Día del Periodista en El Salvador 2014, un buen día para todos y todas

By on 30 julio, 2014

Este jueves 31 de julio se celebra el Día del Periodista en El Salvador, un día dedicado a los hombres y mujeres encargados de dar a conocer los hechos de mayor relevancia del país, en los temas económicos, políticos y sociales. De antemano un feliz día del periodista para todos los periodistas y para todas las periodistas.

Como siempre al llegarse a esta fecha se habla del tema de la ética y el buen hacer de los periodistas y las periodistas.

El tema es bastante complicado porque existen diferentes tendencias dentro del periodismo, tendencias que trascienden a los sentimientos partidarios, y muchas veces los escritores de historias o los plasmadores de historias gráficas exponen sus ideas a favor de unos o a favor de otros.

Sin embargo, no hay que darle tanta vuelta a las cosas. Un periodista simplemente debe escribir –el redactor- y levantar imágenes –el fotoperiodista- de un hecho lo más cercano a la realidad posible. Y deben ser cuidadosos de que lo escrito por ellos sea lo que aparecerá publicado ya sea el mismo día o al día siguiente en la edición del medio informativo para el que trabaja. En el caso de la Radio y la Televisión ya los periodistas conocen la tendencia del medio y a eso se ajustan siempre en sus reportes.

Lo cierto es que cuando existe un hecho noticioso los periodistas deben reportarlo lo más apegado a la realidad. Porque muchas veces existe que los periodistas observan de un color el objeto de la noticia, pero cuando llegan a la redacción de su medio, el color del objeto cambia, forzado por intereses.

Lo que realmente recomendamos a los actuales estudiantes de periodismo es mantener una rectitud en sus procederes, actuando con honradez en la narración de los hechos y presentándolos al público lo más cercano de lo que ha ocurrido. No vamos a ser aquí puritanos mentirosos diciendo que siempre la noticia se debe presentar con todas las aristas , y con todos los testigos o todos los involucrados (que sería lo más apropiado), pero a veces el tiempo es lo que menos tiene un periodista para redactar una información.

El trabajo de los hombres y mujeres de prensa es simple. Si lo complicado se viene cuando les quieren cambiar el sentido de las cosas en las redacciones, ahí es donde se determina el carácter –no de un periodista- sino de un reportero que es el verdadero periodista. Porque existen muchos que dicen ser periodistas –solo porque escriben una columna en un medio escrito- pero que nunca han reporteado una noticia, ni nunca han comido tortilla con cuajada y  frijoles, con el pueblo humilde, andando por esos caminos rurales, por esas comunidades en busca de la información.

Es bueno recordar también que los periodistas y las periodistas tienen acceso a personas de poder, ya sea gubernamentales o de empresa privada, y son fuentes de información. Pero no deben dejarse llevar solamente por una palmadita que da el alto funcionario o el empresario pequeño o grande, porque siempre se debe mantener la ecuanimidad, el equilibrio constante. No quiere decir que un periodista o una periodista debe ser enemigo de esas personas ni mucho menos, por el contrario debe ser su amigo y respetarlos, pero dentro de todo no debe olvidar su rol de informador de la realidad nacional y de la ética profesional con que debe actuar.

Pero hay otra cosa que no recomendaremos nunca a nuestros actuales estudiantes de nuestras universidades públicas y privadas, que vayan a las instituciones de Gobierno y saquen aquellos mamotretos de documentos de investigaciones y luego vengan a crear novelas en los medios de comunicación, para acabarse a contrincantes políticos. Hay quienes escriben grandes toallas con todos los datos que les aportan, e incluso hasta pueden escribir libros con esos recursos. Eso no es bueno.

Los buenos periodistas -en todo caso- son aquellos que se acercan más a la realidad del país o de su comunidad, a la verdad de los hechos. Ahí es donde tenemos que acercarnos todos.

Este 31 de julio de 2014, es el Día del Periodista y también el Día de la Periodista, porque cada vez hay más mujeres participando de esta profesión y eso es bueno. Antes, durante la guerra civil en El Salvador finalizada en 1992, muchos creían que el periodismo era solamente para “hombres”, pero en realidad hubo mujeres que demostraron -libreta en mano o cámara en mano- que ellas también podían escribir parte de los hechos de este país. Y tuvieron valor de trabajar en el fragor del conflicto. Un gran saludo para todas ellas. Pero un gran saludo también para las nuevas generaciones de jovencitas del periodismo. A ellas decirles que si les gusta el periodismo, bienvenidas a sufrir porque esto no es solo de reír.  Sin embargo, podemos afirmar que este trabajo es bello.

Ahora es un buen día para aprovechar y celebrar. Un gran día y un gran saludo para todos y todas.