Encuentran en Sonsonate jarrones del Período Colonial (1524-1821)

By on 9 marzo, 2016
Reparan piezas arqueológicas.

Reparan piezas arqueológicas.

La Secretaría Nacional de Cultura de El Salvador dio a conocer el descubrimiento de 8 botijas de cerámica del Período Colonial (1524-1821), un elemento muy importante en la historia cultural de los salvadoreños.

De acuerdo con el reporte, las piezas fueron encontradas en el departamento de Sonsonate en enero de 2015 y forman parte de un grupo de 19 botijas, de las cuales 10 se encontraban completas, seis parcialmente fragmentadas y tres totalmente quebradas.

Las botijas (un tipo de jarrones) eran utilizadas -durante la época colonial- como contenedores para almacenar sustancias como vino, aceitunas y aceite de oliva, entre otras, explicó el director nacional de Patrimonio Cultural y Natural, Marlon Escamilla.

Según el director del MUNA, José Heriberto Erquicia, las piezas podrían haber sido traídas de Andalucía, España y eran depósitos comunes en el comercio trasatlántico entre el siglo XVI y XVIII,  a consecuencia de lo cual se encuentran esparcidas en todo el mundo, ya que servían para llevar mercancía de un lado a otro.

Las piezas serán estudiadas y se espera montar –junto a otras piezas arqueológicas de la época- una exposición sobre comercio marítimo, indicó Erquicia.

El descubrimiento fue reportado al departamento de Arqueología de Secultura, el 28 de enero de 2015 por el Ing. Rafael Rodríguez Retana de RC CONOCIV S.A. de C.V., empresa que trabajaba en un proyecto de construcción en la 4ta. Calle Oriente y 4ta. Avenida Sur, de Sonsonate, donde se ubicaron las botijas. El lugar ya no será intervenido ya que actualmente funciona un parqueo privado.

En este mismo terreno funcionaba en el siglo XVI y XVII el Hospital San Juan de Dios de Sonsonate, fundado por la orden religiosa de San Juan de Dios, aseguró el director de la Academia Salvadoreña de la Historia, Pedro Escalante Arce, quien agregó que las botijas eran artículos “de primera necesidad” en la época.

Tras la inspección y recuperación de las piezas arqueológicas el 29 de enero de 2015, se trasladó todo el material cerámico al MUNA con la colaboración de los encargados del proyecto.

“La recuperación de las botijas es el resultado de la tan necesaria articulación y colaboración entre Secultura y la ciudadanía”, manifestó el jefe del departamento de  Arqueología, Hugo Díaz.

Hasta ahora se ha  se restaurado una de las botijas que estaban parcialmente fragmentadas y se limpiaron las diez que se encontraban enteras con el apoyo del Departamento de Conservación de Bienes Culturales Muebles.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *