Acusan a padre de novio de universitaria fallecida, como cómplice de Homicidio Agravado

By on 2 noviembre, 2012

La Fiscalía General y la Policía Nacional Civil concluyeron la noche del jueves 1 de noviembre, el proceso de excavación en el lugar donde había sido enterrada la estudiante universitaria Helen Stephany Arias Moreno, de 20 años, quien había sido secuestrada y posteriormente asesinada.

Familiares de la víctima llegaron para confirmar que se trataba de su hija, los restos que habían sido depositados en un hoyo de 80 centímetros de largo y 1 metro de profundidad, según explicaron fuentes judiciales.

El cuerpo de la joven, una estudiante del segundo año de Administración de Empresas en la Universidad José Matías Delgado, había sido depositado en una bolsa plástica.

La Fiscalía giró orden para la detención de Juan José Bobadilla Ramírez, el padre del novio de la víctima, por el delito de complicidad en Homicidio Agravado. Primeramente se había dicho que tanto el padre como el hijo, José Bobadilla, habían sido detenidos como testigos del caso, pero con esa orden las cosas cambian.

El Fiscal del caso informó que en un primer momento cuando él brindó declaración como testigo, este ofreció coartadas que no coinciden con los hechos que ellos como autoridades fueron comprobando, en el desarrollo de las investigaciones del caso.

Arias Moreno, había sido reportada como desaparecida y su cuerpo fue encontrado enterrado en una una vivienda de la residencial Quintas de Gratamira, ubicada en el kilómetro 23 de la Carretera hacia Santa Ana; en ese lugar detuvieron a dos personas supuestamente relacionadas con el crimen.

Las detenidas han sido identificadas como Claudia Bobadilla y Andrea Bobadilla, la primera madrastra y la segunda tía del novio de la joven, de nacionalidad guatemalteca.

Según la Policía Nacional Civil las dos acusadas estarían involucradas directamente en el homicidio, que ocurrió después del secuestro de la joven.

Según el proceso la joven desapareció después de dejar estacionado su vehículo en un centro comercial de Antiguo Cuscatlán, el martes 30 de octubre al mediodía, en donde las cámaras la habrían captado.

Posteriormente habría sido abordada por una de las acusadas del homicidio y llevada a la mencionada casa en la Quintas de Gratamira. Según los investigadores, el caso sería un secuestro debido a que esa familia tenía problemas económicos.

Incluso se señala una llamada hecha a la familia, la cual fue rastreada por las autoridades policiales y ubicada en la casa donde estaba enterrada la joven, lo cual les permitió llegar al lugar de los hechos.

Posteriormente procedieron a revisar la vivienda y ahí descubrieron el entierro, quedando detenidas de inmediato las dos mujeres antes apuntadas, acusadas de ser las autoras materiales del crimen.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *