El Salvador no necesita políticos de doble rostro

By on 15 junio, 2016
Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

Por Raúl Méndez

El Salvador es un lindo país centroamericano, con un clima tropical fresco, sabroso y saludable, y con una población bella que se merece un mejor futuro.

Desde hace decenas de décadas se ha venido teniendo un sistema político controlado por quiénes tienen mayor cantidad de dinero en el país. Y me atrevería a decir que desde siempre la política ha sido dominada por los mismos, es decir, por quienes poseen las riquezas económicas. Pero ahora ese sistema ha cambiado desde 2009, con el arribo al gobierno, que no al Poder, de la izquierda política.

Habiendo observado gobiernos del PCN, del PDC, de ARENA y ahora del FMLN puedo decir que el país sigue en el mismo camino del estancamiento, con poco desarrollo y con un crecimiento de sus problemas. De hecho a partir del año 2008 hasta la fecha la población laboral salvadoreña se ha visto afectada con bajos salarios, ya sea salario mínimo o salario superior de mutuo acuerdo entre empleador y trabajador, pero eso se debe a la crisis económica internacional que se vivió en ese año, y que algunos economistas dicen que pronto vendrá otra oleada igual.

Sin embargo, el mayor problema del país, por ahora, es el de la inseguridad en el territorio, porque frena el comercio formal, frena la inversión, frena los negocios en pequeño, las meriendas en los barrios y colonias y no se permite que las familias puedan llevar un ingreso extra para poner alimento en su mesa. Es triste esto.

Luego se observa que los problemas políticos continúan. La derecha y la izquierda hablan en distintos idiomas y no se entienden para sacar adelante a esta pequeña pero hermosa nación, con todo y su gente dentro.

Es más, vemos cómo hay políticos que presentan doble rostro. Por un lado manejan un discurso público, pero por otro manejan un accionar oculto. Un accionar que roza con el delito. Veamos: en El Salvador  hay partidos que preparan a sus políticos en guerra psicológica. Y lo primero que hacen es mandarlos a estudiar a Maquiavelo y Goebbels para que no se dejen de nadie. Para que sean políticos chocarreros, de esos que tratan de llamar la atención con sus voceríos y con sus prepotencias. Y yo pregunto ¿Ustedes creen que El Salvador necesita de este tipo de políticos con doble rostro? Yo les respondo: El Salvador no necesita de este tipo de políticos. El Salvador necesita políticos bien orientados en los problemas sociales y económicos del país. Políticos que puedan empaparse de las necesidades de los sectores productivos, con los campesinos, los comerciantes, los industriales, con las necesidades de la juventud para alcanzar un futuro mejor, con las necesidades de desarrollo de las mujeres, y que tomen iniciativas en favor de las mayorías. Políticos que puedan meterle el hombro a los pequeños productores, consiguiendo financiamiento para que produzcan cada día más, por el bien suyo y el bien del país.

Vuelvo e insisto, para el caso de la empresa privada. Es bueno que haya acuerdos con el gobierno. Y que pongan su empeño en invertir en el país. Si ellos invierten acá y el gobierno les garantiza la seguridad pública, eso es un buen negocio para todos. ¿Por qué? Simplemente porque ganan más dinero los empresarios, hay más empleo para la gente trabajadora, y el gobierno alcanza la estabilidad soñada.

Como decía al principio El Salvador es un país bello y su gente es el mejor recurso con que cuenta.

Por eso afirmo: es necesario pensar en positivo, para salir todos adelante.

Nota: Raúl Méndez en un periodista salvadoreño, con una carrera de fotoperiodista y redactor iniciada en 1987, ex empleado de El Diario El Mundo, La Prensa Gráfica, y Diario Lapagina.com/Esta tierra está hecha para todos/Debemos ser tolerantes y vivir en ella/Solamente la paz y la tranquilidad son los estados que pueden darle vida a la población/Seamos parte de ese proceso de pacificación. Para contactos: raumendez@yahoo.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *