¿Y entonces cuándo habrá PAZ en el mundo?

By on 14 junio, 2013

(EDITORIAL) Cuando hemos llegado a mediados de año 2013, de nuevo se observa en el entorno mundial los ataques de metralla en un determinado sector, acompañados de insinuaciones políticas y recursos demagógicos que son fieles acompañantes de las guerras, y que mantienen en vilo a grandes sectores de la sociedad mundial.

Se observa cómo la guerra avanza auspiciada por algunos que dicen que defienden a la humanidad, pero que en realidad solamente piensan en mantener sus formas de dominio en estos tiempos, cuando todo mundo debería de estar dedicado a la producción para mejorar las condiciones de vida de los sectores pobres de la población mundial.

Por hacer la guerra se olvidan de la gente pobre que no tiene recursos para alimentarse.

En estos tiempos la ONU dice que vivimos en un mundo de abundancia. ¿será cierto? Sin embargo, reconoce que 870 millones de personas sufren de desnutrición y el retraso del crecimiento infantil es una pandemia silenciosa.

Naciones Unidas señala que en los países desarrollados, los alimentos desechados en los hogares y los establecimientos de venta de comestibles y de restauración se pudren en los vertederos.

La ONU llama a no desperdiciar los alimentos, al señalar que “reduciendo los alimentos desperdiciados podemos ahorrar dinero y recursos, minimizar los efectos para el medio ambiente y, por encima de todo, avanzar hacia el objetivo de lograr un mundo en que todos tengan suficiente para comer”.

Y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que unos 10,5 millones de niños trabajan actualmente como empleados domésticos, muchos de ellos en condiciones peligrosas y en situaciones similares a la esclavitud.

El informe difundido el miércoles 12 de junio de 2013, con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, la OIT precisó que 6,5 millones de niños empleados en hogares distintos al suyo tienen entre 5 y 14 años de edad y más del 71% son niñas.

Bajo ese marco se puede decir que los niños y niñas buscan trabajo porque no existen los recursos para que puedan, adecuadamente y humanamente, dedicarse exclusivamente al estudio, que es una de las actividades básicas en su formación para prepararse en la vida, para ser personas productivas.

Bajo esas condiciones de inestabilidad internacional se puede decir que las crisis económicas internacionales no tienen cura, y por tanto las personas que trabajan con sus negocios se verán en problemas, pero sobre todo, las personas pobres estarán cada vez más ahorcadas por sus necesidades.

¿Pero cuáles son los esfuerzos que se hacen para llevar un desarrollo a los países, no en desarrollo, sino habrá que decirle como lo que verdaderamente son: los países pobres? Los esfuerzos por llevar mejor calidad de vida a esos países son pocos, porque son grandes las necesidades existentes, y, porque otros prefieren invertir en pertrechos militares, en artefactos de destrucción masiva, en guerras, sin importar el daño a la humanidad, sin importar el daño a los niños. Y muchas veces se utiliza el daño a la niñez para sacar ventajas políticas.

Lo que ocurre es que muchas veces quienes hacen la guerra o promueven este tipo de actividades bélicas, lo hacen porque los suyos, porque sus familias no están al alcance de esos hechos de destrucción. Porque si una de esas personas que piensan en la guerra pudiera observar a su hijo o hija muertos en una cama producto de la explosión de una bomba, a lo mejor estaría en contra de ese tipo de acciones.

Consideramos que todos los pueblos tienen derecho a buscar su libertad, bajo el método que ellos estimen conveniente emprender. Por cuanto una reacción del pueblo debe estar en correspondencia con lo que el gobierno de un país trata de imponer. Y lo más importante sería que se buscaran mecanismos de solución pacíficos y civilizados, pero cuando se agotan esas posibilidades, entonces es lícito para los pueblos tomar sus decisiones. Pero cuando hay otras naciones que intervienen es porque buscan sus propias ventajas. Lo que no se dan cuenta, o a lo mejor sí, es que hay otras naciones que están creciendo como potencias y que pronto establecerán sus condiciones de dominio a nivel mundial.

Y en esas condiciones, la población del mundo debe prepararse para nuevas guerras y nuevas crisis económicas internacionales, las cuales parecieran que no se pueden parar.

¿Y entonces cuándo habrá PAZ en el mundo?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *