PRIMERO DE MAYO, 130 AÑOS DEL SACRIFICIO DE MÁRTIRES DE CHICAGO POR JORNADA LABORAL DE 8 HORAS

By on 28 abril, 2016
Tirso Canales, escritor salvadoreño.

Tirso Canales, escritor salvadoreño.

Fantasmario

(Una luciérnaga contra el oscurantismo)

Tirso Canales

  1. EL PRIMERO DE MAYO de cada año, la clase obrera conmemora dos objetivos principales: 1) Rendir el Homenaje de la Clase Trabajadora a los Mártires de Chicago que fijaron el primero de mayo de 1886, para que se cumpliera LA JORNADA LABORAL DE 8 HORAS, 2) Exigir ante los gobiernos, salarios justos, acordes con las necesidades económicas y sociales de los trabajadores en cada país, donde vendan su fuerza de trabajo, por una paga siempre baja, y que el capitalista se queda con casi todos los beneficios logrados por los trabajadores y trabajadoras.
  2. EN 1886 LOS MARTIRES DE CHICAGO marcaron como fecha para que entrara en vigencia LA REIVINDICACIÓN DE LA JORNADA LABORAL DE 8 HORAS, pero ya entonces habían transcurrido 80 años desde que los trabajadores de Europa y Estados Unidos exigían a los capitalistas, suprimir la jornada laboral de 18 y 15 horas de trabajo que imponían en sus fábricas a hombres, niños y mujeres aplicando el “capitalismo manchesteriano” trasladado a USA.
  3. USTED TRABAJADOR Y TRABAJADORA de El Salvador, aunque siempre haya tenido la desdicha de vender su fuerza de trabajo en las fábricas, bancos y otros negocios de los capitalistas, es posible que no sepa que en nuestro país, la clase trabajadora ha luchado duro y librado recias batallas contra las patronales para arrancarles miserables aumentos de salario. Ya en 1923/24 el movimiento laboral del país, adquirió un carácter combativo y resuelto. La clase trabajadora, de hecho conquistó el derecho que tiene a organizarse en sindicatos y gremios para defender sus intereses.
  4. LA CONQUISTA DE LA JORNADA LABORAL DE 8 HORAS, la lograron los trabajadores salvadoreños el 13 de junio de 1928 y entró en vigencia un año después. De manera que si usted cree, que la jornada de 8 horas de trabajo fue un regalo del cielo, se equivoca rotundamente. LA LEY DE 8 HORAS DE TRABAJO, decía en su Artículo Uno: “El Trabajo efectivo de los obreros de talleres, fábricas, trabajadores de empresas en los puertos, costas y ríos, de los dependientes, mozos, meritorios, empleados en las casas industriales o de Comercio; de los conductores, boleteros, guardafrenos, guardas y demás empleados de ferrocarriles y tranvías o de cualquier otra empresa de transporte; y, en general, de todas las personas que tengan faenas o tareas del mismo género de las desempeñadas por los obreros y empleados que ya quedan indicadas, no durará más de ocho horas al día”. (Guión del Movimiento Sindical, (1918/1958) PCS, El Salvador.
  5. LOS CAPITALISTAS nunca consideraron a los trabajadores y trabajadoras como personas, que tienen familias con hijos que atender, mantener, educar y brindarles cariño, sino que los ven como parte de las “máquinas productoras de riqueza”. Por ello las organizaciones y sindicatos de los trabajadores, plantearon como reivindicación justa y necesaria la JORNADA LABORAL DE 8 HORAS para distribuirla así: “8 horas para laborar, 8 horas para descansar y reponer las energías empleadas en el trabajo y 8 horas para atender el estudio, superación y cuidado de las necesidades familiares”.
  6. LOS CAPITALISTAS DE CHICAGO se enfurecieron contra los dirigentes y participantes en la HUELGA DEL PRIMERO DE MAYO DE 1886, 1) Samuel Fielden, 2) Oscar Neebe y 3) Michael Schwab, condenados a cadena perpetua y contra, George Engel, Adolf Fischer, Albert Pearsons, Theodoro Spies, Luis Ling y muchos más heroicos trabajadores fueron condenados a muerte por exigir sus derechos
  7. LOS MÁRTIRES DE CHICAGO fueron ejecutados el 11 de noviembre de 1887. El Líder de la Independencia Cubana, José Martí, era entonces corresponsal del periódico argentino, “La Nación”, en Estados Unidos. En el despacho periodístico de la fecha, escribió el testimonio, dejado por un testigo excepcional de aquel brutal suceso, en que se ahorcó a trabajadores dignos, por exigir justicia y negarse a ser esclavos.
  8. JOSÉ MARTÍ, NARRÓ AQUEL HECHO ASÍ: “salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen las sentencias, les sujetan las manos por las espaldas con las esposas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hileras de sillas delante del cadalso como en un teatro…Firmeza en el rostro de Fischer, plegaria en el de Spies, en el de Pearsons. Engels hace un chiste a propósito de su capucha, Spies grita: “¡la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora“. Les bajan las capuchas, luego una señal, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable“. De aquel modo, fueron ahorcados Los Mártires de Chicago. . ¡Gloria eterna a su ejemplo!
  9. LEAN LO QUE ESCRIBIÓ ADOLF FISCHER, y comprueben ustedes trabajadores salvadoreños, si tienen la capacidad de conmoverse con los ejemplos de los mártires que dieron su vida por aliviarles a ustedes la esclavitud del capitalismo: “¡SECAD VUESTRAS LÁGRIMAS, LOS QUE SUFRIS! ¡TENED CORAGE, ESCLAVOS! ¡LEVANTAOS!”

Visite mi página web.  www.tirsocanales.com

NOTA: Tirso Canales: Nació en San Salvador, el 26 de marzo de 1931. Tirso Canales, cultiva, la poesía, el cuento, ensayo, teatro y la crítica literaria. Además de haber viajado por varios países, ha sido articulista de El Diario Colatino, El Salvador; Director de la Editorial Universitaria, Universidad de El Salvador, 1987, y ahora, 2 de abril de 2012, inicia la publicación de su fantasmario en el diario digital WWW.ELSALVADORNOTICIAS.NET Como poeta, “cultiva preferentemente el tema social que deriva a lo político”. Entre su obra publicada se cuenta: Lluvia en el viento, (poesía, San Salvador, 1959); Los Ataúdes, (pieza teatral escrita en colaboración con Napoleón Rodríguez Ruiz h., revista Universitaria, San Salvador, 1963); El Artista y la Contradicción fundamental de la época, (ensayo, San Salvador, 1966); Crónicas de las higueras y otros poemas, ((poesía, San Salvador, 1970); Cien años de Poesía Salvadoreña: 1800-1900, en colaboración con Rafael Góchez Sosa, San Salvador, 1978; De aquí en adelante (Libro colectivo), San Salvador, 1967; poetas jóvenes de El Salvador (colectivo), San Salvador, 1960. Parte de su obra se encuentra en revistas como: Cultura del Ministerio de Educación de El Salvador y Revista La Universidad de la Universidad de El Salvador. 

NOTA: Los puntos de vista u opiniones expuestos en los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de la persona o entidad que los firma.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *