¿De qué sirve gobernar bajo el imperio de la mentira y el engaño?

By on 21 marzo, 2016
Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

Por Raúl Méndez

San Salvador 21-3-2016-. Para nada bueno sirve gobernar bajo el imperio de la mentira y el engaño, porque todos los frutos que ese sistema le puede dar a un partido político u organización, permanece hasta que la verdad llega.

Antes de decir que en el mundo debemos actuar todos con la verdad, primero debo considerar que es mejor actuar con rectitud en beneficio de las personas pobres, que somos la mayoría en el planeta.

Esta vez comienzo por decir que El Salvador ha estado sometido a la mentira y al engaño, pero eso les ha dejado graves pérdidas a quiénes han utilizado ese instrumento.

Como es bien sabido en 1932 los grupos de poder económico impusieron el Poder militar, como una salida a sus problemas en un gobierno civil. Y junto con Maximiliano Hernández Martínez, un hombre que traicionó a su propio presidente Arturo Araujo,. Era vicepresidente de Araujo, quien lo había nombrado como Ministro de la Guerra, o lo que es ahora el Ministro de Defensa. Y Martínez azuzado por esos grupos derrumbó el gobierno de Araujo y se instaló en el Poder, ante un ambiente de creciente protesta de campesinos por las difíciles condiciones en que vivían y porque les eran usurpadas sus tierras y sus derechos. Chico Sánchez y Feliciano Ama, junto a Farabundo Martí hicieron la resistencia, pero  fueron derrotados por el ejército y la Guardia Nacional, y la mayoría de gente fue fusilada, masacrada.

Martínez, siguió gobernando con las armas y poniendo la bota encima al que no estuviera de acuerdo con sus planes. Desde luego era la gente opositora porque los patrones se la ponían a él. Y una parte de la gente salvadoreña, la gente al servicio de la gente del Poder económico decía: no hay como Martínez. Si alguien se opone rápido lo manda a fusilar y ahí se acaba todo. Y vea cuando Martínez se había creído que él gobernaba, y quería cobrar nuevos impuestos a la gente de dinero, lo echaron como un pobre diablo en 1944. Pero esto que acabo de decir no se podía publicar todavía en la década de los 70’a y 80’s pues podía ser considerado como un comunista y acabar quién sabe cómo.

Entonces el Salvador fue gobernado bajo la mentira y la opresión, no desde 1932, sino desde siempre, porque antes hubo otros que también manipularon todo. Cuando había candidatos de un solo partido, cuando el candidato era siempre el poderoso. Y pasamos por gobierno militares de Lemus, Rivera, Sánchez Hernández, Molina y Romero, a medias. No terminó Romero su gobierno. De nuevo los niveles de protestas que venían creciendo desde 1932 incrementaron y Romero en el 77 no era más la solución. Ya no funcionaba la amenaza y la militarización del gobierno porque sabían que había organizaciones guerrilleras que se estaban preparando para la lucha armada desde antes de 1970. Entonces le dieron golpe de Estado al General Carlos Humberto Romero. Y llegaron a crear juntas cívico-militares, que no funcionaron, y se vino la guerra civil encima. Trataron –siempre con recomendación de los Estados Unidos- de apaciguar las cosas designando un gobierno demócratacristiano con José Napoleón Duarte a la cabeza. Le daban 1 millón de dólares diario en armamento y munición. El gobierno de Duarte estaba orientado por los Estados Unidos, no por el poder económico salvadoreño. Después de tantos problemas creados por el Partido de Conciliación Nacional (PCN), llegó ARENA. Este partido sí contaba con el respaldo de la parte económica nacional. Al PCN que manejaban los sectores agropecuarios lo estaban dejando como un “julón”. Y ARENA creó crisis en el PDC y lo sacó del gobierno. Hay quienes creen que ARENA se anexó el PDC, echando a los Duarte y compañía.

ARENA ganó la presidencia con Cristiani en 1989 y gobernó 20 años. Crearon un sistema de gobierno junto con PCN y PDC que les daba la oportunidad de gobernar unos 100 años cuando mínimo. Siempre y cuando estuvieran unidos. Y gobernaron sobre la mentira y el robo. Y eso mismo le hizo daño al partido, nadie más le ha hecho daño, ellos mismos se lo hicieron. Y se dividieron y perdieron la presidencia ante sus archirrivales del FMLN. Tuvieron que entregar el gobierno. Creo que Walter Araujo que en ese tiempo (2009), era presidente del TSE por ARENA, lo pensó una y otra vez, si entregaba o no la presidencia. Eso ocurría bastante después de la firma de los acuerdos de Paz. Negarle un gane al FMLN habría sido volver a una nueva guerra. La guerra civil de 1981 al 92 ya había dejado 120 mil muertos. Porque hay dos cosas bien distintas: la izquierda puede armar revoluciones y protestas, pero la derecha no puede armar revoluciones sino comprar voluntades judiciales, políticas y militares y dar golpes de Estado. En 2009  era mejor entregar el gobierno.

Además, la derecha había administrado mal el Estado. Algunos de sus funcionarios eran señalados por robar arcas de instituciones como ocurrió con el ISSS y Romero Majano Araujo, para comenzar. Y el Estado salvadoreño en 2009 estaba en una crisis tremenda, producto de una crisis global  internacional. Los salvadoreños necesitaban un gobierno que fuera limpio y gobernara con los mayores niveles de transparencia y credibilidad: ahí estaba el FMLN. Era el único partido por probar. Y los Estados Unidos le deben haber dado el aval. Y la derecha pudo pensar: habrá que ver al FMLN tratando con los Estados Unidos, ya se van a pelear y van a caer, si de todas maneras han sido enemigos durante la guerra.

Pero todo lo contrario, los gobiernos del FMLN han manejado  las relaciones diplomáticas con Estados Unidos –aún con todas sus diferencias-, bajo un marco de respeto. Lo han hecho sin ir a besar la tierra estadounidense: uno de los graves errores de Duarte. Y al FMLN le ha tocado que gobernar un país en crisis. Ahora, con la ayuda de Estados Unidos el FMLN está sacando al país adelante, poco a poco, después de que esta nación se vio sometida a una de las peores crisis de todos los tiempos. Dicen que la crisis de 1930 fue grave. Mi madre me contaba que la gente tenía que comer mangos verdes y hierbas del campo para paliar el hambre, por aquellos días de enorme escasez. Mi madre para entonces tenía 10 años.

Ante la grave crisis de 2008, al final de año las empresas estaban despidiendo a sus empleados más antiguos y más experimentados y recortando beneficios de horas extras para reducir su presupuesto. Eran decenas de despedidos por todos lados. Con el salario de ellos podían contratar a cuatro o seis empleados jóvenes pero con deseos de echar a andar toda su fuerza laboral.

Pero a pesar de esa gran crisis el FMLN está sacando adelante al país, sin acceder a China. No puedo decir que los funcionarios del FMLN no han robado o no están robando. Eso le toca decidirlo a las instancias correspondientes. Y si lo están haciendo pues que metan preso a quien sea responsable de ese delito. Lo que sí creo que  debe hacer el FMLN es gobernar bajo el régimen de la verdad, la transparencia, la honestidad, la rectitud, la honorabilidad y la anticorrupción.

Muchas cosas han cambiado con el gobierno del FMLN porque se han aprobado más leyes de transparencia, de lucha contra el crimen, de libre sindicalización, de mejoras políticas y legales para la mujer y la niñez  propiciadas muchas veces con el apoyo de la propia derecha. Y eso es bueno. Pero les falta mejorar en educación, salud y desarrollo social.

Ahora en el ambiente aparecen ARENA y FMLN enfrascados como siempre en una fuerte lucha política. Y eso es bueno, es parte del régimen democrático que impera en el país, después de los Acuerdos de Paz.

El FMLN nunca cooperó con los gobiernos de ARENA, y por tanto no debe esperar recibir apoyo para gobernar, de parte de ese instituto político de derecha. Mientras tanto GANA sin despeinarse está siempre listo para recibir más diputados producto de los residuos, un sistema aprobado por ARENA, PCN y PDC.

Ambos partidos políticos acceden a formas de lucha. ARENA acusa al gobierno del FMLN de negociar con las pandillas, y ARENA es descubierta dialogando con líderes de pandillas. Ha sido un duro golpe para el partido de derecha, porque la prueba está ahí en un vídeo publicado por el periódico digital El Faro. Por eso digo, se deba actuar con rectitud y honestidad, porque en determinado momento puede salir a flote un reporte como este. Una situación que compromete a su diputado Ernesto Muyshondt y ex vicepresidente del partido, que buscaba la presidencia de esa institución.

Pero vea, lo que ocurre es que en esta sociedad servilista se le ha mentido mucho a la gente. Se le miente desde el punto de vista religioso. Se acusa a los musulmanes de ser una religión violenta y armada, pero se olvida que los hebreos, fuente del cristianismo, también eran una organización armada que se apropió de tierras ajenas como Canaán, bajo la conducción militar de Josué. Y que su dios de amor, ordenó que no quedaran con vida ni siquiera los niños de Jericó, excepto la ramera Rahab y su familia. Y lo mismo en Hai y otras ciudades.

Se le miente a la gente al darle la razón a una revista francesa que se burla de la religión musulmana. –No estoy de acuerdo con la masacre de trabajadores de la revista realizada por los musulmanes– Pero vea, ese es resultado del bullying o acoso físico o psicológico al que unos someten a otros. Más parece resultado de prepotencia de unos hacia otros. En Estados Unidos el bullyng ha causado la muerte de numerosas personas. Y en España y en México se llama a evitar esa burla porque engendra odio. Pero no se expresan contra publicaciones como esa revista francesa. Está bien que haya libertad de expresión, pero con respeto. Todos debemos estar en contra del bullyng, pero en todas sus manifestaciones. Porque si se permite un tipo de burla, entonces somos una sociedad de doble rostro (bueno y malo), algo que no debe existir.

Ahora se critica con facilidad las mentiras de los hitlerianos, pero se mira como normal las mentiras de los Estados Unidos cuando invade Iraq gobernada por sus “amigos”.

Veamos. Es mejor implementar en la niñez los valores morales sin demagogia, para tener una sociedad más justa, respetuosa, honorable y pacífica. Y no estoy hablando solamente de la sociedad salvadoreña, sino de la sociedad en el mundo, porque visto desde el punto de vista global del internet, esta es una sola sociedad.

Pero ¿Qué sociedad puede ser respetuosa, honorable, justa y pacífica, si mientras un político gobierna, el otro está por debajo serruchándole el piso?

¿Qué sociedad puede ser justa si sus políticos solamente están pensando en llenarse los bolsillos de dinero, y les importa poco que el pobre coma o no coma, o porque el ciudadano común y corriente tenga o no tenga trabajo?

¿Qué sociedad puede ser justa si sus políticos no se preocupan porque los niños tengan acceso a buena educación, buena salud y buenas condiciones para el desarrollo laboral y productivo en el país?

Creo que ninguna sociedad puede ser libre y pacífica mientras la mentira y la zancadilla vaya de por medio en nuestra vida diaria.

Por eso les digo: seamos aunque sea un poco honorables.

Nota: Raúl Méndez en un periodista salvadoreño, con una carrera de fotoperiodista y redactor iniciada en 1987, ex empleado de El Diario El Mundo, La Prensa Gráfica, y Diario Lapagina.com/Esta tierra está hecha para todos/Debemos ser tolerantes y vivir en ella/Solamente la paz y la tranquilidad son los estados que pueden darle vida a la población/Seamos parte de ese proceso de pacificación. Para contactos: raumendez@yahoo.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *