Crimen de Berta Cáceres en Honduras muestra niveles de intolerancia en la sociedad

By on 4 marzo, 2016
Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

San Salvador 4-3-2016.- El asesinato de Berta Cáceres, de 43 años,  en Honduras, una líder defensora de los derechos de los indígenas y el medio ambiente de esa nación centroamericana ha generado tantas opiniones de condena en el mundo, de la cual los hechores y quiénes los mandaron a hacer tan horrible hecho criminal, no tenían idea.

El crimen detestable de “Bertita” –todos los crímenes son detestables, aún de los malhechores- es una muestra de cómo las sociedades han llegado a un alto nivel de intolerancia.

El hecho de que Cáceres haya reclamado los derechos de los indígenas hondureños y la protección de las aguas vivas de los ríos, la defensa del medio ambiente, no deben ser motivos para quitarle la vida a un ser humano como ella.

Cáceres, era una indígena lenca, ganadora en 2015 del prestigioso Goldman Environmental Prize.

Ella fundó en 1993 junto a otras personas el Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas y Populares de Honduras (COPINH).

Encabezó protestas contra el proyecto hidroeléctrico de Agua Zarca que afectaba varios ríos en el departamento de Intibucá, ese departamento hondureño que linda con los departamentos de Morazán, San Miguel y Cabañas de El Salvador.

Pero también estuvo en el papel político alzando su voz contra el derrocamiento del ex presidente Manuel Zelaya en 2009.

Berta Cáceres será sepultada el sábado 5 de marzo en Intibucá, en medio de grandes actos conmemorativos.

Berta Cáceres será sepultada el sábado 5 de marzo en Intibucá, en medio de grandes actos conmemorativos.

Berta Cáceres había denunciado en numerosas ocasiones que era víctima de amenazas y que temía por su vida.

Es más ya la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había dictado medidas cautelares para su protección.

Pero todos esos mecanismos no fueron suficientes para salvar su vida.

Ahora quienes la mataron o quiénes la mandaron a matar pensarán que han triunfado. Que sus palabras serán enterradas con ella para siempre. Y se equivocan. Ahora su pensamiento es más popular, y quiénes no la conocían ahora le conocen. Y su pensamiento trascenderá mucho más. Y su lucha será seguida por otras personas amantes de los derechos humanos, amantes del respeto a los demás. Y sino vean el caso de Monseñor Romero en El Salvador. Aún después de muerto el 24 de marzo de 1980, ha sido uno de los elementos de cambio político en el país desde 2009. ¿Quién podía imaginarlo así?

Ahora, en el caso de Berta Cáceres, las autoridades hondureñas deben dar con los responsables de su asesinato. El mundo está observante de cómo avanza el caso. Sujetos la mataron a disparos en su casa en La Esperanza, departamento de Intibucá, en la madrugada del miércoles 3 de marzo de este 2016.

Mientras tanto el pueblo hondureño participa desde el jueves 3 de marzo,  en las honras fúnebres. Tres días de velación no serán suficientes para que le rindan honores. Sus restos ya han sido trasladados desde Tegucigalpa hacia su hogar en el Barrio El Calvario, La Esperanza, Intibucá, occidente de Honduras.

Hay mensajes de condolencias de personas que menos se esperaba: Leonardo Di Caprio, quien recientemente recibió el Óscar por su papel protagonista en la película El Renacido: dice: “Muy triste noticia de Honduras esta mañana. Deberíamos honrar las contribuciones valientes de Cáceres”.

El Senador demócrata de Estados Unidos, por el Estado de Vermont, Patrick Leahy ha destacado que Berta Cáceres pasó su vida luchando por los derechos indígenas. “Este terrible crimen demuestra que nadie, ni siquiera un activista social conocido internacionalmente, está seguro en Honduras”.

Más en medio de todo este dolor que viven las poblaciones que amaban a Berta Cáceres, en Honduras y el mundo, el llamado que puedo hacer es a la tolerancia. Porque la intolerancia y la confrontación solamente acarrean dolor y muerte. Seamos portadores de paz, todos.

Berta Cáceres, descanse en paz.

Nota: Raúl Méndez en un periodista salvadoreño, con una carrera de fotoperiodista y redactor iniciada en 1987, ex empleado de El Diario El Mundo, La Prensa Gráfica, y Diario Lapagina.com/Esta tierra está hecha para todos/Debemos ser tolerantes y vivir en ella/Solamente la paz y la tranquilidad son los estados que pueden darle vida a la población/Seamos parte de ese proceso de pacificación. Para contactos: raumendez@yahoo.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *