FMLN condena Golpe de Estado parlamentario en Brasil, contra Rousseff

By on 12 mayo, 2016

El partido de izquierda Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN,  actualmente en el gobierno de El Salvador, expresó su enérgica condena “ante el golpe de Estado Parlamentario perpetrado contra la legítima presidenta de la República Federativa de Brasil, Dilma Rousseff”, este 11 de mayo de 2016.

El FMLN expresa, asimismo, su  total respaldo y solidaridad a la presidenta Dilma, elegida por el pueblo brasileño, que expresó su voluntad a través de 54 millones de votos. Ese respaldo popular es hoy irrespetado y negado por los golpistas que, valiéndose de maniobras parlamentarias y de un sistema judicial cómplice, pretende pisotear la voluntad popular.

Manifestamos, del mismo modo, nuestra solidaridad y apoyo a nuestro hermano Partido de los Trabajadores de Brasil, PT, a sus dirigentes y su militancia, en particular al compañero Luis Inacio Lula da Silva.

Esta burda maniobra parlamentaria es parte de una estrategia de poderosos y antidemocráticos sectores de la derecha empresarial y terratenientes locales, en alianza con grandes corporaciones transnacionales, que jamás aceptaron haber sido desplazados del poder político y económico de aquella hermana nación.

“Como FMLN llamamos a los pueblos y gobiernos democráticos del mundo a rechazar esta maniobra antidemocrática, que hace retroceder al hermano y valiente pueblo de Brasil a los oscuros años en que los derechos humanos, sociales, económicos  y políticos de las y los brasileños, eran pisoteados con impunidad por las élites conservadoras y el gran capital”, señala el partido político.

Dilma Rousseff, Presidenta de Brasil.

Dilma Rousseff, Presidenta de Brasil.

“Expresamos nuestra seguridad que la nueva etapa de lucha que se abre para el pueblo brasileño en defensa de su legítima presidenta, compañera Dilma Rousseff, será acompañada por los pueblos, partidos y gobiernos democráticos, progresistas y solidarios del mundo”.

“Reconocemos en la presidenta de Brasil, no solo la legitimidad de su mandato, sino su férrea lucha por hacer de su país una nación más equitativa, justa y democrática, con una decidida vocación hacia la  integración de los pueblos de Nuestra América. Esos valores, son los que el puñado de golpistas enquistados en las estructuras parlamentarias y judiciales de Brasil, jamás perdonaron a la presidenta Dilma”, concluyen.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *