Papa Francisco bien recibido por reos de Penal El Cereso No. 3 Ciudad Juárez

By on 17 febrero, 2016

El Papa Francisco ha visitado la prisión de El Cereso No  3 en Ciudad Juárez, estado de Chihuahua, en donde les ha pronunciado un mensaje de solidaridad y ha hecho ver los errores de una sociedad que empuja a los ciudadanos a cometer delitos que loes llevan a las prisiones.

Como parte del acto, la interna Élida Quintana Molina le dijo al Papa Francisco: “Nos sentimos profundamente bendecidos por contar con su presencia”.

Élida Quintana Molina le dijo al Papa Francisco: “Nos sentimos profundamente bendecidos por contar con su presencia”.

Élida Quintana Molina le dijo al Papa Francisco: “Nos sentimos profundamente bendecidos por contar con su presencia”.

“Hoy su santidad se han hecho uno de nosotros”, refiriéndose a Hebreos 13:3, que dice: “Acuérdense de los presos, como si ustedes fueran sus compañeros de cárcel, y también de los que son maltratados, como si fueran ustedes mismos los que sufren”.

En el penal de El Cereso No. 3 guardan prisión unos 3 mil reos del sexo masculino y 200 mujeres.

El Papa Francisco se ha mostrado conmovido y solidario con los reos del Penal El Cereso No. 3 de Ciudad Juárez.

El Papa Francisco se ha mostrado conmovido y solidario con los reos del Penal El Cereso No. 3 de Ciudad Juárez.

Francisco, que este día está poniendo fin a cinco días de visita a México, dijo que la sociedad: “Nos hemos olvidado de concertarnos en los que debe ser  nuestra preocupación: la vida de las personas, la vida de sus familias”.

El Papa dijo que las cárceles “son un síntoma de cómo estamos en la sociedad, de silencio, una cultura del descarte”.

Afirmó que la sociedad actual ha dejado de apostarle a la vida y que poco a poco ha ido abandonando a sus hijos.

“La reinserción no comienza aquí (en la cárcel), sino que comienza afuera en las calles”, dijo el Papa en un ceremonia a la que les permitieron salir a 700 reos del penal, los mejor portados, 500 hombres y 200 mujeres.

Francisco se pronunció por un sistema de salud social que busque prevenir aquellas situaciones, aquellos caminos que terminan lastimando el tejido social.

Destacó que a veces pareciera que las cárceles se proponen incapacitar a las personas, o capacitarlos para que continúen cometiendo delitos, más que promover la reinserción.

A los internos les pidió que ayuden a frenar el flagelo de la violencia y la exclusión, que trabajen para que la sociedad no siga cobrándose víctimas.

Agradeció además la labor que realizan laicos, sacerdotes o pastores y todo el personal que trabaja en favor de los reos en las prisiones.

Al final de su intervención el Papa Francisco abordó su carrito para pasar saludando a los reclusos y les tendió la mano desde el vehículo. Pero después rompiendo el protocolo se bajó y saludó de cerca a los reos que muy emocionados le besaban su mano derecha.

Por último el Papa fue a saludar a una niña que estaba en la ceremonia, mientras los reos gritaban ¡Viva el Papa! ¡Viva el Papa! ¡Viva el Papa!

Y cuando salió a la carretera de nuevo la población le gritaba: ¡Se siente, se siente, Francisco está Presente! ¡Se siente, se siente, Francisco está Presente! ¡Se siente, se siente, Francisco está Presente!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *