Cierran Penal de Cojutepeque, podría ser ocupado por PNC de Cuscatlán

By on 19 junio, 2016

La ciudad de Cojutepeque ya no tendrá más un centro penitenciario en su casco urbano, después de que el gobierno de Salvador Sánchez Cerén decidiera cerrar y trasladar a los ocupantes del Centro de Prevención y Cumplimiento de Penas hacia otros centros penitenciarios.

A mediados de la semana anterior 1,282 privados de libertad, miembros de la pandillas 18 fueron llevados hacia otros recintos carcelarios, liberando a la ciudad de Cojutepeque, la cabecera departamental de Cuscatlán, de ese tipo de estructura peligrosa.

Del total de reos de dicho penal 1000 fueron trasladados hacia el penal de Quezaltepeque, y 282 hacia el sector 1 del centro penal de Izalco.

Desde hace años la población cojutepecana pedía la clausura de esa prisión por el peligro que representaba a la ciudad.

La Policía Nacional Civil aspira a ocupar esas instalaciones penitenciarias, para que ahí funcione la representación policial de Cuscatlán.

Sobre el cierre de dicha cárcel, el secretario de comunicaciones, Eugenio Chicas ha afirmado que: “Esta es una operación sin precedentes, una operación de alcances estratégicos, creo que nunca en la historia del país habíamos presenciado el cierre de un centro penitenciario”, puntualizó.

Destacó que no hubo ningún incidente durante el desarrollo del operativo, sin amotinamientos ni fugas, lo cual refleja un alto grado de profesionalidad de las instituciones involucradas.

Señaló además que esta acción pone en relieve la capacidad que tienen las instituciones de gobierno con otras entidades del Estado, como las alcaldías, sin importar el partido político que las gobierne, como en el caso de Cojutepeque.

El cierre de dicha cárcel fue oficializado por el Vicepresidente Óscar Ortiz, quien anunció que para finales de diciembre 2016 esperan tener uniformados a todos los reos del país.

Los reclusos que están en los 16 centros penitenciarios portarán colores diferentes que los identificarán como los reos de menor peligrosidad, los reos de peligrosidad intermedia, y los reos de alta peligrosidad.

“Queremos controlar de manera completa el Sistema Penitenciario y queremos revertir los índices de homicidios”, expresó Ortiz.

El gobierno de Sánchez Cerén está impulsando una serie de medidas extraordinarias con las cuales buscan disminuir el auge delincuencial de las pandillas.

Las medidas extraordinarias están siendo apoyadas por los diferentes institutos políticos en la Asamblea Legislativa, incluyendo a la opositora ARENA.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *