¿Diálogo sincero entre Gobierno y la ANEP?

By on 18 mayo, 2016
Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

Por Raúl Méndez

Qué importante acción ha sido la emprendida por el presidente Salvador Sánchez Cerén y el presidente de la ANEP, Luis Cardenal Debayle en busca de lograr una estabilidad política del país de cara a los próximos años.

Digo que es importante porque les permite a ambos representantes de sectores de izquierda y derecha, poner sus cartas sobre la mesa y analizar si hay disposición a ceder en algún punto.

Salvador Sánchez Cerén, presidente de la república en representación del FMLN, representa a la izquierda política del país, aunque no a toda porque existen algunos quienes se consideran de izquierda y están fuera del gobierno.

Luis Cardenal Debayle, por su lado, representa a la derecha empresarial del país, aglutinada en la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP). La ANEP es la cúpula de derecha con fuerte influencia en el funcionamiento del mayor partido de oposición en la actualidad, el partido ARENA.

De ahí la importancia de la reunión entre los representantes del gobierno y la empresa privada.

Sánchez Cerén llegó a las instalaciones de ANEP junto a su vicepresidente Óscar Ortiz y otros funcionarios, mientras la ANEP los recibió muy cordialmente con los presidentes de sus cámaras empresariales.

La reunión se produce después de un rompimiento de las relaciones, cuando el presidente Sánchez Cerén no asistió al encuentro ENADE 2016, después de sostener una mala relación con el ex presidente de ANEP, Jorge Daboub, para quién el gobierno nunca ha hecho hizo nada bueno.

El encuentro es importante porque el gobierno busca tranquilidad para gobernar, apoyo económico para su gestión, y sobre todo, respaldo para su accionar en contra de los grupos de pandillas. Por su lado la ANEP podría verlo desde el otro lado de la moneda, es decir de la oposición, en el sentido que respaldar al gobierno del FMLN, sería ayudarle a ganar otro período de gobierno.

Pero lo importante de este tipo de reuniones no debe ser la posibilidad de que gobierne A o B grupo, sea de izquierda o sea de derecha, sino debe ser el bienestar de la mayoría del pueblo salvadoreño, la gente pobre. Y es que por la gente pobre nadie pide nada, porque por los ricos, ellos solos realizan sus propias gestiones.

Debo decirles que la gente común y corriente necesita buenos proyectos para aumentar la producción en general. Necesita capacitación tecnológica para optar a mejores empleos de empresas nacionales e internacionales, como los Call Center que se están multiplicando en el país. Se necesitan proyectos para rescatar el medio ambiente en los que pueda trabajar la población.

Se necesita que la gente del campo tenga asesoramientos en materia de cultivos, para producir no solo en tiempos de invierno sino en verano y de esa manera tengamos un El Salvador productivo.

La población trabajadora necesita mejores salarios para garantizar la estabilidad alimentaria -en salud y educación-, y económica de su hogar.

El encuentro es realmente bienvenido, aunque las reformas de pensiones los separan. En este tema debemos de estar claros: se manejan muchos millones. Las pensiones fueron privatizadas y a nadie le preguntaron si estaba bien o no. Ahora el gobierno busca manejar esas pensiones, pero eso supone quitarle ganancias millonarias a las administradoras. Por eso el gran pleito que se tienen. Son los millones de dólares la manzana de la discordia, no otra cosa. En el fondo, parece que los beneficios económicos para los pensionados no les importa mucho.

Pero volviendo al tema del diálogo. En el futuro el acercamiento de elecciones nos dirá si existen intenciones verdaderas de un diálogo sincero o es pura táctica dilatoria. En todo caso veremos quién da el paso al costado primero. Si las partes se mantienen en diálogo, aún en medio de la campaña preelectoral que se vendrá, eso podría ser un diálogo sincero. Y ojalá hubiera acuerdos beneficiosos para la gente.

Al inicio de estas pláticas las partes se han prometido un diálogo serio y sincero, veremos como avanza.

Ya antes hubo un intento de diálogo de la ANEP de Jorge Daboub con el gobierno, pero solamente se quedó en eso: “un intento”, no pasó a más.

Por mi parte reitero que ojalá hubiera acuerdos de las partes en beneficio de la población, que verdaderamente los necesita.

Nota: Raúl Méndez en un periodista salvadoreño, con una carrera de fotoperiodista y redactor iniciada en 1987, ex empleado de El Diario El Mundo, La Prensa Gráfica, y Diario Lapagina.com/Esta tierra está hecha para todos/Debemos ser tolerantes y vivir en ella/Solamente la paz y la tranquilidad son los estados que pueden darle vida a la población/Seamos parte de ese proceso de pacificación. Para contactos: raumendez@yahoo.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *