Payaso Cidy: Chirajito me decía aquí hay que andar bien bonito y ser sano en el show

By on 25 abril, 2014
Vicente Torres González, conocido en el mundo artístico de la risa como el Payaso Cidy.

Vicente Torres González, conocido en el mundo artístico de la risa como el Payaso Cidy.

Vicente Torres González, conocido en el mundo artístico de la risa como el Payaso Cidy, se refiere a aspectos de su vida y a condiciones de la actuación de un payaso, y su relación con el mítico artista Arístides Alfaro Samper, también conocido como el payaso “Chirajito” (Q.E.P.D.), quien laboró por más de 30 años en la televisión salvadoreña y el Programa Jardín Infantil que era transmitido por Canal 2 de televisión.

¿Cómo le conocen a usted en el mundo artístico?

Mi nombre es Vicente Torres González y en el área artística me llamo el Payaso Cidy.  Ya tengo 12 años de estar en la farándula. Trabajando fiestas patronales, cantonales, afuera también tenemos participación en Guatemala en los Congresos.

Usted nace como artista de la risa con las fiestas patronales de su pueblo. Háblenos de ese surgimiento.

Comencé en mi cantón, ahí celebran el Día de San Antonio. Queríamos reventar piñatas, pero buscamos un payaso y no lo encontramos. Entonces le dije a un directivo: me dan ganas de ponerme el traje de payaso. Porque como yo había visto al Tío Chirajito Segundo, y hablamos  y el primer par de zapatos él me los regaló y comenzamos a hacer un desfile. Y Chirajito me dio ánimo, y me dijo que desde chiquito soñaba con ser payaso y se me dio la oportunidad. Desde ese momento me fui metiendo con ganas. Luego mi padrino me dio mi carné de la asociación circense. Para los tiempos del terremoto en San Vicente, en Verapaz, anduvimos apoyando a Concultura llevando alegría a los niños, fue cuando se dio la lava. Luego salió el viaje a un congreso a Guatemala y conocí a un payaso “Zompopito”, que le agradezco mucho. Él llegó a recogerme en el carro y nos comunicamos. Ese congreso me ayudó a cambiar el vestuario, el maquillaje. Descubrí que hay payaso cara blanca, hay cómico, hay vagabundo. Hay muchos estilos de maquillaje y de vestuario. Luego me meto en El Salvador, aquí en los congresos. Y desde entonces he ido a dos congresos de la Feria de la Risa en Guatemala. Yo trabajé muchos años en Guatemala haciendo magia, es muy bonito.

¿Y cómo es que Chirajito aparece en su vida?

Cuando él me apoyó me dio un par de zapatos y me dijo: aquí hay que andar bien bonito, bien arreglado y ser sano en nuestro show. Entonces me puse el nombre Payaso Cidy . La gente me pregunta ¿por qué Payaso Cidy?  Y yo les digo: por dos cosas: primero porque tenemos una Disco, y segundo porque mi forma de trabajar ha sido limpia, sin malas palabras ni malcriadezas, sin jayanadas (actos indecorosos), y hablando de audios es porque el sonido en Cidy es limpio, en comparación de los Cassetes que se usaban en aquel tiempo.

¿Ese tipo de actuación es un legado de Chirajito?

Sí, acordémonos que a las fiestas privadas no se le puede decir a los niños bayuncadas (palabras que ofenden a las personas), por eso es que hay que hacer un show limpio.

¿O sea que le dieron resultado los consejos Chirajito?

Claro, me ayudó mucho porque es mejor cuando se ve un show sano y se hace reír a la gente, y no estar ofendiendo o tomar a alguien de pato. Hay que hacer el evento pero sin ofender, sin hacer bromas.

¿Chirajito  tuvo un gran impacto en usted entonces?

Claro que sí, en mi cantón vino a una fiesta una vez y yo le dije que me encantaba esto y él me dijo que hay que hacerlo de verdad, no solo por el amor del dinero.

¿Qué anécdota nos puede contar sobre sus aventuras con Chirajito?

Como actuamos en Guazapa y en Verapaz, yo miraba que no le gustaba actuar antes, y me decía: “cuando yo te dé el banderillazo, entonces, da lo que podás”.

¿De dónde surge el “Tío Segundo”, es una forma muy particular de su persona para dirigirse a Chirajito?

Porque como somos familia. Mi mamá es familiar con la tía Conchita que vive en Los Ángeles. Cuando Chirajito iba a los Ángeles a recoger juguetes para los niños huele pega del parque San José -que yo lo apoyé varias veces-, él traía regalos y mi tía Conchita lo apoyaba. Por eso le decía: Tío Segundo, no directamente de lleno verdad.

¿Conocía usted a Chirajito desde tiempos cuando actuaba en la televisión?

Sí desde cuando salía en Jardín Infantil. Cuando fuimos a la casa de él ahí por el Mercado Tinetti. Y cuando falleció nosotros fuimos a la misa, todos los payasos, hasta enterrarlo allá en el cementerio que está por la carretera que va para el Aeropuerto (Jardines del Recuerdo).

¿Usted sabe que existe un sitio web de chirajito.com bajo la organización de los hijos de Chirajito, Rolando Alfaro “Trapito” y doña Rosa América Alfaro?

Si ellos me regalaron unos pasteles desde Estados Unidos a nombre de él, y en la radio (donde trabaja Cidy  en Guazapa), los estuvimos regalando a nombre de chirajito.com. Cada semana rifábamos un pastel porque ellos mandaban el dinero a mi oficina que está aquí en Radio Guazapa.

A un payaso le toca siempre que hacer reír al público. Pero ¿Cómo es la vida de un payaso en la realidad?

Es una cosa muy importante. Quién le hace de payaso… y tengo una experiencia muy palpable que tuve una vez acá. Yo tuve un muchacho trabajando conmigo desde hacía como 10 años. Y se fue a trabajar en una moto taxi y lo mataron dos meses después. Y como era como mi segundo hijo, lo velamos en mi casa (en Guazapa). Yo ese día tenía una presentación en Aguilares. Fui a Aguilares a trabajar normal. Terminé el trabajo. Pero cuando ya me sentí mal fue cuando les dije: tenemos una gran persona que mataron y lo vamos a velar en mi casa. Se me salieron unas dos lágrimas. Después me vine a aquí y me quité el maquillaje y comenzamos el velorio. Otras veces ha estado mi mamá enferma o mis hijas, pero si hay una presentación, tenemos que ir a hacerla, haciendo un papel limpio, tranquilo, como si no hay nada. Porque si un artista llega a actuar a una fiesta y le dice a la persona que lo contrata: mire tengo problemas, o vengo enfermo, le voy a hacer fuerza porque ya tengo el compromiso con usted. Posiblemente el payaso nunca haya trabajado tan bonito como esa vez, y lo haya hecho mejor que si hubiera llegado alentado. La verdad que si uno va a una fiesta nunca debe decir al cliente que anda enfermo o que tiene problemas, porque eso le mata la moral a las personas.

¿Qué mensaje podría mandar a los payasitos de El Salvador, que incluso están pidiendo a la Asamblea Legislativa apruebe el Día del Payaso Salvadoreño?

Ellos están pidiendo el día del payaso y yo los apoyo. Y si nos vamos a vestir de payasos es de hacerlo lo mejor posible, y gastar en nuestro maquillaje y vestuario, porque entre mejor vestido va uno a un evento la gente dice: hey qué bonito este payasito. Y la gente pide fotografías de sus hijos, de sus padres o de ellas mismas con el payasito. Caso contrario nadie se quiere hacer fotos con el payasito.

Nota: el payasito Cidy  puede ser contratado a los teléfonos 7753-7827- 7292-9101 y 2355-6554, o bien lo pueden contactar por medio de su correo electrónico: payasocidygmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *