les hablo de una quiebra moral, porque los valores tradicionales guatemaltecos casi se han perdido el concepto de respeto a la autoridad, la justicia y el imperio de la ley han sido sustituidos por una cultura de corrupción e impunidad, una corrupción que se ha sistematizado, que se ha generalizado y por eso es gran deber de nosotros rescatar el rol fundamental de la familia como piedra angular de la sociedades para crear mejores hombres y mujeres comprometidos con el desarrollo de la población, tal y como lo expresa la Constitución Política de la República, hoy más que nunca necesitamos de la restitución de nuestros valores morales como la honradez, el respeto, reconocimiento positivo de nuestra diversidad, la plena inclusión de nuestros pueblos indígenas el trabajo arduo y la libertad.

Si en los últimos años nos sentimos como un barco a la deriva por falta de liderazgo, hoy vengo a reiterar delante de ustedes junto con mi equipo que hemos conformado nuestro compromiso para proveer a la ciudadanía de ese liderazgo que implica dar la cara tomar decisiones y con patriotismo y con fe asumir nuestras responsabilidades y eso sí para todo mi equipo también les voy a exigir que seamos los primeros en dar el ejemplo de honestidad de trabajo y de compromiso para servir a los guatemaltecos, haremos cualquier sacrificio que sea necesario para dejar atrás el pasado y avanzar hacia un futuro presidente que nos haga sentir orgullosos de ser guatemaltecos no solo porque nacimos aquí, sino porque Guatemala es un país que nos permita vivir con dignidad como nos lo merecemos los guatemaltecos.

Estoy plenamente consciente de los sufrimientos que nuestra sociedad ha vivido, no solo por sus carencias y desigualdades sino sobre todo por un conflicto armado interno de más de 36 años, me tocó vivir la guerra como vivió toda mi generación, me tocó sufrir como sufrió toda mi generación.

y hoy después de 15 años de haber firmado la paz estamos conscientes que muchas de las causas que dieron origen al conflicto aún están presentes y aunque se han logrado avances significativos, sin duda, pero en estos 15 años, se ha traicionado el espíritu y parte de los objetivos estratégicos de cambio, de estos acuerdos, incluso, algunos que nunca combatieron ni vivieron el conflicto parecieran estar empeñados en no permitirlos superar, antes al contrario, parecieran estar viviendo de ello y siguen contando conciertos en ciertos casos, con algunos apoyos internacionales.

Le pido a Dios que nos conceda la sabiduría, de promover con ahincó la reconciliación verdadera, que nos de las fuerzas para atender los rezagos y las injusticias, reparar el tejido social y los medios para invertir en lo más valioso que tiene Guatemala, que somos los guatemaltecos.

Tuve el honor de representar al ejército de Guatemala en la negociación de los Acuerdos de Paz y ser signatario de los mismos, el cambio del que habló hoy, implica recuperar las transformaciones fundamentales planteadas en dichos acuerdos, no debemos olvidar el pasado pero sí superarlo, ser capaces de asumirlo colectivamente como sociedad, ser capaces de perdonarnos realmente entre todos y ser capaces de ver hacía adelante para construir una sociedad y una cultura de paz, con pleno respeto a los derechos humanos, sueño con que la mía, sea la última generación de la guerra y la primera generación de la paz en Guatemala.

Hoy, el inicio de un nuevo gobierno, es una oportunidad única para tomar la decisión de abandonar la confrontación y unirnos por un proceso de reconciliación nacional que nos permita seguir construyendo una  nación, donde sea prioritario el respeto a los derechos de cada uno de nosotros, así como el respeto que también nos debemos entre nosotros, quiero presentar hoy, un reto a la sociedad guatemalteca para que todos abandonemos los prejuicios y los odios y de cara al futuro, nos esforcemos con un cambio de actitud, Guatemala es un país  maravilloso y su pueblo, es un pueblo noble, podemos construir juntos una gran nación segura, prospera, una nación digna del siglo XXI, donde las carencias sean reemplazadas por oportunidades y con atención al medio ambiente, sepamos aprovechar nuestros recursos naturales y mostrarnos al mundo como lo que somos. Un país, con vocación al turismo cultural, el turismo ecológico, un pueblo que sabe dar la bienvenida a todos aquellos que quieran visitarnos.

Nuestra visión del cambio, está sustentado sobre el concepto del Estado de Derecho, nuestra prioridad consiste en el fortalecimiento institucional y el respeto a la ley que está por sobretodos nosotros, todos los guatemaltecos compartimos los mismos derechos y las mismas obligaciones, nadie está por encima de la ley y es la obligación del Estado, respetar y defender los derechos de todos y todas los guatemaltecas, los elementos fundamentales de nuestra propuesta son los tres grandes pactos de acuerdos nacionales, primero: el Pacto por la Paz, la Seguridad y la Justicia con el propósito de generar conciencia en todos los sectores de la sociedad, respeto a los origines de la criminalidad y del compromiso que debimos de asumir todos para prevenir el delito, defendernos de los criminales y fomentar nuevos ámbitos de convivencia pacífica, porque esto y para esto, se hará una amplia convocatoria multisectorial para tener una mesa permanente de discusión e implementación de acciones, ampliamente legitimada.

Esto permitirá no solo rescatar la institucionalidad a través del fortalecimiento del Sistema Nacional de Seguridad sino también, incorporar sugerencias y aportaciones prácticas de administraciones de riesgo, la ejecución de los planes, de seguridad ciudadana, fronteriza y fortalecimiento del Sistema Nacional de Seguridad y Justicia, son prioridad en ese sentido.

Esto incluye, la conformación de cinco fuerzas de tarea interinstitucionales integradas por la Policía Nacional Civil, el Ejército de Guatemala, Inteligencia Civil, Inteligencia Militar y solicitar el apoyo del Ministerio Público y el acompañamiento permanente de la Procuraduría de los Derechos Humanos, para garantizar los derechos fundamentales y el debido proceso.

Este es un ejemplo, de un esfuerzo amplio multidisciplinario para enfrentar con la ley en la mano, todos los crímenes de mayor impacto social que hoy están castigando al pueblo de Guatemala y que son unas de las principales ejes, de mi campaña y que estoy dispuesto a hacer cualquier sacrificio para defender la vida, de todos los guatemaltecos y guatemaltecas.

Pero también, reiterarles mis compromisos de campaña y convertir esos compromisos hoy, en compromisos de Estado, la prioridad sigue siendo la seguridad de todos los guatemaltecos, pero deseo ampliarles el término al ámbito de seguridad integral que comprenda los aspectos de seguridad pública, seguridad ciudadana, seguridad comunitaria, pero en un todo integrado con la seguridad alimentaria y nutricional que responda a las necesidades de todos los guatemaltecos, en ese sentido el derecho a la vida como parte de los derechos humanos fundamentales, serán una prioridad porque en Guatemala, igual se mueren víctimas de la violencia homicida como por hambre, miseria y desnutrición, que hay tres tiempos de comida garantizados en la Guatemala Profunda pero también, que podamos ver pronto el día que todas las familias puedan caminar por las calles sin temor a los robos, a los asaltos, a las extorsiones o a la violencia en contra de las mujeres.

Tenemos que actuar también en las políticas de acciones que deben implementarse para la protección de las personas y sus bienes a través de la prevención de desastres naturales, en especial, debido al calentamiento global cada año, se evidencian más las vulnerabilidades que la región presenta debido al mencionado fenómeno, lo que nos obliga a modificar puentes, carreteras y encontrar nueva solución para estos nuevos desafíos, las reformas integrales de la seguridad y la justicia han sido… por mi persona desde el propio presupuesto que logramos que se aprobará, que incluye recursos adicionales para la Corte Suprema de Justicia, para el Ministerio Publico, para el fortalecimiento de un nuevo modelo de investigación criminal, la implementación de la nueva escuela de oficiales de la Policía Nacional Civil, la reforma policial y dos nuevas brigadas del Ejército, para la defensa de la soberanía nacional.

El gran segundo acuerdo que buscamos, es el acuerdo que hemos denominado el pacto contra el hambre, Hambre Cero es nuestra convicción que la pobreza  y la desnutrición son consecuencia de un área rural sin desarrollo.

El impulso a la economía campesina y el eje que hemos denominado desarrollo rural integral, así como el de inclusión social, se enfoca en ampliar las oportunidades de la niñez y juventud, para que puedan desarrollar y encontrar opciones productivas que les permitan tener una vida mejor.

El propósito es convertirlos en actores de su propio desarrollo y que no dependan solamente del Estado para salir adelante, el desarrollo integral de Guatemala, es el desarrollo rural de nuestro país, por su población, por su historia y su cultura.

Por su riqueza biogenética, por la variedad de climas y micro climas que poseen en nuestro país, por la inmensa calidad productiva que tiene el potencial para mejorar la calidad de vida de toda la población.

Reconozco que existen familias que necesitan un apoyo mayor del gobierno para vivir con dignidad, por ello, apoyo intervenciones como las transferencias monetarias condicionadas, pero en un marco de institucionalidad y transparencia y que no se aprovechen para fines políticos.

Que propicie el logro de objetivos concretos, la asignación transparente de recursos, la participación ciudadana y la rendición de cuentas  y es por ello, que nuestra propuesta fue desde el inicio la creación del Ministerio de Desarrollo Social como el ente rector de los esfuerzos en la lucha contra la pobreza y de esta forma podremos pedir resultados al equipo que formamos, en consecuencia al momento de ser electos y ya antes incluso, esta presentada en el Congreso de la República, la iniciativa de ley.

Asimismo, la estrategia de Hambre Cero pretende enfrentar de manera decida el flagelo de la desnutrición crónica dentro del amplio concepto de la seguridad alimentaria nutricional, todos los esfuerzos se articularán mediante del gran pacto nacional contra el hambre, el cual hago un llamado para que toda la sociedad guatemalteca se una, en esta batalla frontal contra la desnutrición crónica infantil que la vamos a reducir en los próximos cuatro años.

Estamos también absolutamente comprometidos con el medio ambiente y la riqueza natural guatemalteca, Guatemala cumplirá su parte por la lucha por la preservación de la biodiversidad y logrará sus compromisos internacionales en materia ecológica.

El tercero y gran pacto es por el desarrollo económico y ordenamiento fiscal, soy fiel creyente que solo a través de la empresarialidad se produce riqueza, por eso proveemos un plan de respeto y garantía de los derechos económicos de las personas naturales y jurídicas en nuestro país.

Es por ello, que impulsaremos la implementación del trianguló para promover el empleo en el área rural, en el cual con los fondos necesarios aprobados en el presupuesto nacional, así como otros programas que promuevan la asociatividad y la diversificación de los cultivos para los mercados locales y la exportación, promoviendo la búsqueda de alianzas con organizaciones productivas de desarrollo.

Estamos comprometidos con el crecimiento económico y por ende, con la atracción de inversiones y la generación de empleos seguros para los guatemaltecos, razón por la cual quiero reiterarles la relevancia que le daremos a la agenda nacional de competitividad y sus cuatro motores de desarrollo: exportación, turismo, energía y logística, así como ser promotores y facilitadores de la inversión para que nuestra economía crezca. Debemos ofrecer certeza y seguridad jurídica, no importa si se trata de una inversión de un pequeño o de un gran empresario sea este nacional o sea un empresario extranjero.

Le he dado especial prioridad a la pronta suscripción de un verdadero acuerdo de estado que retome el pacto fiscal, y que permita abordar de una manera integral y eficaz los desafíos que hoy presenta el financiamiento del Estado, que facilite la administración tributaria y que mejore la asignación del gasto, pero sobre todo que garantice la transparencia en su ejecución.

Dejamos claro una vez más, ante todos los guatemaltecos nuestro compromiso con la austeridad, la transparencia, para ello, es prioritaria la implementación del gobierno electrónico, algo en lo cual la vicepresidenta, Roxana Baldetti, ha estado trabajando con mucha fuerza y se hará cargo de velar por la transparencia y por una auditoria social interna.

Para la modernización de la administración pública es necesario el reordenamiento y el fortalecimiento de las finanzas públicas, la reestructuración del servicio civil, del funcionariado, así como asegurar la transparencia y calidad de gasto y creación de los instrumentos para una efectiva rendición de cuenta de todos los funcionarios públicos.

Nuestro propósito es adoptar un nuevo modelo de gestión en el gobierno y este será el modelo de gestión por resultados, los guatemaltecos ya no queremos más discursos, queremos que los funcionarios que hemos elegido nos den resultados y ese va hacer nuestro compromiso, trabajar muy fuerte para darles resultados porque van a ser estos resultados, los que nos van a permitir el desarrollo de la confianza de los guatemaltecos en su gobierno, y por supuesto la confianza de los inversionistas en nuestro país.

Deseo hacer explicito nuestro compromiso con la formación del capital humano como eje fundamental del desarrollo de una educación por lo que daremos prioridad especial a la educación como clave de nuestro futuro. No podemos perder de vista que nuestro activo más importante son los niños y los jóvenes guatemaltecos por los cuales vamos a trabajar con mucha fuerza.

Respecto a la política exterior, nuestra prioridad es y será siempre la contribución a los ideales a la democracia, justicia y paz, dentro un marco absoluto del respeto al derecho internacional.

Guatemala ejercerá su función en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con responsabilidad y se mostrará en el concierto de las naciones como un socio constructivo.

Queremos enviar un especial saludo a nuestros compatriotas en el exterior, 1 millón 400 mil conciudadanos han emigrado en búsqueda de un trabajo y hoy, sus remesas familiares constituyen el mayor ingreso del país, promoveremos con toda energía y dedicación aquellas medidas que puedan beneficiales.

Queremos decirles a todos los guatemaltecos de manera muy clara, que con este Gobierno van a contar con todo nuestro apoyo para que se respeten sus derechos.

A la Comunidad Internacional quiero hacerle patente nuestro agradecimiento por su solidaridad con Guatemala, en la busca de voto para ocupar un asiento el Consejo de Seguridad así como nuestro agradecimiento a los países cooperantes, estamos seguros que una cooperación ordenada, alineada a los objetivos estratégicos del estado como se convino en Paris, lograra mejores resultados para todas las partes.

El pueblo guatemalteco nos eligió por medio del voto democrático, secreto y sin restricciones, deseamos también agradecer a la Comunidad Internacional el respeto a esa voluntad ciudadana expresada libremente en las urnas y el respaldo a la visión de futuro que el país, esta articulando que obedece a las legítimas aspiraciones de un desarrollo equitativo para todos los guatemaltecos.

He dejado por último dos temas que agobian a nuestros pueblos, el de la narcoactividad y la trata de personas, fenómenos transnacionales en los que lamentablemente Guatemala se ve involucrada por la razón específica de su localización geográfica.

Los problemas de producción, consumo  tráfico e inversión con toda la cauda de violencia que impacta en los aspectos en los ámbitos político, económico y social, representa un campo de batalla complejo en el cual no podemos y no queremos estar solos.

Apelo hoy, a nuestros socios internacionales para que afrontemos este flagelo desafío de seguridad regional de seguridad cooperativa México, Guatemala, Centroamérica, Colombia y especialmente, Estados Unidos deben librar esta lucha con un grado mayor  corresponsabilidad en la prevención y en el combate al narcotráfico “Nosotros estamos dispuestas afrontar nuestra responsabilidad”

Respecto a la trata de personas, Guatemala se compromete a luchar con vehemencia para erradicar ese tráfico humano, nuestro compromiso con el Estado de Derecho en todas sus expresiones nos conducirá a buscar la ratificación del Estatuto de Roma, para pasar a formar parte de la Corte Penal Internacional, una muestra de nuestro deseo de transitar a un futuro donde impere la ley y el respeto por todos los derechos humanos de todos los pueblos y de todas la naciones.

En este primer mes del año 2012, hemos tomado por primera vez, un puesto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, hoy damos inicio a un nuevo Gobierno y el 21 de diciembre próximo, iniciara un nuevo ciclo de 500 mil 125 años, una coincidencia de eventos significativos que nos alientan a creer por grandes cambios por nuestra sociedad.

Hoy se nos presenta la posibilidad única de un nuevo inicio, tenemos en nuestras manos la oportunidad de construir un futuro diferente, un futuro de oportunidades para todas las guatemaltecas y todos los guatemaltecos.

Compatriotas y amigos y colegas presidentes que hoy nos visitan. Guatemala no solo es la suma de sus problemas, es mucho mas comenzando por su gente y los avances que juntos hemos logrado, Guatemala es un gran país lleno de gente generosa creativa y de empuje, nuestras diferencias culturales y lingüísticas no son un pretexto de división nacional, más bien son la mayor expresión de una riqueza vigorosa que debemos aprovechar.

Nuestra naturaleza prodigiosa y nuestra riqueza biológica es algo que debemos proteger y sobre la que debemos construir con responsabilidad creativa y con todas las salvas guardas necesarias para cuidar ese portentoso patrimonio.

Guatemala necesita hoy, del esfuerzo de todos sus hijos, ha llegado el momento de cumplirle a la patria, enfrentemos juntos los rezagos, enfrentemos juntos los retos de nuestro desarrollo, enfrentemos juntos los actos de corrupción como Gobierno.

Necesitamos de una población que denuncie pero también  una población que no corrompa, compatriotas munchos de ustedes nos han dicho “Cuente conmigo”, yo también quiero participar y poner mi mejor empeño yo también quiero aportar.

A todos esos guatemaltecos y guatemaltecos yo les digo: “Yo quiero contar con  ustedes porque ustedes cuentan conmigo y con todo mi equipo”.

Ustedes me conocen hoy les dejo mi compromiso personal, mi compromiso es luchar por una Guatemala segura, prospera e incluyente. Luchar por el desarrollo rural y el desarrollo social, mi compromiso es cambiar el modelo de administración clientelar y corrupto que ha existido por un modelo de gestión por resultados.

Mi compromiso es respetar y hacer que se respete la ley para recuperar la autoridad moral del Gobierno necesitamos un cambio de actitud, desde un pensamiento positivo dependerá de nosotros que este año este cargado de energía optimista y de compromiso.

Sumándonos a un esfuerzo de transformación nacional por ello hago un llamado a todos los guatemaltecos a que nos unamos al cambio que ya comenzó, levantémonos todos a izar la bandera azul y blanco  en nuestros corazones y a trabajar por el cambio.

Tendremos seguridad si la procuramos todos, tendremos desarrollo si nos esforzamos todos, tendremos paz, si cada uno pone de su parte, porque Guatemala nos pertenece a todos sin importar nuestra condición social, económica, sin importar nuestra afiliación política, sin importar nuestra pertenencia étnica, cultural y lingüística y mucho menos de género, Guatemala es una y merece nuestro mejor esfuerzo.

Con la bendición de Dios, con el apoyo de todos los guatemaltecos, con liderazgo, con trabajo y carácter vamos a construir una Guatemala mejor. Que Dios los bendiga, muchas gracias, seguimos en la lucha.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *