Condenan a 58 años de prisión a vigilante que violó a sus tres hijas

By on 15 mayo, 2014

Autoridades judiciales de Ahuachapán condenaron a un vigilante privado acusado de violar a sus propias hijas, y a la esposa de este también la sentenciaron por el delito de complicidad.

Según el reporte fiscal, el vigilante privado identificado como Mario G., fue condenado a 58 años y ocho meses de prisión, mientras que su mujer Susana G. fue sentenciada a 39 años de cárcel, después de ser declarados culpables por los delitos de violación, agresión sexual y complicidad en perjuicio de sus propias hijas, todas menores de edad explicó la jefe de la Unidad Licda. Alicia Padilla.

Según detalla la jefe fiscal los delitos que se le imputan al padre de las tres menores son violación  en menor e incapaz agravada en su modalidad de delito continuado, y agresión en menor e incapaz agravada en su modalidad de delito continuado; mientras que a la madre se le imputo la complicidad en los delitos de violación en menor e incapaz agravada en su modalidad de delito continuado, y agresión en menor e incapaz agravada en su modalidad de delito continuado; fueron condenadnos por el Juzgado de sentencia de Ahuachapán.

El primer caso de la de la menor de 14 años, en su declaración mención que los abusos sexuales dieron inicio desde que esta tenía cinco años de edad aproximadamente, habiéndose dado el primer abuso cuando esta se encontraba en su casa de habitación en compañía de sus hermanas menores, casa en la cual habitan  desde niña y la cual está ubicada en Ahuachapán.

Ella dice que su padre de esta Mario G.,  la tomo de la mano y la traslado hacía la cama en la cual este dormía con su madre Susana G., lugar donde le quito la ropa, al igual que él, en esa oportunidad y hasta que cumplió nueve años el padre solamente le agredía sexualmente, al llegar ella a los nueve años de edad, el padre comenzó a violarla, y al igual que en otras ocasiones, este le decía que no fuera a decirle nada a nadie, porque si decía algo le pegaría y así ante esa amenaza los abusos completos sexuales continuaron y fue hasta el año 2012 cuando la menor decidió contarle a su madre Susana G., lo que le estaba ocurriendo.

Pero se da el caso que esta no le dio veracidad  a lo que la niña le decía, diciéndole que eso era mentira, llegando su madre a pedirle que no dijera nada a nadie de lo que le ocurría, ya que no se lo había dicho con tiempo las cosas que su padre le hacía, y los abusos nuevamente siguieron, y fue hasta el año 2013, cuando unos Policiales llegaron  a la casa de habitación de esta y preguntaron por la madre de esta y en vista que no la encontraron, le preguntaron a la menor, que si era cierto que su padre la abusaba sexualmente a esta y a sus hermanas, contestándoles esta que si era cierto que el padre de estas las abusaba sexualmente de ellas.

En el caso de su hermana de 12 años, el padre hacia lo mismo que con su hermana mayor, con la diferencia que a ella inicio a violarla cuando tenía ocho, quien luego de su primer abuso sexual le dijo a su madre lo ocurrido, pero esta se limitó a reclamarle a su padre, el cual le prometió que no lo volvería hacer, pero luego de ocho días que volvió  a la casa, ya que es vigilante privado, continuo con las agresiones y abusos sexuales en contra de ella.

En el caso de la menor de 10 años, ella manifestó que las agresiones sexuales iniciaron cuando ella tenía 9 años, y este solamente le realizaba tocamientos en sus partes íntimas,  pero un día le contó a su hermana mayor sobre lo que su papá le había hecho y esta le dijo, que lo iba a denunciar por lo que este les estaba haciendo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *