Valores: Entre violencia y el caos

By on 14 marzo, 2016
Por M.A. Lester Caballeros
Día a día en nuestros países, los habitantes, despertamos con notas de prensa cada vez más impactantes cuyo contenido principal son los actos de violencia y barbarie que cometen algunas personas contra sus semejantes. Es decir, la gente mala contra todos nosotros…
Para explicar este fenómeno, hay muchas causas plenamente identificadas y mal utilizadas dentro de la retórica o discurso que utilizan algunos… (pobreza, falta de oportunidades, de educación, desintegración familiar, controles de todo tipo, de justicia entre otras) pero eso ya corresponde a otro tema…
Retomando el sentido de mi escrito y dentro de este deterioro social que menciono, es importante hacer notar que aparte del daño físico que inevitablemente sufre cualquier agraviado, existe un daño colateral (un problema oculto) que es importante hacer notar, y es que, mentalmente nos estamos enfermando y el espíritu de cada uno de nosotros lentamente se esta transformando, en algo que no es tan bueno como seres humanos…
¿A que me refiero con esto?
Pues bien, a que desgraciadamente la violencia solo genera violencia. Es decir, aparte del estrés o paranoia que todos sufrimos, basta con notar el cambio de humor y de pensamiento en cada uno de nosotros para saber que algo feo pasa y nos esta transformando. (Sentimientos de venganza o ira, algo que naturalmente no habita en nosotros…)
En mi opinión, el ser humano es bueno por naturaleza y salvo contadas excepciones (la gente mala supongo), todos tenemos un alma que aspira (independientemente de nuestra creencia) a ser mejores para alcanzar algún tipo de salvación, ya sea desde un estado espiritual, una iglesia o como quieran llamarle. (Esto hace que respetemos la vida propia y la de los otros por ejemplo).
Promuevo los valores por que creo firmemente en que son los únicos que pueden rescatar a cualquier sociedad, porque cuando la maldad crece en el hombre luego nadie puede pararla. Basta con analizar un poco la historia de la humanidad (pasada o incluso reciente), para encontrar ejemplos de como un individuo o pequeños grupos de “sujetos sin valores” fueron capaces de acabar de distintas manera con poblaciones o civilizaciones enteras.
La evolución social y el desarrollo de la tecnología son grandes beneficios con los que hoy se cuenta, pero de nada sirven, si con esta tecnología que se produce un día quienes la manejan deciden que es hora de apretar un “botón” y simplemente acabar con todo.
He allí el porque insisto, en que las nuevas generaciones deben ser instruidas y formadas bajo ciertos parámetros que intenten asegurar que las acciones que desarrollen sean en beneficio de todos.
Necesitamos estar conscientes de que para que todos podamos vivir en paz se deben cumplir una serie de normas de convivencia y por ello es que desde mi perspectiva, siempre debe existir orden, responsabilidad, estima, respeto e igualdad entre los seres humanos junto a otros valores que ya existen y que también, deben ser practicados.
Todo esto le hace bien a los niños, a sus padres y a cualquier adulto en general. Lo único que intento en mi sueño (algunos le llaman locura), es que todos estos problemas no terminen quitándonos la bondad innata e infinita que todos tenemos.
Para los escépticos sobre el tema, los valores son algo transversal, es decir, aplican para cualquier contexto. Tomaré el valor de la responsabilidad aplicada y sus beneficios para explicar a manera de ejemplo:
  • En la escuela o universidad: Docentes que cumplen con su función, alumnos que cumplen con sus tareas, padres o alumnos que pagan a tiempo su cuota mensual ah y directores o patronos que pagan puntualmente a sus colaboradores.
  • En las familias: Padres que son responsables en cuanto a lo económico y al tiempo que dedican a los hijos, hijos que cumplen con los roles asignados, hermanos que ayudan y ponen ejemplo.
  • En una empresa: Colaboradores que llegan temprano y que cumplen las tareas, clientes que pagan a tiempo, proveedores que envían lo que se les requiere a tiempo, jefes y dueños que pagan lo que corresponde en el momento que corresponde.
  • En lo social: Cuidar de mí y de los otros (preservar adecuadamente la especie).
  • En lo ambiental: Y así, una larga lista de todos los escenarios en donde esto se aplica !!!
Todo junto parece algo imposible, pero se trata de hacer única e individualmente la pequeña parte que me corresponde (ser responsable con mis obligaciones, en este caso). Si cada uno de nosotros hace lo que le toca, estoy seguro de que es posible lograrlo.
Yo quiero mejores familias, mejores escuelas y en general mejores ambientes de trabajo. Visto como utopía, una mejor sociedad y para que esto suceda, algunos tenemos que comenzarlo…

Nota: Lester Estuardo Caballeros Hernández, es Académico e investigador, actualmente candidato al Doctorado en Educación por la Universidad Mariano Gálvez de Guatemala. Posee una Maestría en Administración de Recursos Humanos y el título de Licenciado en Administración de Empresas actividad que desempeña dentro del sector privado. En la parte educativa dirige actualmente, varios proyectos para el desarrollo humano – empresarial / Colaborador de az Revista.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *