Mujer que mató su hijo al nacer es condenada a 30 años de prisión

By on 29 abril, 2015
Cindy Aracely Erazo Aguilar,  de 24 años de edad, fue sentenciada a 30 años de prisión por el delito de homicidio agravado en su hijo recién nacido.

Cindy Aracely Erazo Aguilar, de 24 años de edad, fue sentenciada a 30 años de prisión por el delito de homicidio agravado en su hijo recién nacido.

Cindy Aracely Erazo Aguilar,  de 24 años de edad, fue sentenciada a 30 años de prisión por el delito de homicidio agravado en su hijo, en un hecho ocurrido en el centro comercial Plaza Mundo, del municipio de Soyapango, al oriente de San Salvador.

Según el reporte judicial, la jueza 1º de Sentencia de San Salvador, basó su fallo en las pruebas presentadas en el juicio tanto pericial, documental y testimonial, así como un video filmado el día de los hechos.

El hecho ocurrió el 15 de agosto de 2014 en horas de la noche en las instalaciones del Centro Comercial de Plaza Mundo, en Soyapango.

Según versión de los hechos la imputada ingresó a los baños del Centro Comercial, con dolor abdominal, al entrar a estos  la encargada de la limpieza observó que no salía y por eso decidió entrar para averiguar que le ocurría. Luego le preguntó si le  pasaba algo y Erazo le contestó que estaba mal del estómago y que tenía una  hemorragia. Posteriormente la mujer le pidió papel higiénico abundante.

Minutos después al ver que no salía  la empleada de limpieza llamó  a los encargados de seguridad del lugar y fue entonces, casi 40 minutos después, que la mujer salió  del baño portando una cartera grande y caminando lentamente, pero en ningún momento ella mencionó que llevaba el cadáver de su bebé en una bolsa negra en la cartera.

La mujer fue  trasladada al hospital donde tuvo que mostrar lo que contenía la bolsa, encontrando al bebé ya fallecido. La causa de muerte del recién nacido fue asfixia por sofocación, ya que tenía papel higiénico compactado dentro de la boca y en la traquea, según el dictamen de Medicina legal.

En su declaración la imputada señaló que al dar a luz el niño cayó dentro del servicio sanitario; no obstante el informe de Medicina Legal señaló que el niño no respiró agua, por lo que se descarta esa versión.

La joven miente

La imputada  agregó que entró al centro comercial para retirar dinero de un cajero automático y que mientras hacía la fila sintió retorcijones por lo que fue a buscar un baño, empero mintió, pues el video proporcionado por el Centro Comercial muestra que la joven ingresó por las gradas y se fue directo al baño.

Asimismo al tribunal llamó la atención que según los testigos, cuando entraron al baño, luego que la joven saliera, no encontraron rastros de sangre evidente, solo dos gotas, lo que implica que Erazo limpió el lugar antes de salir, con lo que se descarta que haya tenido una laguna mental, pues ella estaba consciente de lo que hacía.

En el juicio quedó establecido que la joven tenía su pareja, padre de su primer hijo, y que  éste se había marchado hace tres años a Estados Unidos, pero siempre le ayudaba con remesas, por lo que el padre del bebé fallecido, era otro hombre que declaró como testigo y contradijo muchas versiones de la mujer, por ejemplo al señalar que nunca acompañó a Erazo a los controles prenatales, a pesar de que así lo declaró la imputada.

La mujer también mencionó una clínica particular y un laboratorio clínico donde llevaba los controles prenatales. Sin embargo, en dichos establecimientos certificaron que nunca había acudido. Igualmente dio el nombre de un médico que era quien le llevaba los controles y la Fiscalía comprobó que ese profesional no era conocido en la clínica donde supuestamente trabajaba.

Al tribunal también llamó la atención que los compañeros de trabajo se enteraran del embarazo de Erazo hasta que el mismo estaba avanzado, porque ella no vestía ropa de maternidad e intentaba siempre ocultar su estado de gravidez.

Al final, ante la prueba fehaciente el Tribunal emitió la condena de 30 años. El juicio fue observado por la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, que garantizó el debido proceso.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *