A juicio Manuel Dagoberto Gutiérrez Reyes acusado de feminicidio

By on 14 febrero, 2013

 

Manuel Dagoberto Gutiérrez Reyes, acusado de feminicidio en perjuicio de su esposa.

El Juzgado 3º de Instrucción  ordenó auto de apertura a juicio contra Manuel Dagoberto Gutiérrez Reyes, de 50 años de edad,   por el delito de feminicidio agravado en perjuicio de  su esposa Lida H.

Señala La información judicial que en su resolución la jueza,  Elba Estela Zelaya, consideró que se daban los supuestos que la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres exige,  encaminados a que hubo violencia psicológica, económica del imputado hacia la víctima,  así como el menosprecio a la condición de mujer.

Afirma la declaración del tribunal, al hacer la valoración de la prueba se estableció que había no solo la existencia del delito sino la  supuesta participación del imputado  en el mismo. Y agrega que por esto aceptó la prueba que había sido ofertada tanto por la  defensa y como Fiscalía, a excepción de alguna prueba documental que no contribuía al esclarecimiento del hecho.

La acusación contra el imputado fue el primer caso de feminicidio que  se procesó en los juzgados  de San Salvador, luego que  entrara en vigencia en enero de 2012  la Ley  Especial Integral  para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres. El ilícito está contemplado  en el artículo 45 literal a y b y c y Articulo 46 literales c y e  de dicha ley.

Según la investigación el hecho en que se vio involucrado el acusado sucedió en la madrugada del  pasado 23 de marzo en su  residencia ubicada en la Colonia Escalón. Al  parecer en estado de ebriedad sostuvo una fuerte discusión con su esposa, de más de 20 años y madre de sus  hijos, y presuntamente  le disparó  ocasionándole la muerte inmediata.

Detalla la acusación que antes del hecho el Sistema  de Emergencia 911 recibió varias llamadas de vecinos los cuales alertaban sobre discusiones  y posible violencia  intrafamiliar en la casa de la familia.

A las 3:56 a.m. cuando acudió la Policía Nacional Civil (PNC) el acusado fue quien les  abrió la puerta percatándose que  tenía manchas de sangre en la ropa y presentaba síntomas de ebriedad. Cuando los investigadores ingresaron a la vivienda observaron  vidrios rotos de un espejo tirados en el piso, elementos que según la investigación, revelaron que  hubo violencia antes de la muerte de la víctima.

En   la tercera planta, y al interior de un dormitorio,  fue que descubrieron el cuerpo de la mujer ya sin vida, con un impacto de bala en la cabeza. El esposo fue capturado en flagrancia  y  supuestamente aún en estado de ebriedad  manifestó a los agentes captores que “había tenido una discusión con su esposa y que por eso le había disparó”, según la investigación.

De acuerdo a las indagaciones que hicieron las autoridades previo al hecho se corroboró que la mujer al parecer   fue víctima de violencia física  y psicológica por parte de su esposo y que nunca hubo una denuncia por esta situación.

El caso, según el dictamen de acusación,  reúne los requisitos de un feminicidio agravado porque  prevalecía la superioridad del imputado ante su esposa,  pues este tenia un alto cargo como gerente general de una empresa dedicada a la venta de autos,  donde  devengaba mensualmente un  salario alto,  situación que volvía vulnerable a la víctima por el rol  de  ama de casa que tenía, y un segundo elemento es  que el crimen,  el imputado  supuestamente lo cometió en seno del grupo familiar.

Según la información judicial, entre los elementos de prueba que valoró la jueza Zelaya fueron  una evaluación psicológica que le practico el Instituto de Medicina Legal al acusado,  un informe pericial físico-químico  que establece  que el  imputado tenía en sus manos y ropa,  partículas  de vario, calcio, cilicio, antimonio y plomo, lo que deduce que fue el que supuestamente disparó el arma.

Así también informes periciales, entrevistas a testigos, informes de balística etc.

La defensa del imputado ha rechazado públicamente los cargos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *