“Los Panamá Papers” y su impacto en El Salvador

By on 8 abril, 2016

EDITORIAL-San Salvador 8-4-2016.- El impacto de la filtración de documentos conocidos como “Los Panamá Papers”, relacionado con la creación de empresas offshore en Panamá por el despacho de abogados Mossack Fonseca, ha tenido poco impacto en El Salvador, mientras en otros países ha sido toda una pesadilla para políticos, deportistas, dirigentes en deportes masivos como el fútbol en FIFA, y escritores.

Lo que algunos medios a nivel mundial han calificado como un verdadero terremoto, la publicación de 11.5 millones de documentos bancarios últrasecretos filtrados, salió a luz publica el domingo 3 de abril por medio del diario alemán Sueddeutsche Zeitung, y retomado por distintos medios noticiosos de todo el mundo. El caso de Los Panamá Papers, según se ha dicho, ha sido publicado luego de una amplia investigación periodística realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por su nombre en inglés).

La revelación de toda esa información ha dejado mal paradas a personalidades de la política, los deportes, la banca, que incluyen a Vladimir Putin, el futbolista del Barcelona, Lionel Messi, el presidente argentino Mauricio Macri, el Primer Ministro de Islandia Sigmundur David Gunnlaugsson, y  Pilar de Borbón, tía del Rey Felipe VI de España, entre otras personalidades, y donde estarían involucradas numerosas firmas salvadoreñas.

De acuerdo con el periódico digital El Faro, la firma Mossack Fonseca permitió a clientes salvadoreños crear en Panamá más de 200 compañías opacas.

Entre los millones de documentos y la cadena de empresas fachada creadas por Mossack Fonseca, El Faro ha podido detectar hasta 33 clientes salvadoreños, la mayoría abogados, que han servido de escudo para crear más de 220 empresas offshore inscritas en siete diferentes paraísos fiscales como Panamá, Seychelles, Bahamas o Nieu.

Hasta ahora el impacto en la población de El Salvador ha sido poco o casi nada, tal vez en el futuro haya algo fuerte.

Entre los nombres y apellidos de salvadoreños mencionados con los Panamá Papers están Cristiani, Poma, Simán, propietario del periódico digital El Faro; Kriete, Eserski, propietario de TCS; Altamirano, presidente de El Diario de Hoy; Dutriz, presidente de La Prensa Gráfica; Daboub, Rais, Velado y el diputado Ernesto Muyshondt, José Miguel Antonio Menéndez Avelar, conocido como “Mecafé”, y Sigfrido Reyes, del FMLN, entre otros.

Si se dice que esas empresas son para ocultar fortunas y evadir el pago de impuestos en su país, entonces tendrá la Fiscalía que investigar y deducir responsabilidades, aunque  será muy difícil aclarar porque en Mossack Fonseca se habrá manejado todo de forma oculta. De hecho la Fiscalía General dice que ya ha iniciado esa investigación.

El impacto político

En El Salvador ha tendrá a futuro un fuerte impacto político la revelación de esas empresas offshore por el hecho que ahí salen mencionados los propietarios de periódicos como La Prensa Gráfica, El Diario de Hoy y TCS.

Pareciera que los primeros dos medios informativos estaban en la tarea de cortarle las alas a Nayib Bukele, actual alcalde de San Salvador, para que no llegara a alcanzar la candidatura presidencial por el partido FMLN en 2019.

Sin embargo, Bukele ha desarrollado una fuerte lucha político-ideológica con dichos medios a los que ha llegado a calificar como “Los Panfletos”, y ha realizado una importante cantidad de obras que lo han blindado. Bukele, lanzando una ofensiva de hacer muchas obras desde la alcaldía de San Salvador (lleva más obras que cualquier alcalde cuando solo ha cumplido la mitad de su período), parece que no ha dejado espacio para que lo critiquen y dónde le causen daño político.

Más ahora que se ha descubierto este caso de Los Panamá Paper o Los Papeles de Panamá, le han dado a Bukele más opciones para defenderse y atacar, desde el punto de vista político-ideológico. Bukele siempre ha dicho que dichos medios informativos deben pagar impuestos y ahora le dan pie para reiterarlo. De esa manera, Bukele pareciera que tiene el camino abierto hacia la candidatura presidencial.

Los propietarios de empresas periodísticas deberían aclarar la relación financiera desarrollada en ese paraíso panameño.

El FMLN debe alejarse de la corrupción

En torno a este escándalo, el presidente Salvador Sánchez Cerén ya debería haber pedido el cargo a Sigfrido Reyes, para que no le manche el expediente de su gobierno.

El solo hecho de que Reyes aparezca en ese listado de negocios escondidos, es motivo suficiente para hacerlo a un lado.

Y aún cuando el siguiente caso no tiene nada que ver con los Panamá Papers, el Vicepresidente, Óscar Ortiz, señalado por mantener una sociedad con Rogelio Antonio Cervantes, que incluye al personaje José Adán Salazar Umaña, a través de la empresa Desarrollos Montecristo S.A. de C.V., debe aclarar la situación. Esa es una empresa que –según el periódico digital El Faro, por años ha comprado y vendido terrenos en la isla Montecristo, ubicada en la zona costera del oriente del país, en las cercanías de la bahía de Jiquilisco.

Ortiz, tuvo que haber renunciado a esa relación desde que comenzaron las denuncias contra Salazar en años pasados. Aun cuando al señalado empresario desde hace varios años, no le han encontrado nada, porque anda ahí libre. Pero el solo hecho de estar cerca de él le afecta la imagen del vicepresidente y la imagen de su partido. Ortiz debe actuar rápido y debe ir a finiquitar esa relación al CNR. Aunque él argumenta que esa relación terminó hace años, debe aclarar con el CNR por qué le han dicho al periódico El Faro que la sociedad está activa.

Si el FMLN se va a manejar contra la corrupción, debe alejarse de ella lo más que pueda, para que no quede mal parado como el partido ARENA, al que algunos de sus miembros le han causado grave daño con sus actuaciones corruptas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *