Estados Unidos confirma que repatriará niños migrantes no acompañados

By on 25 julio, 2014
El Presidente de Estados Unidos,  Barack Obama, junto a Salvador Sánchez Cerén, presidente de El Salvador; presidente Otto Pérez Molina de Guatemala; y  Juan Orlando Hernández, de Honduras.

El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, junto a Salvador Sánchez Cerén, presidente de El Salvador; presidente Otto Pérez Molina de Guatemala; y Juan Orlando Hernández, de Honduras.

El Presidente de Estados Unidos,  Barack Obama y el Vicepresidente Joe  Biden se reunieron este viernes 25 de julio de 2014 con los presidentes Otto Pérez Molina de Guatemala, Juan Orlando Hernández de Honduras y Salvador Sánchez Cerén, a quienes les han confirmado la decisión de su gobierno de repatriar a los niños migrantes que viajan de forma irregular  y los adultos que viajen con ellos.

De acuerdo a un despacho informativo de los Estados Unidos, los líderes discutieron cómo pueden trabajar juntos con otros miembros de la comunidad internacional para acelerar el desarrollo, crecimiento económico y mejorar la seguridad en la región centroamericana, y resolver los factores sistemáticos que causan que los ciudadanos realicen el viaje peligroso a los Estados Unidos.

Las cifras de niños migrantes no acompañados retenidos a lo largo la frontera estadounidense con México superan los 47 mil.

Muchos de estos niños que viajan a Estados Unidos han sido llevados supuestamente con la promesa de reunirlos con sus familiares en esa nación norteamericana, aunque también se ha manejado públicamente que se dio un incremento de niños migrantes con la promesa de que estando en territorio estadounidense cuando viniera la reforma migratoria ellos podrían acogerse a algún beneficio de la ley. Pero esto último ha quedado aclarado por el gobierno norteamericano: no habrá beneficio.

Niños migrantes no acompañados

La Administración Obama ha señalado que sigue muy preocupada por las cifras de menores sin acompañante que cruzan a los Estados Unidos.

Consideran que estos menores son algunas de las personas más vulnerables, y muchos se convierten en víctimas de delitos violentos, reclutamiento de pandillas, explotación o abuso sexual en el transcurso del viaje. 

El gobierno estadounidense considera que este tema es un asunto humanitario y su primera prioridad es asegurarse que a esos niños se los aloje, alimente y que reciban cualquier tratamiento médico necesario.

También aclaran que aplicaran las leyes de inmigración de los EE. UU. y la manera más eficaz para impedir estas rutas de contrabando humano peligrosas es repatriando a aquellos que han cruzado la frontera recientemente y que no cuentan con asistencia de la remoción. 

Señalan que han aclarado que los menores y adultos que llegan con sus hijos no reúnen los requisitos para gozar de los beneficios que se deriven de la reforma migratoria ni del proceso de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

El Departamento de Justicia (DOJ) y el Departamento de Seguridad Nacional están mejorando las actividades de aplicación y remoción.

Manifiestan que el DOJ está implementando jueces de inmigración adicionales para incrementar la capacidad para procesas los casos de entrantes indocumentados, y para administrar las audiencias de corte de inmigración de la manera más eficiente posible a medida que se asegura el proceso debido para regresar de forma segura a los migrantes ilegales a sus países de origen con mayor rapidez.

Responsabilidad compartida

Indican que los gobiernos de El Salvador, Guatemala, y Honduras se han coordinado estrechamente con los Estados Unidos para responder al incremento de la migración irregular.

Han implementado campañas públicas de concienciación sobre los peligros de la migración irregular, incrementado su presencia consular en la frontera y fortalecido sus esfuerzos de aplicación en contra de las organizaciones de contrabandistas.

Además, los Estados Unidos trabajan en estrecha coordinación con cada país para asegurar un regreso seguro, ordenado y digno de sus ciudadanos y asegurar una repatriación adecuada y recursos de reintegración en cada país. 

Afirman que los Estados Unidos también proporcionan $9.6 millones en recursos adicionales para apoyar y expandir la capacidad en los centros de repatriación existentes y proveer entrenamiento a oficiales de inmigración sobre el cuidado de migrantes y para incrementar la capacidad de estos gobiernos y organizaciones no gubernamentales para proporcionar servicios más amplios para los migrantes que regresaron.

Compromiso con la seguridad y desarrollo de Centroamérica

Guatemala, Honduras y El Salvador enfrentan desafíos muy complejos que han contribuido al reciente incremento de individuos que emigran de sus países de origen, que incluyen niveles altos de crímenes violentos, pobreza y falta de oportunidades. 

Los Estados Unidos reconocen estos desafíos serios y se comprometen a promover el desarrollo para que Centroamérica sea próspera, democrática y segura.

Señalan que los Estados Unidos continúa operando programas sólidos para apoyar a nuestros socios de América Central, al proporcionar $161.5 millones este año para los programas de la Iniciativa de seguridad regional de Centroamérica que son importante para permitir que los países de Centroamérica respondan a los urgentes desafíos de seguridad y gobernanza. 

Además, brinda casi $ 130 millones en constante ayuda bilateral a El Salvador, Honduras y Guatemala para una variedad de programas relacionados con la salubridad, educación, cambio climático, crecimiento económico, cooperación militar y ayuda para la democracia.

La Administración trabaja para incrementar su apoyo a América Central, comenzando con $300 millones en ayuda extranjera en la solicitud complementaria de emergencia que se envió al congreso.

Estados Unidos ha explicado que busca trabajar con Centroamérica, México, Colombia, bancos de desarrollo multilaterales y otros socios internacionales para desarrollar un plan sostenible y bien coordinado para resolver los desafíos que Centroamérica enfrenta. 

Este esfuerzo requerirá el liderazgo de los gobiernos de Centroamérica, en estrecha colaboración con la sociedad civil y el sector privado, para fomentar mejoras de bases amplias y duraderas en las condiciones sociales y económicas en la región, concluye el gobierno norteamericano.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *