Papa Francisco inicia en Ecuador visita que lo llevará a Bolivia y Paraguay

By on 6 julio, 2015

El Papa Francisco cumplió este lunes 6 de julio de 2015, su primer día de labores eclesiales en Quito, la capital de Ecuador, como parte de un viaje que también le llevará hasta Bolivia y Paraguay en una visita papal histórica.

El día domingo 5 el Papa Francisco llegó a Ecuador y fue recibido por el presidente de esa nación Rafael Correa, funcionarios de gobierno, miembros de la iglesia católica y fieles.

La ceremonia de bienvenida tuvo lugar en el aeropuerto internacional “Mariscal Sucre”, donde el Pontífice fue recibido por las autoridades de este país y pronunció su primer discurso.

El Santo Padre recordó con gratitud y alegría las «distintas ocasiones en las cuales ha visitado Ecuador; así también hoy, dijo el Papa, vengo como testigo de la misericordia de Dios y de la fe en Jesucristo.

“La misma fe que durante siglos ha modelado la identidad de este pueblo y dado tan buenos frutos, entre los que destacan figuras preclaras como Santa Mariana de Jesús, el santo hermano Miguel Febres, santa Narcisa de Jesús o la beata Mercedes de Jesús Molina, beatificada en Guayaquil hace treinta años durante la visita del Papa san Juan Pablo II”, dijo Francisco.

«Podemos encontrar en el Evangelio las claves que nos permitan afrontar los desafíos actuales, valorando las diferencias, fomentando el diálogo y la participación sin exclusiones, para que los logros en progreso y desarrollo que se están consiguiendo garanticen un futuro mejor para todos, poniendo una especial atención en nuestros hermanos más frágiles y en las minorías más vulnerables», expresó el Papa.

Este lunes el Obispo de Roma, ofició una misa multitudinaria dedicada a la familia, en el Parque de Los Samanes de Guayaquil, donde reflexionó sobre la importancia que tiene el rezar con nuestro familiares, “la fe se mezcla con la leche materna: experimentando el amor de los padres se siente cercano el amor de Dios”.

Ante un recinto completamente lleno de fieles entusiasmados, el Santo Padre profundizó sobre el significado del pasaje del Evangelio de Juan que habla de las bodas de Caná, y honró el hecho de que la Virgen María le dijera a Jesús que ya no tenían más vino para la celebración, es decir, se preocupó por la organización del evento, y así añadió Francisco “No se ensimisma, no se enfrasca en su mundo, su amor la hace ‘ser hacia’ los otros”. “María es simplemente madre”, dijo, “María es madre, “María es madre”, hizo repetir a los presentes.

Por su parte el presidente de Ecuador, Rafal Correa, destacó que el Ecuador es el primer país que tiene una Constitución que otorga derechos a la naturaleza, que tiene el 20 por ciento de su territorio protegido, y que en su territorio alberga 14 nacionalidades y dos pueblos no contactados.

“Si el Papa es argentino, si Dios es brasileño, entonces Ecuador es el paraíso”, enfatizó.

Durante el discurso de bienvenida, Correa recordó que América Latina es el continente más católico, sin embargo puntualizó que es el continente donde más inequidades existen. Por eso dijo que es necesario terminar con las brechas de inequidad que no se eliminarán con limosnas y de ahí que planteó que es necesaria la distribución de la riqueza.

Recordó las críticas del Sumo Pontífice a las restricciones de la movilidad humana en Europa y reflexionó que vivimos en una globalización cruel que busca mercados planetarios. Por eso recordó que el orden mundial no solo es injusto sino inmoral.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *