Presidente Funes: Michael Higgins ha sido voz de El Salvador en el mundo

By on 25 octubre, 2013

DISCURSO

SR. MAURICIO FUNES

PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

CONDECORACIÓN AL PRESIDENTE DE IRLANDA

24 DE OCTUBRE DE 2013

Señoras y señores:

Hoy asistimos a este sencillo homenaje, pero al mismo tiempo justo reconocimiento, a una persona que ha sido una voz de El Salvador en el mundo entero.

Me refiero al Sr. Michael Higgins, Presidente de Irlanda, cuya visita nos honra y nos llena de mucha alegría y satisfacción.

Como Presidente de la República de El Salvador me siento honrado de poner en manos del Presidente Higgins, la Orden José Matías Delgado, que es la mayor condecoración que concede nuestro país.

El Presidente Higgins regresa a El Salvador casi tres décadas después de haber visitado por primera vez nuestro país. Aquella visita, nos comentaba hace algunos momentos en 1982, le permitió ser testigo de la angustia, del dolor y la muerte que abatían a nuestra patria en aquellos años.

Luego de haber visitado El Salvador, el Presidente Higgins continuó su trabajo incansablemente a favor de los Derechos Humanos y de las víctimas inocentes de la guerra civil.

Pero al mismo tiempo, se convirtió en un auténtico promotor de la paz y del diálogo para poner fin al conflicto armado.

Como nos hacía saber Irlanda fue uno de los primeros países en reconocer el acuerdo franco mexicano que hizo posible el proceso de diálogo que luego se convirtió en un proceso de negociación en nuestro país, que llevó finalmente a la firma de la paz en 1992.

En la breve conversación que tuvimos logré identificar a través del testimonio que dio el Presidente Higgins del profundo amor que tiene el Presidente a pesar de la distancia geográfica y de la diferencia de idiomas que separa Irlanda de El Salvador del profundo amor que tiene el Presidente Higgins por esta región, por América latina, pero particularmente por Centroamérica y ya no digamos por El Salvador.

De modo, señor Presidente, que este homenaje es un modesto reconocimiento a su destacada trayectoria en la lucha por los Derechos Humanos y a invaluable contribución a favor de la paz y la reconciliación de nuestro país.

El Presidente Higgins también ha sido un activo observador y defensor de la democracia y el respecto de los derechos humanos en toda América latina.

En momentos en que gran parte de la comunidad internacional aún desconocía la dolorosa tragedia de nuestros pueblos, en la década de los ochenta, gracias al acercamiento del Presidente Higgins y de Irlanda se logró que el mundo entero, pero particularmente la Unión Europea, reconociera tempranamente esta realidad que nos agobiaba.

El Presidente Higgins no solo siguió de cerca las investigaciones en torno a tristes episodios de nuestra historia reciente, como las masacres de El Mozote, de El Sumpul y el asesinato de Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

Nos decía en la plática que acabamos de tener que él personalmente visitó estas zonas acompañado del padre Ignacio Ellacuría, asesinado en 1989 y de Marianela García, que en ese entonces en los años 80 era Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de El Salvador, de la Comisión no Gubernamental de Derechos Humanos.

También se reunió con las víctimas y los exiliados del conflicto armado, que día tras días restaba vida a nuestra patria. Y más tarde, los esfuerzos militantes de la vida como yo llamo al Presidente Higgins, dieron sus frutos y pudimos alcanzar la paz e iniciar un proceso de reconciliación de nuestra sociedad y de construcción de nuestra democracia.

Presidente Higgins

Usted ha sido una voz para El Salvador y para los países de Centro América que hoy se esfuerzan por cerrar las heridas que marcaron la vida de nuestra región.

Desde los primeros meses de mi gobierno, en el año 2009, tomé una serie de decisiones con el propósito de buscar una verdadera reconciliación con la sociedad salvadoreña. Como se lo han dicho a él personalmente y a su distinguida esposa y miembros de la comisión oficial que le acompañan.

Convencido como presidente de la necesidad de retirar ese velo espeso de oscuridad y mentiras oficiales, para dejar entrar la luz de la justicia y de la verdad, en esta misma casa de gobierno señor presidente, entregué la Orden José Matías Delgado que hoy usted recibe a los sacerdotes jesuitas de la Universidad Centroamericana (UCA), asesinados el 16 de noviembre de 1989.

Y en enero de 2010 pedí perdón, en nombre del Estado, como jefe de gobierno, por las víctimas inocentes de la guerra civil, convencido que las atrocidades del pasado donde estuvieron involucrados agentes activos del Estado, no volverían a repetirse nunca más en nuestro país.

Luego pedí perdón también como Jefe de Estado, por el magnicidio cometido en contra de la persona de nuestro Obispo Mártir, Monseñor Oscar Arnulfo Romero y posteriormente por la masacre de El Mozote, cometida en diciembre de 1981.

Desde el primer día de mi gobierno Presidente, encomendé mis actos y la gestión de gobierno a nuestro obispo mártir Monseñor Oscar Arnulfo Romero, a quién denominamos Guía Espiritual de la Nación Salvadoreña y en honor a él, un Bulevar que comunica la zona occidental del país con la zona oriental fue denominado Bulevar Monseñor Oscar Arnulfo Romero.

Y esto lo hemos hecho porque no es posible entender nuestro país y conocernos como comunidad sino conocemos el pasado común, sino conocemos a nuestros héroes, pero también a nuestros mártires; si no conocemos sus dolores y alegrías; sus luchas encarnizadas y, sobre todo, el aporte que estos héroes y mártires han dado al país, un aporte extraordinario.

Por eso deseo que este homenaje al Presidente Higgins, sea también un acto de recuperación de la memoria colectiva. Un reconocimiento que hace el Gobierno de El Salvador a la labor de quien siempre estuvo al lado de los derechos humanos, de la democracia, de la búsqueda de la justicia y de la paz.

Señoras y Señores:

Esta relación especial que se ha trazado entre El Salvador e Irlanda se remonta desde hace tres décadas y se ha fortalecido sobre todo en los últimos años.

Irlanda ha sido un activo cooperante con nuestra nación en esferas que tocan el fortalecimiento de la sociedad civil, el desarrollo comunitario, la reducción de la pobreza y la desigualdad, el cambio climático y el crecimiento sostenible.

Irlanda también se hizo presente y nos brindó su ayuda en los difíciles momentos que atravesamos durante los estragos que trajo consigo la Depresión Tropical 12-E, en el mes de octubre de 2011, que provocó daños por el orden de los mil 300 millones de dólares, casi un 4 o 5 por ciento en nuestro PIB.

Irlanda ha sido pues, símbolo de la hermandad, cooperación y solidaridad entre los pueblos.

Y mucho de ello, mucho de este espíritu de cooperación y solidaridad, se lo debemos a la figura del Presidente Higgins.

Es por ello que quiero agradecerle señor presidente, en nombre de todo el pueblo de El Salvador y de mi gobierno, el apoyo, la solidaridad y la confianza que siempre depositó en nuestro país.

Estoy convencido de que estos lazos de fraternidad que nos unen seguirán creciendo y fortaleciéndose a lo largo de los años venideros.

Muchas gracias señor presidente por su visita, un honor tenerlo acá en nuestro país, reciba del pueblo salvadoreño el reconocimiento a su trayectoria como militante a los derechos humanos, como amante de la paz, pero sobretodo como forjador de la democracia de nuestros pueblos.

Bienvenido nuevamente y felicitaciones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *