Elecciones municipales y legislativas 2015, las precandidaturas

By on 18 agosto, 2014

SONY DSCEl proceso electoral por los comicios municipales y legislativas de 2015 en El Salvador, programados para el 1 de marzo, comienzan a calentar y eso que todavía no hay candidatos oficiales determinados por los diferentes institutos políticos.

Pero así son los procesos eleccionarios. Muchos lanzan nombres al escenario público de posibles candidatos que ni siquiera llegan a formalizar una candidatura.

Para el caso de El Salvador, y su partido mayoritario el FMLN. Se ha hablado de candidaturas a la Alcaldía de San Salvador, el mayor puesto en disputa en 2015, en lo que a municipalidades respecta, pero el partido ha salido al paso señalando que las candidaturas hasta que sean oficializadas, serán de hecho oficiales.

Así, en las redes sociales, surgió el nombre de la ex primera Dama de la República y actual Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, para disputar la alcaldía de San Salvador. Más en las últimas horas ese nombre va pasando a segundo plano con el surgimiento de otro precandidato que sería Nayib Bukele, actual Alcalde Municipal del municipio de Nuevo Cuscatlán.

Entre estos dos candidatos hay sus pros y sus contras. Primero, en el caso de llevar a Vanda Pignato, el partido FMLN se expondría a que su candidata sea atacada por distintos flancos: por el lado del ex presidente Mauricio Funes, que realizó un enorme trabajo de lucha ideológica contra ARENA –el mayor partido de oposición; y que descubrió el caso de supuesta corrupción contra el expresidente Francisco Flores.

En segundo lugar Pignato tendría una candidatura frágil, sobre todo por el hecho de ser ciudadana de origen extranjero. Eso podría hacer su candidatura poco ganadora y poco recomendable. Aunque, se debe reconocer que tiene a su favor el buen trabajo desarrollado como Secretaria de Inclusión Social y el proyecto de Ciudad Mujer, durante el pasado gobierno, que la llevó a tener buenos comentarios de organizaciones nacionales e internacionales como ONU y OEA.

Y en el caso de la candidatura de Nayib Bukele por la alcaldía de San Salvador, -si es que llegara a darse- eso sería un poco extraño porque él es alcalde de Nuevo Cuscatlán, un municipio muy distinto a San Salvador. Y una cosa es que domine las preferencias en ese territorio y otra que lo haga en San Salvador.

La elección de 2012 dejó como resultado un triunfo arrollador de ARENA sobre el FMLN. Si el partido de izquierda quiere revertir ese resultado en 2015, deberá presentar un candidato que reciba los apoyos de los distintos sectores de la capital.

El caso de ARENA

Para el caso de ARENA – el mayor partido de oposición actualmente- se estaría decantando por el actual alcalde de San Salvador, Norman Quijano, que ha ganado la comuna capitalina en dos períodos consecutivos. Quijano se mantiene en la comuna desde que derrotara a la actual Ministra de Salud, Violeta Menjívar.

Este partido político de derecha no tendría por qué cambiar a su candidato – Aunque perdió la candidatura presidencial ante Salvador Sánchez Cerén- porque ha logrado obtener doble triunfo en los pasados comicios municipales.

Y el partido GANA estaría llevando como candidato a Walter Araujo, ex magistrado del Tribunal Supremo Electoral, ex presidente de la Asamblea Legislativa, ex diputado y ex presidente de ARENA. Aún con la candidatura de Araujo, un político rápido, listo y de buen manejo cultural de la política salvadoreña, el partido GANA solamente le estaría apostando a su ampliación como instituto político opositor, porque el apoyo electoral que mantiene en el territorio nacional aún es bastante limitado.

Pese a todo GANA busca no sólo convertirse en el mayor partido de oposición del país, sino en el partido de gobierno, algún día. La candidatura de Araujo estaría siendo respaldada por el Partido de Concertación Nacional (PCN), y por el Partido Demócrata Cristiano (PDC). Esa candidatura le restaría votos al partido ARENA, por ser Araujo un político de derecha, pero no los suficientes como para meter en problemas a ARENA.

El resto de institutos políticos son pequeños y no tienen mayores posibilidades de ganar en San Salvador. Es más, algunos partidos de los denominados pequeños podrían verse obligados a plegarse a determinada candidatura.

¿Posibilidad de coaliciones?

La posibilidad de realizar alguna coalición en torno a las candidaturas por San Salvador, para tratar de vencer al partido ARENA, pareciera que no es una posibilidad muy fuerte que esté en estudio entre los partidos políticos.

En primer lugar, el FMLN con el gobierno central -emproblemado desde el punto de vista económico- tiene suficientes dificultades como para querer ganar la comuna capitalina, aunque no estaría demás ganar esa alcaldía y todas las que pueda, porque para eso compiten los partidos, para ganar lo más que se pueda.

Una coalición FMLN-GANA-PCN-PDC, y si es posible que lleguen a un acuerdo con el CD, llevaría a la formación de un gobierno local pluralista al máximo. Las intenciones de ganar serían grandes, pero la ventaja alcanzada por ARENA durante la última elección fue tan grande, que hace ver difícil un triunfo de sus opositores.

Durante los comicios de 2012, cuando ARENA llevaba como candidato a Norman Quijano y el FMLN presentó a Jorge Schafik Hándal, el partido de derecha logró 109,470 votos, sobre los 56,882. En ese resultado tuvo mucho que ver el candidato de izquierda que no logró los apoyos necesarios para obtener una mejor votación. De hecho en algunos sitios de votación se notaba decaimiento de la base partidaria roja y por el contrario entre los miembros de ARENA había un auge participativo que hacía presagiar su gane.

La ventaja lograda por ARENA en la elección municipal anterior supone solo eso, una ventaja obtenida en determinado momento, pero en materia de elecciones un pequeño elemento puede cambiar el orden de cosas, y por ende, los resultados finales de una votación. La última elección presidencial es un ejemplo: cuando el FMLN había sacado una ventaja de 268,176 votos sobre ARENA, y en una segunda vuelta esa ventaja disminuyó hasta los 6 mil 364 votos.

De tal manera que ARENA puede estar tranquila con esa ventaja, pero no confiada; y el resto de partidos deben estar conscientes de que deben realizar un máximo esfuerzo para poder obtener un triunfo. La cosa no es fácil.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *