Literatura de Arturo Ambrogi en Tránsito hacia el Modernismo

By on 10 octubre, 2013

Tirso Canales Tirso Canales: Fantasmario: (Una luciérnaga contra el oscurantismo)

En su relato, La vida de Bohemia, Arturo Ambrogi (12) manifiesta sentimientos de honda nostalgia por París, ciudad que no conoce, pero con la que sueña. A través de la literatura se hallaba familiarizado con la vida francesa del siglo XIX. Este fenómeno era bastante común entre los escritores latinoamericanos de esa época. Los modernistas mismos habían contribuido con sus descripciones acerca de la vida voluptuosa y el ambiente artístico de la “ciudad luz”, a sembrar sueños en el joven Ambrogi. A la sazón los modernistas dominaban la vida cultural, y no pocos órganos importantes de divulgación de América Latina. Se adhiere a esa corriente estética desde el punto de vista emocional, aunque sus formas de expresión fueran de tipo naturalista-impresionista. Algunas personan afirman que era “naturalista” a secas, otros que “era modernista desde el principio”. Pero este autor no fue simplemente eso. En su obra hay una serie de matices entretejidos, tanto estéticos como concepcionales, sobre todo en sus primeros libros. Ambrogi , fue un escritor de búsquedas expresionales y prolongó su carrera a lo largo de casi medio siglo. No puede definírsele de manera mecánica, siendo un escritor cuya característica metodológica principal era su desarrollo estético en constante evolución.

En CUENTOS Y FANTASIAS, manifiesta sus aficiones de arte-purista, embarcado en los galeones postreros del romanticismo. Efectúa exploraciones en el campo naturalista-impresionista, al mismo tiempo que sus sentimientos van madurando cada vez más y tendiendo hacia las posiciones del modernismo en sustanciales aspectos estéticos, aprehensores de la belleza de la impresión y el lenguaje, tan apreciados por la escuela modernista. En él se da un fenómeno raro: a pesar de su extensa cultura, es bastante lento para acogerse a una determinada tendencia. Con ello muestra que es un escritor en proceso de búsquedas sustanciales de expresión. Explora en nuevas corrientes constantemente, no le faltan desplazamientos apasionados. No se propone romper con todo, con tal de asistir a su arte captador de la belleza de la impresión. De ahí se desprende que no experimentara virajes notables. Eso no se avenía a su temperamento. El cambiaba “manteniendo” su status estético y social. Aunque buscaba desde el principio expresarse de otra manera, por medio de formas renovadas. Pero todo ocurría sin que el autor abandonara sus posiciones concepcionales idealistas.

En nota incluida en CUENTOS Y FANTASIAS, titulada Un Libro de los Uhrbahc, (13) hay signos de los cambios que se operaban en las concepciones estéticas de Ambrogi. Los elementos componentes de su obra se enriquecen con aspectos nuevos. Aquí aparece el exotismo orientalista que, como sabemos, fue uno de los temas que el modernismo explotó casi al máximo. A estas alturas, sus inclinaciones hacia el modernismo no obedecen a una simple actualización motivada por la fuerza de la moda dominante. La adhesión al modernismo la realiza con entusiasmo, “el alineamiento” es consciente, producto de su evolución. Escribe sobre este tema un artículo titulado, Los modernistas Americanos. Después de hacer un retrato de los más destacados, concluye: “Y hay más. Todos ríen y charlan. Todos son buenos amigos. Reina en la mesa la cordialidad”. “Y Dios quiera que el modernismo americano no salga nunca de su período etéreo, que dice con picardía Clarín. Ojalá que se mantenga así. Jovial, riendo a la vida que quiere presentarse negra y cortando en los vastos jardines del arte, sus flores de ensueño, que refrescan rocíos invisibles y besan labios rojos de hadas que no columbramos” (14). Arturo Ambrogi siempre llega de último a las tendencias estéticas a que se afiliaba.

NOTA: Tirso Canales: Nació en San Salvador, el 26 de marzo de 1931.  Tirso Canales, cultiva, la poesía, el cuento, ensayo, teatro y la crítica literaria. Además de haber viajado por varios países, ha sido articulista de El Diario Colatino, El Salvador; Director de la Editorial Universitaria, Universidad de El Salvador, 1987, y ahora, 2 de abril de 2012, inicia la publicación de su fantasmario en el diario digital WWW.ELSALVADORNOTICIAS.NET. Como poeta, “cultiva preferentemente el tema social que deriva a lo político”. Entre su obra publicada se cuenta: Lluvia en el viento, (poesía, San Salvador, 1959); Los Ataúdes, (pieza teatral escrita en colaboración con Napoleón Rodríguez Ruiz h., revista Universitaria, San Salvador, 1963); El Artista y la Contradicción fundamental de la época, (ensayo, San Salvador, 1966); Crónicas de las higueras y otros poemas, ((poesía, San Salvador, 1970); Cien años de Poesía Salvadoreña: 1800-1900, en colaboración con Rafael Góchez Sosa, San Salvador, 1978; De aquí en adelante (Libro colectivo), San Salvador, 1967; poetas jóvenes de El Salvador (colectivo), San Salvador, 1960. Parte de su obra se encuentra en revistas como: Cultura del Ministerio de Educación de El Salvador y Revista La Universidad de la Universidad de El Salvador.

Visite la página de Triso Canales: www.tirsocanales.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *