Sentencian con 8 años de prisión a tres vigilantes a raíz de un robo

By on 30 abril, 2013

Centro Judicial Isidro Menéndez Tres ex miembros de una empresa de seguridad deberán cumplir una pena de prisión de 8 años, esto después que un tribunal los declaró responsables de haber participado en el asalto a una compañía de bebidas gaseosas situada en la jurisdicción de Soyapango, informó la Fiscalía General.

El Ministerio Público indicó que los vigilantes permitieron el acceso a la empresa a una persona que armada ejecutó el robo.

Los imputados responden a los nombres de José Mauricio Alfaro Panameño, Rubén Eleodoro Sánchez Mismit y Santiago Cruz Sánchez.

El Juzgado Sexto de Sentencia tuvo a su cargo la Vista Pública y al final de la misma determinó participación delictiva en el delito de Robo Agravado, en su calidad de Cómplices necesarios.

Edwin López, fiscal del caso, detalló que entre la pruebas presentadas están los relatos de testigos y también se mostraron los vídeos en los cuales las cámaras de seguridad captaron la forma en que actuó la seguridad al momento que una sola persona entró a las instalaciones de la compañía a cometer el asalto.

Como pena de prisión cada imputado deberá purgar 8 años, pero además para reparar el daño económico los tres acusados deberán pagar un total de $ 33,150 en concepto de Responsabilidad Civil.

Consta en las diligencias, que el hecho ocurrió la tarde del 2 de junio del 2011, en la empresa de bebidas gaseosas ubicada a la altura del Km. 5 y medio del Boulevard del Ejército. En el interior de la compañía está habilitada una caja de un banco local, en donde se desarrollan las transacciones relacionadas a la empresa y sus trabajadores.

Precisamente en esa fecha, cita la descripción de hechos, los vigilantes permitieron la entrada de un sujeto quien vistiendo ropa holgada, una gorra y una mochila pudo llegar hasta la zona en donde está la caja. Fue allí donde desenfundó un arma corta de fuego y amenazó al personal para que le entregaran una bolsa que contenía una fuerte suma de dinero y que estaba a punto de ser entregada a otra compañía de seguridad.

Luego de consumar el asalto, el sujeto desconocido abandonó las instalaciones tal como había entrado. Es decir, no se encontró registros de su identidad, ni mucho menos fue sometido al acostumbrado registro físico que se practica a las personas particulares antes y después de salir de las instalaciones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *