Niños migrantes no acompañados en situación de emergencia

By on 22 junio, 2014
Detainees sleep in a holding cell at a US Customs and Border Protection processing facility in Brownsville, Texas. (Reuters/Eric Gay/Pool)

Detainees sleep in a holding cell at a US Customs and Border Protection processing facility in Brownsville, Texas. (Reuters/Eric Gay/Pool)

El tema de los niños migrantes cada vez que se trata por parte de autoridades se nota que está bastante complicado y que además de ser una emergencia internacional (Estados Unidos-México y Centroamérica), también se trata de una emergencia nacional.

El caso es que las autoridades de Estados Unidos han puesto el grito en el cielo, por el aumento en la cantidad de niños que son detenidos por patrullas fronterizas debido a que viajan de forma ilegal hacia Estados Unidos. Y solamente después de hacerse pública esa situación por la parte estadounidense los países centroamericanos han reaccionado.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden llegó a Guatemala este viernes 20 de junio de 2014, y durante unas pocas horas sostuvo un encuentro con el presidente guatemalteco Otto Pérez Molina, y después con el presidente Salvador Sánchez Cerén, representantes de Honduras y México, con quien abordaron en conferencia de prensa el tema principal que lo llevaba a este país centroamericano: los niños migrantes no acompañados.

Biden, manifestó que el flujo de niños y jóvenes migrantes que atraviesan Guatemala representa un peligro enorme a nivel de seguridad y económico, lo calificó como “una situación inaceptable”.

Asimismo, se mostró contrario al hecho que haya aumentado el número de niños no acompañados, que realizan un viaje peligroso de Centroamérica hacia Estados Unidos.

Pero lo peor, según el punto de vista del funcionario norteamericano,  es que ese viaje lo hacen muy a menudo en manos de redes de coyotes y contrabandistas que abusan de estos niños.

De acuerdo a reportes de autoridades estadounidenses, del 1 de octubre de 2012 al 30 de septiembre de 2013 fueron interceptados 24 mil 493 menores centroamericanos que ingresaron clandestinamente a Estados Unidos sin compañía de un adulto. Pero en los ocho meses siguientes la cifra se multiplicó a más de 47 mil, un fenómeno que el presidente Barack Obama ha calificado de crisis humanitaria.

Ahora, los países centroamericanos se han movilizado y han comenzado a reaccionar ante esta situación de niños salvadoreños, centroamericanos y mexicanos, en su mayoría, que buscaban llegar a Estados Unidos para reunirse con sus padres.

El Salvador ha reconocido que existen 379 niños salvadoreños en albergues en la frontera de Estados Unidos, que están retenidos porque viajaban sin familiar como acompante.

Información reciente indica que en la base militar Fort Sill, en Oklahoma, Estados Unidos, alberga a 143 niños y niñas salvadoreños quienes se encuentran en condiciones bastante favorables, según dio a conocer este sábado 22 de junio la viceministra para Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín.

La funcionaria realiza un recorrido por diversas zonas de la frontera sur de ese país para verificar las condiciones en la que están tras ser retenidos mientras viajaban sin acompañantes.

“Están en camas, atendidos médicamente y con buena alimentación”, aseguró la funcionaria mediante una llamada telefónica durante el programa especial que transmitió este sábado la Presidencia de la República.

Explicó que “los niños que están siendo trasladados a bases militares estadounidenses son atendidos de la mejor manera”.

Sin embargo, dijo que al ser abordados inicialmente por las patrullas fronterizas no se dieron las mejores condiciones, debido a que estas unidades especializadas de Estados Unidos no estaban preparadas para recibir una gran cantidad niños y niñas provenientes de diversos países centroamericanos que intentaban reunirse con sus padres.

El presidente Salvador Sánchez Cerén participó ayer en Guatemala en una reunión con el vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, el presidente de guatemalteco, Otto Pérez Molina, y representantes de los gobiernos de Honduras y México, en la que se abordó esta situación.

El gobernante salvadoreño expresó la posición de su gobierno de atender esta emergencia basados en el respeto de los derechos de los niños y niñas y procurar la reunificación familiar.

Por su parte, la viceministra Magarín recordó que el gobierno está facilitando la comunicación entre los familiares para se informen sobre el estado de los niños y niñas.

También reiteró que los servicios consulares para atender a los migrantes son gratuitos. El recordatorio obedece a que “hay personas inescrupulosas que están contactando a las familias para pedirles dinero” a cambio de un proceso de reunificación, expresó.

“Lo único que sí se debe pagar por parte de las familias son los gastos de traslado como pasajes de avión” cuando sus hijos e hijas sean enviados con sus padres, acotó la funcionaria.

Cancillería ha puesto a disposición para información de los familiares desde Estados Unidos y Canadá el número 1-888-30-111-30 y desde México el 1-800-747-6117. En el consulado de Dallas está a disposición el 1-469-4413556 y en el de Houston el 1-832-8074195, mientras que en El Salvador los casos pueden ser reportados al número (503)  2231-2950.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *