Barcos pesqueros no atendieron pedido de auxilio de migrantes en Lampedusa

By on 5 octubre, 2013

En la isla italiana de Lampedusa, los esfuerzos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se centran en ayudar a los supervivientes de la tragedia ocurrida ayer en un barco que transportaba a ciudadanos eritreos.

Por ahora son 111 cadáveres de los migrantes que viajaban a bordo de un barco que naufragó, los cuales serán entregados en diferentes cementerios de Sicilia. Aunque la cifra de fallecidos puede llegar a superar los 300. Muchos todavía están atrapados en el casco del barco hundido en el mar.

El caso es que viajaban 500 personas en en barco que se hundió frente a la isla de Lampedusa, en territorio italiano.

ACNUR en Lampedusa ha comunicado que hay 155 supervivientes, todos ellos, a excepción de un tunecino, de origen eritreo.

Entre estas personas hay 40 menores no acompañados de entre 14 y 17 años y seis mujeres. Están exhaustos y en estado de shock. Se han recuperado unos 111 cuerpos, mientras que otros continúan desaparecidos, presumiblemente atrapados en el interior del barco. Las personas que han muerto no sabrían nadar o habrían quedado atrapadas en la bodega del barco, que se encontraba atestada.

Los supervivientes ya han sido trasladados a un centro de recepción cercano que actualmente se encuentra saturado y que acoge a unas 1.000 personas que también han llegado en barco recientemente.

ACNUR se reunirá con los supervivientes de este último accidente, a los que ofrecerá asesoramiento sobre el procedimiento de asilo. También ha llegado personal adicional de ACNUR esta mañana a Roma y un psicólogo de Cruz Roja ofrecerá ayuda psicosocial.

Según los supervivientes, el barco partió de Libia hace 13 días con 500 personas a bordo. Muchos embarcaron en Misrata, mientras que otros lo hicieron más al oeste, en Zuwara.

Cuando se aproximaban al litoral italiano a primera hora de ayer, el motor del barco se paró a media milla de la costa. Esperaban ser avistados y rescatados, sin embargo, según testimonios de los supervivientes, varios barcos de pesca pasaron por delante suyo sin ayudarles.

Entonces prendieron fuego a ropa y mantas para atraer la atención sobre su presencia, aunque posteriormente la embarcación se incendió. Finalmente el barco fue divisado por una embarcación turística que dio la voz de alarma. La guardia costera italiana acudió en su ayuda.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, ha declarado hoy: “Hay algo que va definitivamente mal en un mundo donde la gente que necesita protección tiene que recurrir a estos peligrosos viajes. Esta tragedia debería servir como una llamada de atención”.

También asegura que “Se necesita una cooperación internacional más efectiva que incluya medidas enérgicas contra la trata y el tráfico de personas, al tiempo que se proteja a sus víctimas”.

Y considera que “Esto muestra lo importante que es para los refugiados contar con vías legales para acceder a los territorios donde puedan encontrar protección”.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *