OEA destaca Voto Residencial y Voto desde el Exterior en El Salvador

By on 20 julio, 2014

La Organización de Estados Americanos (OEA), presentó sus observaciones y recomendaciones al proceso electoral salvadoreño después de observar los comicios presidenciales de 2014 en El Salvador.

La evaluación fue presentada por María Teresa Mellen Kant, jefa de los servicios de cooperación técnica electoral de la OEA, como resultado del trabajo desarrollado en el terreno por la Misión de Observadores de la OEA encabezada por Gustavo Fernández.

La Misión de Observadores de la UEA tuvo una representación de 62 miembros en las elecciones presidenciales del 2 de febrero en primera vuelta, y 75 observadores en la segunda vuelta del 9 de marzo, abarcando en ambos casos todos los departamentos del territorio nacional.

Entre las áreas mejor evaluadas por la OEA están el Voto Residencial y el Voto desde el Exterior, las cuales consideran debe mejorarse, en el caso de la segunda área ampliarse en el futuro.

Con relación al Voto Residencial, una de las recomendaciones de 2009, es una de las fortalezas y aciertos del sistema electoral salvadoreño en 2014.

Si señaló que es importante que el TSE evalúe de manera detallada los resultados y que considere los reclamos que se presentaron como la asignación inadecuada de ciudadanos en Juntas Receptoras de Votos distantes de sus domicilios, para afinar la distribución en los comicios venideros.

Voto desde el Exterior

La OEA señala que la primera prueba del Voto desde el Exterior dejó un balance positivo, aunque no exento de dificultades.

Consideran que el principal reto futuro del Voto en el Exterior es su ampliación, que puede darse en tres líneas: analizar la conveniencia de flexibilizar los requisitos para el voto en el exterior, ampliar la cobertura en Estados Unidos principal destino de emigrantes los salvadoreños.

Señalan que deben haber esfuerzos más conscientes en otros países para que los salvadoreños acudan  a inscribirse y luego voten.

Labores jurisdiccionales

Respecto de las labores jurisdiccionales, observaron que el Tribunal ejerció un nuevo papel en las elecciones salvadoreñas, recibió denuncias, las tramitó en audiencias públicas orales con los alegatos de las partes, las resolvió y eventualmente impuso sanciones.Algunos de los casos concluyeron en sanciones, en la suspensión de anuncios publicitarios y en castigos de naturaleza económica.

En el futuro recomienda que el TSE trabaje de manera estrecha con los partidos sobre el mecanismo de formulación  y tramitación de denuncias.

A la OEA le parece oportuno que se revisen los montos de las sanciones económicas, porque las multas cobradas a los actores políticos que  violaron la ley electoral fueron cantidades de menor importancia.

Con relación a las labores jurisdiccionales electorales, la participación del Tribunal y la Corte Suprema en materia jurisdiccional y electoral era una señal positiva., de vigor institucional, de la independencia de instituciones y de la existencia de pesos y contrapesos que contribuye a una buena salud de la democracia.

Sin embargo, pareciera importante delimitar con precisión los alcances de unas y otras, para evitar el surgimiento de conflictos institucionales que provoquen tensiones entre los Poderes del Estado.

Propaganda

Respecto a la regulación de la propaganda electoral, la OEA considera necesario regular de mejor forma este apartado, para evita las tensiones que se produjeron, tanto en el período previo como durante las partes propiamente electorales.

En este orden de ideas adquiere particular importancia  prevenir la participación reiterada –en algunos casos excesiva- de las autoridades de gobierno en las campañas del partido oficial.

Financiamiento de los partidos

La OEA señala que El Salvador posee un esquema de financiamiento mixto, la modalidad más común en América Latina, combinando aportes estatales y privados.

Con respecto a 2009 la legislación reguladora pero existen serias deficiencias en la aplicación de la rendición de cuentas y eventualmente sanciones. Es necesario abordar estas deficiencias para fortalecer la transparencia y la equidad.

Depuración

Con respecto a la depuración del censo electoral, la OEA considera que se requiere abordar la problemática de la depuración en un esfuerzo institucional para buscar mecanismo o reformar que permitan mantener un registro electoral idóneo que sirva como fuente fidedigna para la confección del padrón electoral, que refleje de manera más certera la lista de ciudadanos que están habilitados para votar.

Con relación al DUI

La imposibilidad de ejercer el derecho al voto sin el documento único de identidad vigente determinó que un número estimado de más de 500 mil personas se vieran imposibilitadas para votar, por poseer un documento vencido.

La OEA considera que si bien muchos documentos pueden pertenecer a personas fallecidas o emigrantes, un porcentaje importante también corresponde a residentes en El Salvador.

Es importante tener en cuenta esta situación para evitar la exclusión y fomentar la participación electoral, especialmente de los sectores más vulnerables que tienen mayor dificultad de solventar el pago requerido de una renovación o reposición del DUI.

TSE sin vínculos partidarios

Con relación a la composición del Organismo electoral la OEA advirtió en el año 2009 los riesgos que implicaba mantener la estructura partidaria del Tribunal Electoral para evitar problemas semejantes a los que se presentaron en esta elección, en que un partido se sintió en desventaja por la renuncia a la militancia del magistrado que lo representaba originalmente.

Esta modificación puede concretarse con una estructura que deje la administración del proceso en un organismo multipartidista y confiera la justicia electoral a un Órgano sin vínculos con los partidos.

O en todo caso, si se preserva un esquema unificado como el que se tiene ahora, que abandone la composición partidista para adoptar una más independiente.

La sociedad y el sistema político salvadoreño se encuentran preparados para un cambio en la dirección señalada.

Se trataría por supuesto de un proceso de mediano plazo, pues tendría que ajustarse a los mecanismos de reforma constitucional. Pero este tiempo podría ser utilizado para generar un debate amplio y plural sobre el tema.

Así como también un trabajo pedagógico sobre las implicaciones y alcances de esta reforma.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *