Sentencian a 40 años de cárcel, hombre que incendió y causó muerte de su mujer

By on 18 febrero, 2014
Manuel Antonio Bermúdez Molina, fue sentenciado a 40 años de cárcel por el delito de Feminicidio Agravado, en perjuicio de su mujer.

Manuel Antonio Bermúdez Molina, fue sentenciado a 40 años de cárcel por el delito de Feminicidio Agravado, en perjuicio de su mujer.

Se esperaba un juicio rápido. Y así fue. Un hombre fue condenado a 40 años de prisión por el Tribunal Primero de Sentencia de San Salvador, al ser encontrado culpable de la muerte de su esposa, a la que ató a un sillón, le prendió fuego y le originó su deceso.

Manuel Antonio Bermúdez Molina, fue sentenciado a 40 años de cárcel por el delito de Feminicidio Agravado, en perjuicio de su compañera de vida, Silvia Dinora Rivera Rivas, de 37 años.

Sobre este caso emblemático, las autoridades judiciales dijeron un día antes que esperaban un juicio rápido. Y así ocurrió. En poco más de 24 horas encontraron culpable a Bermúdez Molina, de 48 años. Molina en caso de salir libre, lo haría a los 88 años.

El hecho criminal ocurrió el 12 de junio de 2013, en la comunidad Trujillo, del Barrio La Vega, sobre el bulevar Arturo Castellanos.

Las investigaciones de la Fiscalía confirmaron que el implicado había llegado a la casa que ambos compartían, en estado de ebriedad. Donde había comenzado una discusión que derivó en que el implicado le golpeara para luego amarrarla a un sillón, rociarle combustible y prenderle fuego.

Los vecinos, al ver el humo que salía de la vivienda, ubicada en el Barrio La Vega, al sur de la capital, se acercaron al lugar, y observaron que la víctima había logrado salir, aún con cables atados en su cuello y espalda.

Los vecinos ayudaron a trasladarla hacia un centro asistencial, pero la mujer murió tras once días de agonía en el Hospital Rosales.

El reporte judicial señala que durante el juicio declaró la madre de la víctima, quien narró que su hija siempre vivió violencia intrafamiliar durante once años que estuvo acompañada con Bermúdez. Igualmente declararon dos hijos de la víctima, que confirmaron que su madre era agredida por su compañero de vida, durante los once años que estuvieron conviviendo.

La madre de Silvia Dinora Rivera Rivas narró que el día que su hija fue calcinada acudió a la vivienda y que su hija le pedía que la dejara morir, ya que no soportaba el dolor que le causaban las quemaduras.

En el juicio también declararon una trabajadora social y el médico especialista que atendió a la víctima en el hospital Rosales. El galeno confirmó que la víctima tenía el 95 por ciento de su cuerpo con quemaduras de segundo grado.

También declararon los agentes captores y personal de una institución de socorro, a quienes la mujer les confesó que había sido su compañero de vida el culpable de haber resultado quemada.

Según las entrevistas efectuadas a los parientes de la víctima, la pareja  se dedicaba a recolectar latas para sobrevivir y solía consumir bebidas embriagantes.

El juez primero de sentencia de San Salvador afirmó que la Fiscalía le había logrado demostrar que el implicado había abusado física y psicológicamente de la víctima y que se había aprovechado de su condición como “hombre” para someter a su compañera de vida.

“Es un caso que podría ser emblemático para ayudar a erradicar la violencia contra las mujeres, ya que se ha logrado demostrar que hay procesos que se dan por cuestiones de género, como lo fue éste. Y el juez lo determinó bien, ya que la investigación fue robusta”, explicó David Ramírez, uno de los fiscales del caso.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *