Hillary Clinton sobre vídeo anti musulmán: “Rechazamos su contenido y mensaje”

By on 16 septiembre, 2012

Buenos días.  Permítanme dar la bienvenida a nuestros amigos y colegas de Marruecos a este salón Benjamín Franklin en el octavo piso del Departamento de Estado para esta muy importante primera sesión del Diálogo Estratégico Estados Unidos-Marruecos.  Antes de comenzar a abordar lo significativo de este Diálogo Estratégico y el próximo paso en nuestra larga relación con Marruecos, quiero decir algunas palabras sobre los eventos que están sucediendo en el mundo el día de hoy.

Estamos observando de cerca lo que está pasando en Yemen y en otros lugares, y ciertamente esperamos que se tomen las medidas para evitar la violencia y prevenir que las protestas se conviertan en violencia.

También quiero tomarme un momento para hablar sobre el vídeo que está circulando en la internet que ha motivado estas protestas en varios países.  Permítanme dejarlo muy en claro, y espero que sea obvio: el gobierno de los Estados Unidos no tiene absolutamente nada que ver con este vídeo.  Rechazamos absolutamente su contenido y su mensaje.  El compromiso de los Estados Unidos con la tolerancia religiosa viene desde el comienzo de nuestra nación.  Y como ustedes lo saben, somos hogar de gente que profesa distintas religiones, y muchos vinieron a este país buscando el derecho a profesar su propia religión, incluyendo, por supuesto, millones de musulmanes.  Y tenemos el mayor respeto para las personas de fe.

Para nosotros, para mí personalmente, este vídeo es repugnante y reprensible.  Parece tener un propósito profundamente cínico: denigrar una gran religión y provocar rabia.  Pero como dije ayer, no hay justificación, ninguna, para responder a este vídeo con violencia.  Condenamos en los términos más enérgicos la violencia que ha resultado, y agradecemos mucho que tantos musulmanes en los Estados Unidos y alrededor del mundo se hayan pronunciado al respecto de este tema.

La violencia, creemos, no tiene lugar en la religión y no es manera de honrar a la religión.  El islam, como otras religiones, respeta la dignidad fundamental de los seres humanos, y es una violación a esa dignidad fundamental atacar a inocentes.  Mientras haya quienes estén dispuestos a derramar sangre y tomar vidas inocentes en el nombre de la religión o en el nombre de Dios, el mundo nunca conocerá una paz verdadera y duradera.  Es especialmente equivocado que la violencia sea dirigida contra las representaciones diplomáticas.  Estos son lugares cuyo propósito mismo es pacífico: promover el mejor entendimiento entre países y culturas.  Todos los gobiernos tienen la responsabilidad de proteger esos espacios y personas, porque atacar una embajada es atacar la idea de que podemos trabajar juntos para construir entendimiento y un mejor futuro.

Ahora, sé que es difícil para algunas personas entender por qué los Estados Unidos no pueden prevenir que este tipo de vídeos reprensibles lleguen a la luz del día.  Ahora, debo destacar que en el mundo de hoy con las tecnologías de hoy, eso es imposible.  Pero aún si fuera posible, nuestro país tiene una larga tradición de libertad de expresión que está consagrada en nuestra Constitución y en nuestra ley, y nosotros no detenemos la expresión de puntos de vista de ciudadanos, sin importar de cuán mal gusto puedan ser.

Hay, por supuesto, diferentes puntos de vista alrededor del mundo sobre los límites a la libertad de discurso y la libertad de expresión, pero no debe de haber debate sobre la simple proposición de que la violencia en respuesta a un discurso no es aceptable.  Todos nosotros, seamos líderes en el gobierno, líderes en la sociedad civil, o líderes religiosos, debemos determinar un límite a la violencia.  Y cualquier líder responsable debe erguirse ahora y establecer ese límite.

Quería comenzar con esta declaración, porque, como nuestros amigos de Marruecos y ustedes saben, esta ha sido una semana difícil en el Departamento de Estado. Agradezco mucho, Ministro, las condolencias que su gobierno ha expresado a nuestra Embajada en Rabat. Y aunque la tragedia sucedió lejos de ahí en Bengasi, encontramos un recordatorio de los profundos lazos que conectan a Marruecos y a los Estados Unidos. Fue en las altas montañas Atlas de Marruecos que uno de los estadounidenses que perdimos esta semana, el Embajador Chris Stevens, se enamoró de la región cuando trabajó como voluntario del Cuerpo de Paz ahí. Esa experiencia lo encaminó a una carrera de varias décadas de servicio. Así que en memoria de los amigos y colegas caídos, recordemos las muchas maneras en que no sólo nuestros gobiernos, sino los pueblos de nuestras dos naciones han trabajado juntos para construir un mejor futuro.

Discurso de Hillary Clinton, Secretaria de Estado de los Estados Unidos, dado en el Salón Benjamín Franklin, de Washington, DC,  el 13 de septiembre de 2012.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *